El Economista - 70 años
Versión digital

jue 06 Oct

BUE 17°C
Versión digital

jue 06 Oct

BUE 17°C
Entretenimiento

Stallone no se baja del ring: la vigencia interminable de un grande

Con el actual estreno de una película y una inminente serie para plataformas VOD, la leyenda se encuentra más activa que nunca

Tulsa King, una serie para Paramount+, se estrenará en noviembre
Tulsa King, una serie para Paramount+, se estrenará en noviembre
Pablo Manzotti Pablo Manzotti 11-09-2022
Compartir

Emociona ver a Sylvester Stallone, con 76 años, saltar por encima de un auto y colocarlo en vertical para protegerse de una balacera. ¿Es él o es un doble? Poco importa porque, lo que sí es indudable es que una película de Prime Video lo tiene como protagonista. Y sí, para nosotros, ese que hace la proeza es el eterno Rocky Balboa. O Rambo.

Casi 50 años atrás, ese joven actor tuvo que empeñar hasta un perro para poder llevar adelante su proyecto de guión del semental italiano, del héroe de la clase trabajadora de Filadelfia. Parece mentira que cinco décadas después, siga caminando por esa industria bastante impiadosa con una longevidad y una vigencia que van de la mano en cuanto nuevo proyecto se presente.

En agosto llegó a la grilla de Prime Video Nemesis, una película pequeña, con reminiscencias ochentosas y con inspiración en el clásico Robocop, que cuenta la historia de una suerte de superhéroe retirado. Un guardián en reposo pero activo, como esperando el momento para volver a las primeras planas. Tranquilamente puede ser una metáfora de Sly, como le gusta autodenominarse desde su cuenta de Twitter. Y es que Stallone es un activo usuario de las redes sociales. 

En Twitter apela a su carácter informativo, a veces hasta incisivo, como en 2013 cuando llamó a Bruce Willis “lazy and greedy” (vago y codicioso). Es que el hombre duro de matar había exigido lo que Rocky consideraba, una suma exorbitante para subirse al tren de la nostalgia en una de las secuelas de The Expendables. 

En Instagram suele ofrecer un perfil más familiar y hasta permite que sus hijas, con las que interactúa constantemente, se burlen de sus torpezas. Es hábil comunicador y se muestra siempre presente, muy lejos del retiro a disfrutar de la soleada California. 

Hace unas semanas Sebastián Tabany escribía una muy completa nota, en esta misma sección, acerca de Tom Cruise, su vigencia y su cruzada para salvar al cine espectáculo. Hay varios puntos de contacto con Stallone. 

De alguna manera, ambos siguen cosechando frutos de árboles sembrados en las décadas anteriores. Como explica un artículo de Entertainment Weekly respecto del cruce con Willis, hace ya casi una década, los proyectos del creador de Rambo en cine transitaban el camino de la nostalgia: en ese entonces estaba por estrenar Escape Plan, en dupla con Arnold Schwarzenegger, una película de fuga de prisión. Al mismo tiempo, se subía al ring con Robert De Niro para hacer Grudge Match y tenía en carpeta el proyecto Creed. Todo prácticamente al mismo tiempo.

294359571_5254839921295745_3981048721204238331_n
 

Pero Sly, lejos de aferrarse al sustento del “cine en el cine”, abre el juego en toda dirección posible. Y eso es notable porque se presenta ya, en la etapa final de su carrera (que no sabemos cuánto durará, recordar que Clint Eastwood sigue rodando con más de 90 años) se presenta como un multitasking. 

Al estreno de Nemesis se suma el primer trailer de Tulsa King, una serie para Paramount+ que estrenará en noviembre. Y lo destacable, de por sí, es que será la primera serie para un tipo con la extensa carrera de Sylvester Stallone. Todo un evento.

En esa historia, será un capo mafia que sale de la cárcel después de 25 años y vuelve para reclamar negocios y territorio. Obviamente no compone solo a un líder cerebral sino a alguien de armas tomar. Stallone aprovecha su mejor perfil en estos proyectos: sigue siendo el héroe de acción pero con la sabiduría del adulto avanzado que suelta frases filosas y efectivas. También es una muestra de que sabe elegir buenos proyectos: el showrunner (creador y productor) es Taylor Sheridan, una de las plumas más interesantes del Hollywood actual. Responsable de la muy buena serie Yellowstone (también de Paramount+) y con laureles importantes en el ámbito del cine: es el guionista de las excelentes Hell or High Water (Sin Nada que Perder) y Sicario y es el guionista y director de Wind River (Viento Salvaje)

El héroe perseguido por su pasado

El encasillamiento. El villano más poderoso para enfrentar a los héroes de acción. Casi todos los actores (y actrices) tratan, en algún momento, de dar un volantazo a su carrera para no quedar “pegados” a un estilo de protagonista, a un solo perfil actoral. No todos se sientan a esperar que un Tarantino los rescate a lo John Travolta. Y el viejo Sly también tuvo su intento de despegue. 

Fue en la década del noventa cuando decidió componer un personaje con cierto grado de complejidad. Desde lo físico engordó unos kilos y se preparó para interpretar al comisario de New Jersey, Freddy Helfin, en el policial scorsesiano de James Mangold, Cop Land (Tierra de Policías, 1997). También había intentado algo en comedia aprovechando la baja, en esa década, de las franquicias de Rocky y Rambo. No pudo ser. 

Astuto volvió a la carga en el nuevo milenio. Y jugó en el terreno que mejor conoce. Fue de la mano del proyecto Rocky Balboa (la sexta de Rocky en la saga) que las puertas se abrieron. Y fue mejor que nunca. No sólo expandió la saga de Rocky en Creed, que abrió una nueva línea en la historia y va camino a una tercera película, sino que llegó hasta el paroxismo con el revival nostálgico a partir del proyecto The Expendables (Los Mercenarios) dónde agrupó a todos sus viejos colegas (desde Schwarzenegger hasta Dolph Lundgren) y está pronto a estrenar una cuarta película. O sea: generó una nueva saga de referencia además de Rocky y Rambo (que también tuvo su vuelta en formato western/policial crepuscular).

Para Creed 3 volverá como productor alejado de la dirección y protagonismo, que quedará todo en manos de Michael B. Jordan: “Lo lleva en una dirección diferente. Les deseo lo mejor y que sigan pegando", dijo Sly al respecto. 

Tan amigado está Stallone con el lugar que ocupa en la industria y consciente de que está jugando su tercer tiempo que, hace poco, volvió sobre su personaje en la película Cobra, un ícono de la década del ochenta. 

¿Y cómo volvió? Se puso al hombro la promoción de una figura de acción de Marion Cobretti, el detective rudo que personificó en esa cinta. Realizó un video para redes con un “unboxing” (sacar al objeto de la caja comercial) del muñeco. Obviamente, todos estos objetos, de factura excelente, por otro lado, no están destinados a los niños sino a las repisas de coleccionistas adultos que se alimentan de la nostalgia y los referentes pop de épocas pasadas. No es menor que la figura se comercializa a través del Sly Stallone Shop, una tienda con todos productos referidos, principalmente, a sus marcas clave: Rocky y Rambo.

El emblema de Rocky IV y la vuelta a los cines

Hacía años que Sylvester Stallone quería volver sobre Rocky IV. Nunca estuvo conforme con el montaje final, particularmente en las dos peleas clave: las de Rocky y Apollo contra Ivan Drago.

Es claro que no se trata de la mejor película de la saga pero sí de la que mayor peso simbólico tiene. No solo como un exponente acabado del cine mainstream de mediados de los ochenta (hay momentos, secuencias y transiciones, en las que coquetea con el videoclip) sino que se la estudia como una suerte de analogía política con lo que sucedió casi un lustro después con la disolución de la Unión Soviética. 

Como con tantos otros proyectos pendientes, la pandemia ofreció el momento para avanzar sobre el material. Y el mismísimo Sly se puso detrás de este “Director's Cut” (corte del director) que agrega 42 minutos de imágenes nuevas y modifica, levemente, la estructura del relato. 

La película, si bien pensada para comercializar en formato físico y para que corra en plataformas, tuvo su paso por las salas cinematográficas en Estados Unidos en noviembre del año pasado. Una fiesta de la nostalgia completa.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés