El Economista - 73 años
Versión digital

mar 16 Jul

BUE 9°C

China devaluó y los mercados temblaron en todas partes

En represalia a Estados Unidos, China llevó el yuan a su menor valor en doce años. Eso generó temblor en las monedas emergentes. Hubo caída en las bolsas y en los bonos de la región. En Argentina, el dólar subió, pero menos que en Brasil y México, y todavía está debajo del récord de abri.

06 agosto de 2019

Por Luis Varela 

A cuatro ruedas de negocios de las PASO (apenas 120 horas para una elección que mantiene en vilo a los argentinos), los mercados internacionales provocaron un cimbronazo ayer, que terminó haciendo saltar al dólar y provocando un derrape en acciones y bonos, llevando al riesgo país otra vez arriba de los 900 puntos, cuando el Gobierno necesita tranquilidad en la víspera electoral.

El foco del temblor se originó en Pekín: por directa orden del presidente Xi, China resolvió devaluar su moneda, llevándola a su menor valor en doce años. Desde los 6,8784 yuanes por dólar de la semana pasada ubicó a la paridad en 7,0457 yuanes por billete verde, en una clara estrategia de compensación que los chinos vienen desplegando desde hace cuatro meses, cuando empezó a desatarse en pleno la batalla comercial con Estados Unidos.

Con este movimiento Xi intenta abaratar los productos chinos para neutralizar la suba de aranceles del 10% que tiene preparada Donald Trump para las importaciones chinas a partir de septiembre. Y, según lo publicado por varios especialistas en comercio exterior, parecería que este agresivo movimiento cambiario recién empieza, y podremos ver retoques mayores si es que Washington no da alguna señal de retroceso en su política.

El dólar valía en una convertibilidad de 8,11 yuanes hasta 2006, pero desde ese momento la paridad fue llevada en baja lentamente, hasta ubicarla en 6,26 yuanes por dólares en abril de este año, pero como la puja con Trump se hizo insostenible los chinos resolvieron cambiar de estrategia y veremos hasta dónde llevan el valor de su moneda. Los especialistas dicen que ambas partes se irán estudiando, para ver donde se negocia y cuando se para la guerra.

Por supuesto, esta devaluación de China hace que la capacidad de compra de la gigantesca población de ese país se achique de manera consistente, por lo que muchos empiezan a preguntarse dónde irá la gigantesca venta de productos europeos y norteamericanos que se hace en el país asiático. En línea con eso, se entiende la preocupación de Estados Unidos de hacer un acuerdo de librecomercio con Brasil, y el interés de Trump por tener bajo su ala al gobierno de Argentina.

En consecuencia, la devaluación del yuan tuvo impacto directo en las monedas emergentes, con mayor castigo para las monedas de Brasil y México, que ayer la pasaron un poco peor que Argentina. En el exterior el dólar subió 2,3% en Brasil, 1,6% en México, 1,1% en Chile y 0,1% contra la libra, pero bajó 0,6% contra el yen y cedió 0,8% contra el euro. En Argentina, con la oposición batiendo la pandereta porque se supone que con un dólar caliente podrá conseguir más votos en las PASO, el precio del dólar intentó ser sostenido con una fuerte actuación del Banco Central, que actuó en futuros y tuvo la mayor pérdida de reservas en mucho tiempo.

En definitiva, en Argentina, el billete trepó 1,5%. El dólar minorista oficial saltó 79 centavos hasta $ 46,68, el blue subió 70 centavos hasta $ 46,60 y hubo un salto de 84 centavos para el dólar mayorista, hasta $ 45,49, que se ubicó más cerca del récord histórico de $ 45,97 del 26 de abril. Esto se concretó mientras se anotó una dura caída de US$ 519 millones en las reservas del BCRA, que quedaron en 67.036 millones.

Mientras en el Gobierno se reconocía cierta “preocupación” por el impacto que puede tener esta suba del dólar en Buenos Aires, asustando a la población que no está muy informada, y que no podrá saber que el cimbronazo viene de afuera, hubo gran negociación en el mercado de futuros, con el dólar para fin de año operándose a casi $ 56 en el Rofex.

El gran movimiento de monedas generó una huida de los inversores globales de las posiciones riesgosas y un movimiento creciente hacia lo que parecen ser los activos más seguros. Las dos posiciones que fueron tomadas ayer como refugio fue en alguna medida los metales preciosos, pero también se vio una ola de compras de criptomonedas, todo con impacto en las cotizaciones de las commodities.

Ayer se registró una baja del 1,3% para el petróleo que llegó a US$ 55 dólares por barril. Se anotó una suba para los metales preciosos: el oro ganó 1,7% (su mayor precio en seis años y medio) y la onza de plata mejoró 1,1%. Al mismo tiempo, por preocupación de una recesión global, los metales básicos estuvieron mixtos: el níquel subió 2,6%, pero el aluminio cedió 0,5% y el cobre bajó 0,6%, a menor valor en más de dos años. Los granos, por su parte, estuvieron mixtos en Chicago: suba del 1,6% para el maíz, mejora del 0,7% para el trigo y cierre sin cambios para la soja. Y en Rosario: la soja subió 1,8% con el resto de los granos casi sin cambios. Y la estrella del día fue el bitcoin, ya que anotó una fuerte suba del 11%, con mejoras acotadas para el resto de las criptomonedas.

Buena parte de los inversores internacionales siguieron comprando bonos de Estados Unidos, de Alemania, de Japón y de Suiza, y se observó una llamativa ola de ventas en los bonos de Brasil, que sufrieron bajas significativas. Los bonos argentinos también estuvieron en baja, pero no tan mal como otros de la región. En el caso local hubo mucha selectividad, con los bonos en pesos mucho más perjudicados que los nominados en dólares. El 86% de lo operado en bonos se transó en tres títulos: AY24 61%, TC20X 17% y AO20 8%. Y, con pocos negocios, se vio una suba del 6,5% para el bono AA46 y mejoras del 1% al 2% para los bonos BPMD, A2E8D, AF20, BDC20, PAA0, PAP0, BDC24 y PBY22. Y caídas del 3% al 8% para los bonos BDC28, AC17C, PARYD, DICPC, AC17D, TC20C, A2E7D, A2E7 y BPLDD. Y todo esto derivó en una suba del riesgo país, que trepó 72 puntos, hasta 904 unidades.

La decisión china, que acentúa la batalla comercial con Estados Unidos generó una fuerte caída en la Bolsa de Nueva York, que tuvo su peor rueda de todo este año. Hubo un desplome del 2,9% al 3,5% en los índices de Wall Street al tiempo que hubo una baja del 2,5% en reales en la Bolsa de San Pablo y del 1,2% en pesos mexicanos en la de México.

La marea roja de las bolsas se extendió a todos y cada uno de los recintos, y Buenos Aires no escapó al movimiento. Con menos negocios ($ 591 millones de pesos), la Bolsa porteña cedió 1,2% medida en pesos, pero retrocedió 2,8% medida en dólares. El 80% de lo operado en acciones se transó en nueve papeles: Tenaris se llevó el 19% y Galicia el 18%.

En los extremos se vio una suba del 4% para Comercial del Plata y mejoras del 1% al 2,6% para Richmond, Clarín y Ternium. Con caída del 3 al 5% para Carboclor, Costanera, Loma Negra, Edenor, Boldt, Celulosa, Rigolleau, Agrometal y Petrobras Brasil.

Al tiempo que hubo una verdadera caída en bloque, sin excepciones, del 1% al 7% en los ADR argentinos que cotizan en Wall Street, siendo los peores los papeles de Loma Negra y Edenor.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés