El Economista - 73 años
Versión digital

lun 22 Jul

BUE 12°C
Automotrices en alerta

Europa y EE.UU., en contra del avance de la china BYD

Directivos y empresarios piden unirse y poner freno al poderío de la automotriz asiática, que está levantando una planta en Brasil y busca dónde radicarse en México.

Europa y EE.UU., en contra del avance de la china BYD
Sergio Cutuli 29 febrero de 2024

Luego de que en 2023 la automotriz china BYD lograra destronar a Tesla como número en ventas de vehículos eléctricos, el mundo parece haberse dividido entre los que le abren las puertas para beneficiarse por sus inversiones y los que la ven como una amenaza concreta para sus industrias.

BYD avanza con firmeza en la búsqueda de nuevos mercados y para eso ya está levantando una planta en Bahía, Brasil, que le compró a Ford; mientras eso se concreta, este miércoles concretó el lanzamiento en el país vecino del BYD Dolphin MINI, un city car eléctrico de 3,78 m de largo que llega desde China con un precio apenas por encima del que tiene el Renault Kwid E-Tech. A fin del año pasado ya había lanzado otras versiones de este mismo modelo. 

Tanto el Gobierno brasileño como el bahiano no tuvieron reparos en aceptar la millonaria inversión china en un país netamente industrial con varias automotrices radicadas,  todo lo contrario:  ante  la  creación  de  5.000  puestos  de  empleo,  decidieron  otorgarle  una  exención  impositiva. 

A cambio, creará "el mayor polo industrial fuera de China" (donde fabricará los modelos BYD Dolphin e o Song Plus DM-i) y prometió explorar la posibilidad de fabricar motores Flex (con nafta y bioetanol). 

"Creo que ahora es el momento político y ambiental adecuado para que invirtamos en la construcción de estas nuevas tecnologías en Brasil", dijo la directora general de BYD Americas, Stella Li. "Será un proceso muy desafiante y necesitamos un gobierno que tenga una mente abierta para que la tecnología crezca aquí", añadió.

Stella Li, directora general de BYD America, está feliz con el recibimiento que le dio Brasil a la marca china.
Stella Li, directora general de BYD America, está feliz con el recibimiento que le dio Brasil a la marca china.

Mientras esto sucede en Sudamérica, en el Viejo Continente algunos directivos encendieron las alarmas. Por caso, el CEO de Renault, Luca de Meo, advirtió esta semana en la apertura del Salón de Ginebra que los fabricantes europeos de vehículos eléctricos deberían trabajar de manera más estrecha para alcanzar a China. 

De Meo sugirió que algunas marcas podrías potenciarse de la colaboración mutua como en su momento lo hizo Airbus, la empresa aeroespacial creada en el año 2000 a partir de un joint-venture entre varias multinacionales con el objetivo de competir con Boeing. Y vaya que lo lograron.

El ejecutivo reconoció que Europa va a la zaga de China en términos de acceso a materiales, su refinación y capacidad de gigafábrica, y "para crear el poder y la escala que China ha logrado con los vehículos eléctricos", tiene que hacer más.

Es por eso que instó a las autoridades y gobiernos de la Unión Europea a presionar a los proveedores de energía y a los fabricantes de automóviles para que colaboren para ayudar a acelerar el despliegue de la infraestructura de carga y utilizar los vehículos eléctricos para almacenar energía para la red, ya que pueden actuar como proveedores de energía cuando sea necesario.

"Necesitamos ser creativos. Los socios pueden compartir inversiones y reducir los costos de producción de autos nuevos", propuso el mandamás de Renault.

Esto se da en medio de la llegada al puerto alemán de Bremerhaven del primer buque construido por BYD para transportar sus propios vehículos, con una capacidad de carga de 7.000 unidades. Pero para magnificar su poderío, la compañía está construyendo otros siete barcos similares con la intención de "colonizar" diferentes mercados.

A eso se le suma -como ya mencionamos anteriormente- que ya abrió una planta en Hungría y busca quedarse con la planta de Ford en Saarlouis, Alemania.

La oferta de modelos de BYD es cada vez más amplia y va desde city cars hasta deportivos de lujo.
La oferta de modelos de BYD es cada vez más amplia y va desde city cars hasta deportivos de lujo.

EE.UU. pide un bloqueo

En EE.UU. también están en alerta y es porque el avance no llegará por agua sino por tierra. BYD se encuentra en este momento decidiendo dónde instalará su planta en México en la cual fabricará y desde la que pretende conquistar el mercado norteamericano. Mientras esto ocurre, se replica el modelo brasileño y también este miércoles se lanzó el modelo Dolphin MINI.

Stella Li, confirmó este miércoles que están viendo alternativas en México para levantar una planta que tenga una capacidad de producción de 150 mil autos por año. Y por si acaso, la directora general de BYD Americas, aclaró que "nuestro plan es construir la instalación para el mercado mexicano, no para el mercado de exportación".

Del otro lado de la frontera norte no le creen nada a la señora Li y la AMA (Manufature of the United States Alliance) advirtió que la llegada de BYD representa -textual- "un evento a nivel de extinción".

Es que la importación de productos chinos hechos en México sería libre de impuestos debido al acuerdo comercial vigente, y si a eso se le suma los bajos costos que acusan los chinos (financiados o subsidiados por el gobierno de su país), están dadas la condiciones para que se abran mercado a fuerza de bajos precios y cada vez mejor calidad.

El eléctrico BYD Dolphin MINI se lanzó este miércoles en México, al igual que en Brasil.
El eléctrico BYD Dolphin MINI se lanzó este miércoles en México, al igual que en Brasil.

Si bien en 2018, EE.UU. elevó de 2% al 27,5% los aranceles para los autos que proceden desde China, ahora la AMA le pidió al presidente Joe Biden que actúe rápidamente y directamente bloquee la importación de vehículos y repuestos chinos de bajo costo.

"Ellos (por los chinos) se están ramificando e invirtiendo fuerte para acceder a nuevos mercados, y no hay un mercado más atractivo que el de EE.UU.", señaló la Alianza en un comunicado, citando además que la mano de obra mexicana es mucho más barata que la estadounidense.

"Ya hemos visto lo que ocurre en las industrias del acero y el aluminio con pérdida de empleos, quiebras y desindustrialización. Algunas de las comunidades afectadas tardaron décadas en recuperarse", puntualizó la AMA.

Argentina debe estar atenta

Ante la inminencia de la producción en suelo brasileño y mexicano, la Argentina debe estar atenta. Por un lado podría proveer algún tipo de materia prima (el caso de litio para las baterías) y por el otro evitar caer en la tentación de vehículos "populares" a precios bajos que puedan atentar contra la industria local, hoy golpeada por múltiples factores.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés