El Economista - 70 años
Versión digital

mar 29 Nov

BUE 27°C
Versión digital

mar 29 Nov

BUE 27°C
Precios y salarios

Más inflación: el Frente de Todos discute cómo recomponer ingresos

La recuperación no se siente por la suba de precios y los salarios acumulan una caída real del 20% desde 2016

Fernández lo banca a Guzmán (por ahora)
Fernández lo banca a Guzmán (por ahora)
Agustín Maza Agustín Maza 10-04-2022
Compartir

El Gobierno expuso en las últimas semanas sus internas en una escalada que viene arrastrando desde que comenzó la gestión. 

Si bien públicamente se pone el foco sobre las diferencias que mantiene el kirchnerismo, son varios los sectores del Frente de Todos que están disconformes con la gestión de la economía. El pedido que se le hace al presidente Alberto Fernández es concreto: recomponer los ingresos ante una inflación descontrolada.

Cerca del Presidente suelen resaltar algunos datos económicos que dejó la salida de la pandemia. La economía recuperó el año pasado lo perdido durante la pandemia creciendo al 10,3%, traccionada por la industria y la construcción, el desempleo es el más bajo desde 2016, entre otros datos de la realidad. 

Si bien son resultados para nada despreciables, la situación social continúa siendo preocupante y trae problemas al FdT. Un informe del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas resaltó que, a pesar del crecimiento económico récord del 2021, el efecto fue retrotraer el cuadro social a 2019.

“Esto implica un punto de partida para encarar un acuerdo de condicionalidades con el FMI aún peor que el existente cuando ocurrió el primer convenio del 2018. La tasa de pobreza al cuarto trimestre 2021 del 36% es 10 puntos porcentuales superior a la de finales del 2017”, apuntaron.

Ingresos por el piso

El problema principal son los ingresos, muy deteriorados durante la gestión de Mauricio Macri y con una recuperación incipiente en la del Frente de Todos. Los informales se llevaron la peor parte en ambos procesos. 

Un análisis de la consultora PxQ destacó que, tomando como base 2016, los salarios totales de la economía acumulan una pérdida de 20,2% de su poder adquisitivo. Por categoría, los empleos no registrados son quienes mayormente han sufrido las peores consecuencias (-31,9%), luego los empleos públicos (-20,5%) y, por último, los privados registrados (-15,3%). 

“Si bien en la comparación anual los salarios han mostrado signos de recuperación, en la variación mensual de enero 2022 contra diciembre 2021, sólo el salario privado logró situarse por encima del nivel general de precios (+0,7%)", concluyó la consultora de Emmanuel Alvarez Agis.

La pérdida del poder adquisitivo tiene que ver centralmente con la inflación, que en los últimos meses se aceleró y en marzo tocó el 6%, el mayor nivel desde la crisis macroeconómica de 2019. Ese año, la inflación fue casi 54%, la más alta desde 1991, mientras que para este año las estimaciones de las consultoras dan como base 60%. 

Internas

La guerra en Ucrania fue un cimbronazo a nivel mundial. El propio Fondo Monetario Internacional habla de “riesgo alimentario” y posibles estallidos sociales en las regiones más vulnerables a las subas internacionales de alimentos, que puede devenir también en faltantes. 

Desde el ala kirchnerista del Gobierno, hay un temor claro en ese sentido. Así lo expresó el jueves el Secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti: “Estamos en un mundo muy difícil y el ministerio de Economía tiene que bajar líneas claras de política económica que reduzcan la volatilidad y preserven ingresos populares, si no esto se va a poner feo”. El funcionario además pidió por subas de retenciones para “desacoplar” las subas internacionales de alimentos de la economía local.

Del otro lado, el presidente respalda a sus espadas económicas: el titular de Hacienda, Martín Guzmán, y su par de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. La apuesta oficial es a “anclar expectativas” coordinando precios con empresarios y sindicalistas. Además, en la micro, propicia canastas con Precios Cuidados de referencia en diferentes segmentos.

La alimentación es uno de los puntos más calientes de la agenda actual. La situación en la “calle” se tensa cada vez más con las protestas en el microcentro porteño pero también en otros puntos del país. El kirchnerismo ve que parte de su base electoral está descontenta. 

massa-maximojpg
“Hay que dejar de quejarse porque cortan la calle. ¿Qué querés que hagan? Hay que hacerse cargo de la gestión”, dijo Kirchner

"Hay que dejar de quejarse porque cortan la calle. ¿Qué querés que hagan? Hay que hacerse cargo de la gestión, de la seguridad, de la comida y del trabajo. Hay que cortarla con las pendejadas en la televisión", apuntó Máximo Kirchner en referencia a algunos funcionarios del Ejecutivo que criticaron las marchas de los últimos días, como en el caso del ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta.

Carrera paritaria

Asimismo, el Ministerio de Trabajo se dispuso a abrir las discusiones paritarias con una pauta del 40%-45% pero con posibilidad de revisiones más cortas. Una fórmula similar a la del 2021, cuando los salarios formales le ganaron a la inflación pero corrieron de atrás todo el año.

Las diferencias internas quedaron expuestas, en aquel momento, con la derrota electoral. En ese momento también hubo diferencias sobre la política de ingresos. La paritaria de los trabajadores del Congreso, que manejan la vicepresidenta Cristina Kirchner y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, rompieron el techo del 29% que había impuesto Guzmán y lo llevaron al 40%. Este año ambos otorgaron desde abril una suba de $20.000 para los trabajadores del Congreso.

  • El Ejecutivo sí accedió a dar un bono para jubilados y pensionados. También habrá un refuerzo para quienes tienen el beneficio de la Tarjeta Alimentar, en un contexto de fuerte suba de los alimentos. Esas erogaciones forman parte del plan oficial para contener la pérdida del poder adquisitivo. 

Diferencias

Actualmente, las diferencias sobre la política económica también están presentes en otros sectores que no son el kirchnerismo más “duro”. 

Las versiones sobre posibles cambios en el Gabinete están a la orden del día. Por ahora, Fernández resiste y mantiene a sus ministros más cuestionados (Guzmán es, por lejos, el más apuntado), pero no queda claro por cuánto tiempo más podrá

El massismo, algunos gobernadores, organizaciones sociales que están dentro del FdT, entre otros, piden la cabeza del titular del palacio de Hacienda. Desde algunos sectores incluso se animan a dar nombres o esquemas de reemplazo, como la posibilidad de un Sergio Massa al frente de un gran “Ministerio de la Producción y el Trabajo” que reemplace al de Guzmán.

El presidente Alberto Fernández, mientras tanto, se refugia en su círculo de confianza y resiste el fuego amigo. Todos piensan en 2023 y las posibilidades de seguir en el poder. Quienes están en desacuerdo con el rumbo económico coinciden en que mejorar ingresos será vital para tener chances.

Todo sobre la inflación

Hay inflación cuando se produce un aumento general y sostenido de los precios de la economía. No son aumentos puntuales de algún servicio o bien sino de casi todos y, además, que esas subas se sostienen en el tiempo.


Si bien se trata de un proceso complejo y "multicausal", el factor principal suele ser un desequilibrio fiscal que se financia con emisión monetaria o con endeudamiento no sostenible que termina en un repudio a la moneda y/o también una devaluación. Milton Friedman, padre del monetarismo, solía decir: "La inflación es siempre y en todas partes un fenómeno monetario".

La inflación de Argentina de 2021 fue de 50,9%. Fue similar a la de 2018 y 2019. En 2020, producto de la pandemia, bajó de manera transitoria hasta 36,1%. Para 2022, la expectativa es que será de 100% anual. Va a ser la más alta desde la hiperinflación de 1991. Según el REM del BCRA, la inflación de 2023 será muy alta también: 96%.

Se dice que la inflación es un impuesto a los pobres porque son esos sectores los que tienen, por un lado, menos ahorros y, por el otro, menos capacidad de poder aumentar sus ingresos (vía paritarias, por ejemplo) ante la suba de precios. Por eso, cuando sube la inflación, los gobiernos tratan de proteger a los sectores de menores ingresos para que no caigan en la pobreza.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés