El Economista - 70 años
Versión digital

mie 01 Feb

BUE 25°C
Versión digital

mie 01 Feb

BUE 25°C
Una de las sorpresas del 2022

El Oso por Star+: el caos está en la cocina

Son ocho episodios que, en un momento de saturación de contenidos en el formato streaming, obligan a la reflexión

El Oso por Star+: el caos está en la cocina
Pablo Manzotti Pablo Manzotti 04-12-2022
Compartir

La serie de Star+ con una historia en un ambiente de alta presión se constituye como una bocanada de aire fresco en el formato y, probablemente, como lo mejor del año. Lanzada sin mucha publicidad, el boca a boca tomó por sorpresa a Disney que no esperaba tal éxito de crítica ni de público. 

"Algunos de los mismos pensamientos que tenía sobre mi familia los noté en muchos ambientes de trabajo tóxicos, particularmente en las cocinas. Te das cuenta de que probablemente alguien los maltrató y aprendieron esto, y quizás sea algo que no hemos tratado a fondo". Esto le comentaba Christopher Storer, el guionista y productor general de The Bear (El Oso), en una entrevista a la revista Esquire. 

Con esta frase dio lugar a tratar de entender las alabanzas que está recibiendo su producto alrededor del mundo. 

En Latinoamérica, El Oso se estrenó por la plataforma Star+ una vez que cumplió su recorrido, semana a semana, en el canal FX (y la plataforma Hulu) en Estados Unidos (todas marcas que hoy forman parte de Disney). 

Son ocho episodios que, en un momento de saturación de contenidos en el formato, obligan a la reflexión y, lo primero que se cruza por el análisis es una pregunta: ¿lo mejor, entonces, es empezar a mirar hacia atrás? Y es que la serie plantea una narrativa descargada, con personajes empáticos, lejos de los efectos especiales abrumadores y de los altísimos costos de producción y aprovecha el episodio a episodio para sí contar algo.

Una historia de todos los días

El Oso es una comedia dramática, si es que sea necesario encuadrarla en la limitada categoría genérica. En la historia, el talentoso Jeremy Allen White (que disfrutamos mucho en Shameless) interpreta a Carmen "Carmy" Berzatto, una chef de alta cocina, exitoso, que ganó el prestigioso premio James Beard. El hijo pródigo regresa a su ciudad natal, Chicago, luego del suicidio de su hermano para hacerse cargo de su tienda de sándwiches familiar de la vieja escuela: The Original Beef.

Desde el inicio, la serie plantea dos líneas claras de relato: por un lado el complejo y agobiante trabajo en la cotidianidad de una cocina de restaurante. Por otro lado, y lo más jugoso, los procesos internos de los personajes, su interacción, las presiones a las que son sometidos en un área que juega a prestar un servicio, a captar lo mejor de la demanda del paladar del cliente. 

En la construcción de la gran historia, The Bear hace algo que el universo de las series en la actualidad parece haber perdido de vista: aprovecha a fondo cada minuto de cada episodio. En sus treinta minutos promedio por capítulo no sobra nada y no falta nada. Y, sin ser una antología (episodios independientes entre sí) logra contar algo distinto en cada entrega. El relato se potencia porque, indefectiblemente, los personajes y una puesta en escena cuidadosamente planteada, introducen al espectador dentro de ese útero, de esa cocina que sueña con ser más. 

Las motivaciones, el gran motor del relato

¿Por qué Carmy Barzatto, triunfando en los mejores restaurantes de New York, vuelve para hacerse cargo de la decaída fonda familiar? ¿Por qué decide transitar el duelo del suicidio de su hermano de esa manera? 

Otro de los elementos narrativos notablemente trabajados en la serie es el uso de flashbacks. Todas las escenas que remiten al pasado son justas, precisas, y suman a entender la motivación del protagonista. Esa motivación se acrecienta con la amplia "familia" de trabajadores de The Original Beef. El grupo de "chefs" (así se llaman entre ellos) es un muy buen espejo de esa sociedad media, castigada por una economía de pandemia y pospandemia, atravesada por el amor y arraigo a un lugar pero, también, por el estancamiento atractivo que esto produce. Cada episodio es una batalla diaria, es abrir el abanico a un nuevo conflicto, real y tangible.

El Oso. Son ocho hermosos episodios. Está completa en Star+ .
El Oso. Son ocho hermosos episodios. Está completa en Star+.

No es solo el chef principal, el ahora dueño desterrado de la familia que vuelve heredero a un lugar del que trató de escapar, quien lleva adelante un duelo. Todos los integrantes del clan transitan pérdidas, a su manera. Pérdidas de horizontes, de proyectos, de identidad... Hay una angustia latente que atraviesa esa cotidianidad, tan bien narrada desde el humor, desde el sarcasmo y cierto cinismo posmoderno. 

Una mirada al futuro desde el patio trasero: la música como variable transversal

¿Por qué se señaló en esta nota que lo mejor parece estar hacia atrás? Porque El Oso es una serie que exuda el concepto cinematográfico de los noventa. Desde las paletas de colores, los contrastes, la puesta de cámara, todo refiere a esa década en que se revisaron desde el fin de siglo las miradas de las libertades estéticas de los setenta. Y fue el momento de mayor influencia del cine sobre la tevé. 

El penúltimo episodio de la serie, el séptimo, es el más corto en duración, solo 20 minutos, y ofrece un planteo diferente de la composición. Salvo el minuto inicial, está realizado en un solo plano. Un plano secuencia, cómo se lo suele denominar. Pero no es una elección caprichosa: todo está pensado en función del relato y como corolario de lo que se estuvo "cocinando" (nunca más adecuado el término) los seis primeros episodios. Es un capítulo que fascina y agobia. El mejor ejemplo visual para transmitir la sensación de saturación y claustrofobia de "uno de esos días" en la cocina de un restaurante.

Ese episodio inicia de manera perfecta con el tema Chicago, de dedicatoria exquisita del artista Surfjan Stevens. Es que, como si fuera poco, El Oso tiene un soundtrack adorable: Wilco (obviamente, hijos pródigos de la ciudad), REM, Countings Crows, John Mellencamp y, por supuesto, Radiohead. 

  • El Oso. Son ocho hermosos episodios. Está completa en Star+ y, si bien las aristas abiertas en la serie cierran a la perfección, dejan la puerta abierta para una segunda temporada que ya está en producción. 

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés