Cambio climático

La Agricultura 0.2 y la Neutralidad de Carbono

¿Agricultura 0.2? ¿Se equivocó el autor? ¿Será Agricultura 4.0? Podría sospecharse de un error, pero no lo es. Esa es la contribución de la agricultura argentina a las emisiones globales

La Agricultura 0.2 y la Neutralidad de Carbono
Compartir

El momento de escritura de esta columna coincide con la publicación del reporte sobre el “Clima en Argentina 2021” del Servicio Meteorológico Nacional, que indica “que entre enero y septiembre del corriente, la temperatura a nivel país fue un 0,5ºC mayor con respecto al período 1981-2010”. 

Por otro lado, el reporte indica que “2021 se ubica en el séptimo lugar de los años más cálidos desde 1961” y que, hasta el momento, “2021 es el octavo año más seco desde 1961”. 

Este reporte, que evaluó las condiciones climáticas que afectaron a nuestro país, será presentado en la COP26. Antes de continuar, me gustaría compartir con el lector que significa COP, en qué consiste y por qué desde hace días el mundo está pendiente de este encuentro, con su consecuente repercusión mediática en torno al escenario geopolítico y las expectativas sobre esta conferencia internacional.

Cuando hablamos de COP o de las COP, empleamos la sigla refiriendo a la Conferencia de las Partes. Las mismas son sesiones que iniciaron en el año 1994 y consisten en la Cumbre Anual que realiza la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). 

Desde la primera a la actualidad, podemos destacar a la COP3 del año 1997 (Protocolo de Kioto) y la COP25 del año 2015 (Acuerdo de París). Recomendamos el sitio oficial de Naciones Unidas sobre Cambio Climático y en particular la sección sobre la COP26. La misma, tiene lugar a partir de hoy 31 de octubre hasta el 12 de noviembre en el Scottish Event Campus (SEC) de Glasgow (Reino Unido). 

Recordemos para poner en contexto, que en nuestra columna anterior (14 de septiembre), compartimos sobre el último y alarmante informe presentado en el mes de agosto por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés). 

A lo anterior se suma que el día 24 de octubre fue el Día Internacional contra el Cambio Climático instaurado por la ONU. Por último, y como elemento de reciente publicación que pone de manifiesto las expectativas sobre la COP26 y su importancia, se encuentra la película “No elijan la extinción” patrocinada también por ONU.

Ya con estas referencias y precisiones sobre las COP, es momento de plantear esta pregunta (seguramente ustedes ya se la han formulado). ¿Por qué Agricultura 0.2? ¿Se equivocó el autor? ¿Será Agricultura 4.0? Podría sospecharse de un error, pero no lo es. 

Elegí ese título en relación a la contribución de la agricultura argentina a las emisiones globales de gases de efecto invernadero: sí, sólo el 0,22% según informes de INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria). ¿Y por qué elijo destacar ese dato en esta columna? Porque el sector agropecuario argentino es cuestionado muchas veces por su contribución en las emisiones de gases de efecto invernadero de nuestro país. Una situación que, viendo la implicancia global de las emisiones de la agricultura argentina, podemos ver que la participación es irrelevante. Ahora bien, también lo destaco por la importancia de las cadenas agroindustriales para nuestro país, ya que explican el 24% del PIB (dato al año 2020).

Como mencioné al principio, la geopolítica es muy importante en el análisis de los temas ambientales, y en particular de cambio climático, debido a que cuestionamientos a las principales actividades de un país pueden afectar drásticamente su desarrollo. No es novedad, las distintas medidas no arancelarias que afectan a algunas de nuestras cadenas agroindustriales.

También, me permití tomar ese dato por el rol clave que tiene el sector agropecuario, en materia de adaptación y mitigación al cambio climático en nuestro país (recordemos que en Argentina se encuentra vigente la Ley 27.520  de Presupuestos Mínimos de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático Global). 

En esa línea, el sector agropecuario argentino es pionero en adopción de prácticas sostenibles tendientes al secuestro y neutralidad de carbono (emisión a la atmósfera la misma cantidad de gases de efecto invernadero que se absorbe por otras vías).

Es importante destacar en este punto, los fuertes cuestionamientos de científicos locales a los cálculos internacionales que se hacen sobre carbono para nuestro país, donde se tiene en cuenta las emisiones pero no así el secuestro de carbono de nuestros sistemas productivos, que dadas sus características tienen contribuciones marginales a las emisiones globales de efecto invernadero. Creo preciso citar al destacado investigador y referente Ernesto Viglizzo, quien menciona incluso que  “el sector rural del Mercosur es un jugador  menor a escala global, ya que contribuye con menos de 1% del total de emisiones de carbono implícitas en la producción agropecuaria”.

En materia de neutralidad de carbono, sumado a las instituciones e iniciativas del sector público,  en nuestro país existe el Programa Argentino de Carbono Neutro (PACN),  que consiste en un programa privado de adhesión voluntaria, que tiene por objetivo promover la consolidación de una marca sustentable para productos de los sectores de alimentos, bebidas y bioenergías argentinos de exportación. Desde este programa se han lanzado a la fecha, en articulación con los principales especialistas e Instituciones técnicas científicas del país, 4 manuales sobre prácticas ambientales y metodología para el cálculo de balance de carbono. En primera instancia se elaboraron para el sector de oleaginosas y días atrás tuvo lugar el lanzamiento de los manuales para el sector del maíz y sorgo.  

También, recientemente fue publicada la declaración conjunta denominada “Argentina, líder mundial en producción agroindustrial sostenible”, suscripta por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y las principales Instituciones del sector agropecuario argentino, donde coinciden en sostener postulados claves para el sector y el país, entre los que se encuentran la adaptación al cambio climático. 

Para finalizar, y con la intención de contextualizar los aportes en las emisiones globales de la agricultura argentina y de nuestro país, en la declaración arriba mencionada se destaca que “según el último inventario global del Banco Mundial (2018), casi el 60% de los gases de efecto invernadero son emitidos por tan solo 5 países, mientras que Argentina sólo emitió el 0,7% del total”.

En suma, teniendo en cuenta las prácticas y características de nuestros sistemas agropecuarios y agroindustriales en materia de sostenibilidad, su importancia para nuestro país, la contribución de la agricultura argentina, de Argentina y del sector rural del Mercosur en la emisiones globales de gases de efecto invernadero, las iniciativas y estudios científicos en materias de sistemas carbono neutral en el agro, es preciso que los compromisos y propuestas como país elaborados por el Gabinete Nacional de Cambio Climático para presentar en las diferentes instancias internacionales como la COP26, como así también que las políticas,  planes y programas de adaptación y mitigación al cambio climático, se hagan contemplando y convocando a todos los actores del sector agropecuario y agroindustrial y con sólida base técnica-científica, para poder entonces construir con base en los 17 objetivos de la Agenda al 2030 una Argentina sostenible.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés