El Economista - 70 años
Versión digital

sab 24 Sep

BUE 19°C
Versión digital

sab 24 Sep

BUE 19°C
Tom Cruise, al igual que Nolan, es un férreo defensor de ver cine en el cine y sostuvo la estrategia de aguantar y aguantar.
Efecto "Top Gun"

Tom Cruise la vio. O cómo Top Gun le ganó a la pandemia y revivió el cine

Que Maverick se sostenga en el cine y sea un éxito favorece a la pantalla grande. ¿"El cine ha muerto"? Todo lo contrario.

Sebastián Tabany Sebastián Tabany 15-08-2022
Compartir

Durante los meses del ASPO de 2020 y parte de 2021, las plataformas reinaron absolutamente. Claro, los cines estaban cerrados y fueron abriendo progresivamente con horarios y aforo limitado. 

El interrogante de la industria era cuál iba a ser el futuro. ¿Abrirán los cines? Eventualmente sí. 

Pero la gran pregunta era: ¿volverá el público? Teorías había varias, desde el consabido extremo “el cine está muerto” (algo que sucedió con el sonido en 1920, el color en 1930, la televisión en 1950, el VHS en los '80, el DVD en los '90, el Blu-Ray en los 2000, etcétera) hasta las voces más defensoras de la pantalla grande como Christopher Nolan, el director de Tenet. 

La mayoría de los estudios de Hollywood maniobraron estratégicamente durante la pandemia para poder seguir ofreciendo sus productos. 

Disney lanzó la plataforma Disney+ y ofreció varias películas de Pixar directamente sin pasar por el cine como una forma de no arriesgar la taquilla al no haber aforo 100% como con Luca y Red, pero también como forma de impulsar la plataforma que agresivamente se está posicionando como la primera en suscriptores, desplazando el reinado de Netflix de varios años. 

Disney también probó con el PVOD dentro de Disney+ como con Raya que adoptó un estreno híbrido: se pudo ver en el cine pero también se podía pagar un plus el mismo día del estreno y verla en nuestras casas. Mulan, en Estados Unidos y Black Widow de Marvel también fueron PVOD. 

Hasta hubo una minicrisis de PR cuando Scarlett Johannsson, la protagonista de Black Widow, amenazó públicamente a Disney con hacerle juicio por haber estrenado directamente en plataforma negándole el porcentaje de royalties por taquilla, algo que tenía en el contrato. 

Disney contra atacó acusándola de “insensible y avara”. Después de un par de días no pasó nada. Seguramente hayan arreglando sus diferencias a puertas cerradas. 

Warner Bros., con entonces su CEO Jason Kilar, tuvo una política muy polémica: el estreno day-and-date, esto es el lanzamiento de una película en el cine y el mismo día en la plataforma de HBO Max. Kilar, un férreo propulsor del nuevo servicio de streaming de Warner, provocó la ira no solo de los exhibidores que sentían que el estreno simultáneo alejaba aún más todavía al público de un ya limitado aforo, sino también de los directores y actores que vieron como antecedente la mini guerra entre Johansson y Disney. 

La solución, por lo menos de esta última parte, fue darles bonos de decenas de millones de dólares a los realizadores y los actores como pasó con Patty Jenkins y Gal Gadot, directora y actriz de Mujer Maravilla 1984. Warner, que se estaba preparando para convertirse en Warner Bros. Discovery, también estrenó Tenet de Nolan en ese sistema híbrido y la voz del director no se hizo esperar. Menos bonito le dijo de todo al estudio. 

El director es un defensor a ultranza de ver cine en pantalla grande y que su última producción no tuviera ese destino fue algo que no soportó. La solución fue romper lazos con Warner y mudarse a Universal, donde filmó Oppenheimer, a estrenarse en julio de 2023. 

¿Y el resto de los estudios? La mayoría fueron estrenando de a poco sus películas. A algunas las mandaron directamente a plataforma y otras fueron guardadas esperando un futuro mejor. Tal fue el caso de Top Gun: Maverick que tenía su estreno previsto para fines de 2020 y recién se estrenó en mayo de 2022. 

Tom Cruise, al igual que Nolan, es un férreo defensor de ver cine en el cine y sostuvo la estrategia de aguantar y aguantar. Pasaron los meses y la fecha de estreno se corría y se corría, pero Cruise seguía incólume en su decisión: Top Gun va al cine y no va a plataforma. 

La estrategia era jugada. Top Gun no forma parte de ninguna franquicia de superhéroes; tampoco es una serie que se está viendo regularmente como la saga de Rápidos y Furiosos o James Bond. Su última y única película es de 1986, o sea hace 36 años y lo más probable es que la juventud no la conozca. O sea, nadie estaba pidiendo una secuela, como nadie pide una secuela de Días de Trueno o Cocktail, dos éxitos de Cruise de los '80. Cruise es una estrella, sí. Pero de las Misión Imposible, el resto corrió suertes dispares. 

En el medio Paramount, el estudio que la financió (junto a Skydance del David Ellison, hijo de Larry el fundador y magnate de Oracle) presentó su plataforma Paramount+ y un camino posible como promoción era que Top Gun se estrene ahí. No, Cruise no quiso. 

Finalmente, con el estreno mundial de Maverick hace tres meses, el tiempo le dio la razón a Cruise. Con un presupuesto de US$ 170 millones, en Estados Unidos llegó a recaudar US$ 660 millones y en el mundo, US$ 674 millones. Total: más de US$ 1.300 millones globales. 

En Argentina estuvo primera con más de 230.000 espectadores la semana del estreno. Con una gran campaña de prensa por parte del mismo Cruise y una premiere en Cannes, Maverick ya se consolidaba un suceso en los primeros tres días con 126 millones solo en Estados Unidos. Al final de su periplo en cines se va a convertir en una de las películas más exitosas del año arriba de The Batman y Jurassic World: Dominio, ambas franquicias ya establecidas. 

El éxito de Maverick es doblemente importante porque el modelo imperante en la industria son franquicias conocidas, no una secuela de una película de hace casi 40 años sin superhéroes. Pero lo más significativo es que devolvió el público a las salas sin especulación de verla en formato hogareño porque simplemente no se sabe nada. Tradicionalmente la ventana de cine a home, PVOD o plataforma se ha ido reduciendo de tres meses, 75 días a 45 como Warner en 2021 y 2022. 

Spider-Man: Sin Camino a Casa, uno de los tanques del año, se mantuvo en cine tres meses antes de estar disponible para alquilar, comprar o ver (está ahora en HBO Max). Análogamente Maverick debería estar el 20 de agosto disponible pero no hay anuncio oficial y se especula que recién va a estar en el hogar para principios de septiembre. Paramount tiene su plataforma para subir Top Gun cuando sea. 

Sin embargo, que Maverick se sostenga en el cine y sea un éxito favorece a la pantalla grande y seguramente esta decisión de Cruise haya abierto la posibilidad de que hasta la próxima crisis de lo que sea nadie diga “el cine ha muerto”, sino todo lo contrario. 

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés