El dólar blue volvió a subir, con el BCRA sumando reservas

29 de diciembre, 2020

El dólar blue volvió a subir, con el BCRA sumando reservas

Con los canales de televisión, las radios y la población toda enfocada en la discusión por el aborto en el Senado, hoy ocurrieron dos hechos relevantes: Diputados avanzó con la eliminación del ajuste por inflación en las jubilaciones y volvieron a crecer los contagios de Covid en Argentina, con 11.650 casos  nuevos y 151 muertes, mientras ya se registraron casos de la nueva cepa en Chile y con 40% de crecimiento de muertes en Brasil en diciembre.

Todo eso ocurrió nada más y nada menos que en el día en el que se inició la vacunación con la Sputnik V, con el ministro de Salud, Ginés González García, reconociendo que Alberto Fernández está nervioso porque no llegan de Rusia los papeles que garantizan la vacunación de los adultos mayores y con el director del Hospital Muñiz advirtiendo que hubo apuro y poca información para iniciar la vacunación. Mientras el gobernador Axel Kicillof fue el primero en vacunarse.

Esta inestable situación sanitaria, se da en un contexto económico complicado: Martín Guzmán tiene que enfrentar en enero vencimiento de bonos por $237.000 millones, el Banco Central ya le giró todas sus ganancias y queda por delante financiamiento externo cero, financiamiento local encerrado y obligada recurrencia de la emisión de pesos.

En línea con eso, el Banco Central le colocó a los bancos otros $240.287 millones en Leliq al 38% anual. Esos fondos son formados en origen por plazos fijos en pesos colocados por ahorristas e inversores, con los bancos pagando 37% por esas imposiciones. Y la bola de dinero público que está tomando el Banco Central sigue creciendo de manera peligrosa, aunque con pérdida para muchos depositantes, ya que casi todas las consultoras económicas ven para  2021 una inflación en torno al 50%, por lo que las Leliq se licuarían.

Pero más allá de eso, el Gobierno percibe que la inflación se está acelerando. Centros de estudios económicos la ven arriba del 4,5% en diciembre. Y sobre todo por presión en alimentos, la Secretaría de Comercio decidió dar un paso que hasta ahora no había tomado: incluirá a cortes de carne en Precios Cuidados. Lo hace porque la gente siente la suba de los precios en la mesa: la cena de fin de año será 47% más cara que hace un año, 11 puntos más que el 36% que mide el Indec como inflación anual.

Con esa realidad, en vez de dejar sus aguinaldos en plazos fijos, muchos argentinos decidieron no consumir, ni llenar sus alacenas, sino volver a comprar dólares. El primer intento fue realizar adquisiciones a través del homebanking con compra de dólar ahorro o de dólar MEP, pero de los 4,5 millones de usuarios que hicieron compras en septiembre y luego de apenas 900.000 que fueron aprobados en noviembre, ayer ese intento de compra volvió a encontrarse con el repetido cartel: usted no está habilitado.

La inhabilitación para comprar dólares por el ahorro o el MEP obedeció a la sucesión de prohibiciones que realizó el BCRA y la AFIP, aduciendo que si el comprador había realizado algún tipo de operación, pasaba a estar 90 días vedado para operar en otros canales. Y así, muchos ahorristas que recibían 37% de tasa en los plazos fijos, decidieron ir nuevamente al mercado blue, por lo que la cotización del dólar informal volvió a estar ayer nuevamente para arriba.

Hasta las 14 horas el precio del blue había llegado a $167, con un fuerte aumento respecto de los $146 en los que había caído hace tres semanas, y en la última hora y media de negocios aparecieron “manos amigas” que frenaron la aceleración de la suba, por lo que el blue terminó igual en aumento, pero en $165.

Esta suba del dólar se dio en una jornada en la que hay movimientos diferentes en los otros cinco dólares de Alberto. Los dólares oficiales (mayorista, minorista y ahorro) aceleraron el crawling-peg, mientras que los dólares financieros libres (ligados a operaciones con bonos u otros valores) cedieron o se movieron poco, por las trabas y porque se está cerrando la foto para Bienes Personales que requiere la AFIP para fin de año.

Y debe advertirse que Argentina es uno de los pocos países en los que el dólar sigue subiendo. Ya que con la nueva ronda de estímulo para sostener a su economía, el billete verde volvió a debilitarse en el mundo contra todas las monedas fuertes. Y en consecuencia, el peso argentino, además de bajar contra el dólar, bajó todavía más contra otras monedas.

En el exterior, el dólar subió 0,5% en Chile (donde hubo gran preocupación por la nueva cepa del Covid), pero bajo 0,2% contra el euro y el yen, 0,4% contra la libra, cedió 0,5% en México y cayó 0,7% en Brasil. Mientras que en Argentina, el dólar turista saltó 79 centavos hasta $148,01, el oficial saltó 46 centavos hasta $89,70 y el blue subió $1 hasta $165. El dólar mayorista subió 12 centavos hasta $84,02 pesos, con el Banco Central volviendo a sumar dólares para las reservas: 45 millones y ahora tiene US$ 39.281 millones. Al tiempo que el dólar MEP cedió 3 centavos hasta $140,04 y el contado con liquidación bajó 20 centavos hasta $140,32.

La suba de reservas en el BCRA lograda fue muy ponderada en los centros oficiales, ya que en lo que va de diciembre la autoridad monetaria logró sumar reservas por nada menos que US$ 629 millones. Pero con el cuadro cambiario de ayer, la brecha entre el dólar oficial y el blue saltó al 84% y la del CCL con mayorista fue de 67%. Y, además, medidos en pesos, la libra subió 68 centavos hasta 113,47, el euro subió 55 centavos hasta 102,94 y el real subió 18 centavos hasta 16,16.

La distancia entre oficial y dólares libres incentiva las importaciones y desalienta las exportaciones, y elimina la única fuente de dólares genuinos que le queda a la Argentina. Y frente a esa dramática foto, Santiago Abdala, de Portfolio Personal, salió a decir que “los titulos argentinos tienen precio basura y estarían en zona de compra, pero el nivel de confianza bajó tanto que no hay flujos que respalden entrar ahora, en un momento en el que todos venden”.

Lo más irónico del caso, es que la coyuntura mundial es actualmente para la Argentina absolutamente ideal: dólar global débil, tasa internacional regalada y materias primas con muy buenos precios, con la soja acercándose a valores históricos muy elevados: de hecho, el “yuyito” volvió a pegar un salto en Chicago y mostró nuevas subas en la Bolsa de Rosario.

Pero eso no alcanzó para fortalecer a los títulos públicos domésticos. Es tan grande la cantidad de vencimientos que tiene Guzmán por delante, sin financiamiento voluntario genuino, que las dudas siguen y, en consecuencia, hoy, mientras todo el mundo se distraía con el aborto, y mientras se podaba el ajuste inflacionario a los jubilados, el riesgo país volvió a incrementarse en 7 puntos, hasta 1.369 puntos básicos.

Es cierto que esta difícil situación no reina únicamente en Argentina. El Gobierno de EE.UU. lanzó el gigantesco estímulo, con inicio de compra de papeles en Wall Street, para que si bien no hubo rally navideño, sí aparezca un rally antes de Reyes. Pero, sin embargo, a pesar de dólares arrojados desde helicópteros, la Bolsa de Nueva York volvió a bajar, con un achique del 0,3%, y con grandes cambios de posición entre diversos papeles. Mientras que amparados por los precios de los commodities la Bolsa de México subió 1,8% y la de San Pablo apenas creció 0,2%.

En Buenos Aires, tras las bajas de las últimas ruedas, apareció un impulso y más volumen por el cambio de manos en Edenor con la Bolsa subiendo 1,7%, y justamente con Edenor concentrando en gran medida el monto negociado. Con una buena rueda para los ADR argentinos en NY, con Edenor y Supervielle pegando un salto.

Mañana se desarrolla la última rueda entera del año (el jueves muchos centros de negocios operarán a media rueda y la mayoría no operará). Y con la vacunación mundial ya llegando a casi 6 millones de personas, el petróleo logró estar sostenido, pero hubo llamativa debilidad en metales básicos (insumos de las industrias). Los metales preciosos estuvieron mixtos. Las criptomonedas tuvieron al Bitcoin como único sostén, ya que el resto de ese panel bajó. Y, lo mejor para Argentina, la mencionada suba de la soja, junto al maíz por expectativa de cambio legal en los biocombustibles. Los productores liquidan lo que necesitan, pero los puertos siguen con el tema gremial que traba todo, hasta que en enero las retenciones pierdan la ventaja que les fue concedida en diciembre.