La brecha cambiaria evaporó el superávit comercial: fue de solo US$ 271 millones en noviembre

23 de diciembre, 2020

La brecha cambiaria evaporó el superávit comercial: fue de solo US$ 271 millones en noviembre

“Saluden al superávit comercial que se va”, tuiteó ayer, ingenioso, Martín Polo. En efecto, el saldo entre las exportaciones e importaciones del país se está evaporando. Un desenlace que ni los agoreros esperaban. En agosto, el superávit comercial fue de US$ 1.430 millones, un número robusto. En ningún mes de 2020 había sido menor a US$ 1.000 millones. La primera alarma fue septiembre: ese mes, bajó a US$ 582 millones. La brecha cambiaria ascendente y la (sensación de) inminencia de una devaluación del dólar oficial, que altera las dinámicas comerciales (se adelantan o sobrefacturan importaciones y se postergan o redirigen exportaciones), ya empezaba a molestar. Octubre fue similar: un saldo de apenas US$ 666 millones. El golpe más duro vino en noviembre, que fue el dato que aportó ayer el Indec en su ICA: solo US$ 271 millones. Y diciembre será otro mes difícil, sin dudas.

La brecha cambiaria evaporó el superávit comercial: fue de solo US$ 271 millones en noviembre

Desde septiembre, las importaciones empezaron a tonificarse y no precisamente porque la economía de Argentina está creciendo. Ese mes, subieron 3,2%; en octubre cayeron solo 2,8% y en noviembre saltaron 20,7%. Hasta agosto, caían 24% interanual en el acumulado de 2020. Las exportaciones, en cambio, aceleraron su caída: hasta agosto, descendían 11,8% en el acumulado, pero en septiembre, octubre y noviembre cayeron 18%, 20,7% y 25,6%, respectivamente. El desplome exportador de noviembre fue el mayor desde mayo de 2015 mientras que la suba de las importaciones fueron las mayores desde abril de 2018, cuando el dólar oficial empezó a corcovear.

A nivel desagregado, el Indec mostró que, en noviembre, las importaciones desde Brasil saltaron 25,5%; las de China, 38,6%; las de Chile, casi 54%; las de Paraguay, casi 44% y 69% las de Vietnam. Entre los principales socios comerciales, hubo caídas en los exportaciones con casi todos: a China, por ejemplo, cayeron 59,9%, dejando un rojo bilateral de US$ 504 millones.

Para peor: los precios jugaron a favor. El índice de precios de las exportaciones avanzó 4,3% interanual en noviembre y el de las importaciones, cayó 3,3%. Por esas dinámicas, las ganancias de los términos de intercambio fueron de casi US$ 332 millones.

Superávit comercial: privados sacan lápiz rojo

“Las importaciones mostraron una dinámica homogénea”, dijo Ecolatina y apuntó que hubo crecimiento en casi todos los usos económicos. “El avance estuvo liderado por los vehículos livianos, que escalaron más de 60% interanual el mes pasado, motivados por las expectativas de devaluación, ya que representan una forma indirecta de comprar dólares al restringido cambio oficial. En tanto, el ingreso de bienes de capital y de bienes intermedios avanzó 39,0% y 30,2% en noviembre, marcando que no solo la brecha alienta las compras externas, sino también la incipiente recuperación de la producción de bienes. Por último, el ingreso de piezas y accesorios para bienes de capital y de bienes de consumo escaló 13,5% en el mes, mostrando que el stockeo de importaciones fue generalizado”, agregaron.

Por el lado exportador, cayó casi todo: productos primarios, 51,5%; Manufacturas de Origen Industrial, 40,6% y combustibles y energía, 31,2%. Solo zafaron las Manufacturas de Origen Industrial, cuyos envíos escalaron 11% en dólares: 5,4 puntos por precios y 5,2 por cantidades.

“Mientras que en los primeros ocho meses del año el saldo comercial había avanzado más de 40% interanual, en el trimestre septiembre-noviembre se verificó una caída del 75% interanual. Esa reducción obedece a una recuperación de la producción de bienes, pero también a la elevada brecha y escasas de reservas netas que alientan las expectativas de un salto cambiario. De cara a diciembre, esta tendencia no se habría revertido. Aunque es probable que el superávit comercial se recupere en el último mes del año, en parte ayudado por el comienzo de la salida de la cosecha fina y en parte porque la posposición de exportaciones y el adelantamiento de importaciones no puede durar para siempre. En este sentido, el creciente control a las importaciones podría mejorar el resultado comercial en el corto plazo, pero provocar algunas tensiones cada vez mayores en el frente inflacionario y en la actividad”, agregaron.

En ese marco, desde Ecolatina proyectan que 2020 cerrará con un superávit comercial menor a los US$ 14.000 millones, mostrando un saldo positivo importante, pero bastante menor a los US$ 16.000 millones del año pasado. “Lamentablemente, una brecha tan alta genera incentivos perversos”, explicaron.

“El superávit comercial de noviembre fue el más bajo desde septiembre 2018, mes a partir del cual el resultado comercial comenzó a ser positivo (desde hace 27 meses). Desde hace 6 meses, el saldo superavitario desacelera, como resultado de la contracción de las exportaciones, que se combina con mejores resultados en las compras externas, incentivadas por una brecha cambiaria en niveles altos y bajas bases de comparación”, dijeron desde LCG.

“En el último mes del año no esperamos que se vea una recuperación del comercio exterior, en medio del recrudecimiento de los contagios y nuevos cierres de fronteras. Para el cierre del año, proyectamos un superávit comercial por debajo de los US$ 15.000 millones, inferior al cierre de 2019. De cara a 2021, las importaciones continuarían mostrando un mejor desempeño, explicado por el crecimiento esperado de la actividad y por bajas bases de comparación combinadas con una brecha que hace atractivas las compras al tipo de cambio oficial. En relación a las exportaciones, la suba en el precio de los productos primarios podría traccionar positivamente las ventas externas, aunque las nuevas olas de contagios y el retraso en la recuperación de la actividad de socios comerciales como Brasil podrían afectar a los niveles exportados”, agregaron.

“Con el mal dato de noviembre, hemos revisado nuestras estimaciones para el último mes del año, con lo que el 2020 finalizaría con una caída del 15% en las exportaciones a US$ 55.349 millones y un descenso del 14,6% en las importaciones a US$ 41.945 millones. De esta forma, el superávit comercial del año cerraría en US$ 13.400 millones (equivalente al 3,5% del PIB). Hacia 2021 estimamos un repunte tanto en las ventas externas (+6,7%) como en las compras (+15%), con lo que el superávit comercial se reduciría a US$ 10.800 millones aproximadamente (equivalente al 2,7% del PIB)”, dijeron desde Abeceb.