Los países comienzan a alinearse para las vacunas chinas y rusas

1610053699114
08-01-2021
Compartir

Serbia se unió a Argentina, Bielorrusia y Rusia esta semana para estar entre los primeros países en aprobar y administrar la vacuna Sputnik V.

Rusia marcó su propio camino en la carrera de las vacunas, confiando completamente en una sola financiada por el estado que recibió autorización de emergencia antes de que se dispusiera de muchos datos sobre su efectividad.

Los desarrolladores de la vacuna dicen que tiene una tasa de eficacia del 91%, aunque eso aún no ha sido confirmado por una revista médica o un regulador internacional.

Ahora, busca vacunar a su población y al mismo tiempo exporta dosis a todo el mundo. El Gobierno liderado por Vladimir Putin dice que 1 millón de rusos fueron vacunados, pero se quedó muy por debajo de la cantidad de dosis que prometió entregar a las ciudades y regiones a estas alturas.

La canciller alemana, Angela Merkel, le dijo a Vladimir Putin el miércoles que está abierta a fabricar dosis de la vacuna en Alemania, si es aprobada por los reguladores de salud de la UE.

Pero un portavoz del gobierno húngaro dijo la semana pasada que Hungría ya no planeaba depender de la vacuna Sputnik debido a la "capacidad de fabricación inadecuada" de Rusia, sino que se centró en las vacunas proporcionadas por la UE y procedentes de otra potencia mundial: China.

Los reguladores sanitarios de China aprobaron recientemente la primera vacuna de cosecha propia del país, desarrollada por la empresa farmacéutica estatal Sinopharm, para uso general.

Los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Pakistán y Marruecos se encuentran entre los que están programados para recibir dosis de Sinopharm, mientras que Turquía, Indonesia y Brasil han reservado una vacuna desarrollada por otra empresa china llamada Sinovac Biotech.

Los reguladores de Brasil anunciaron el jueves que la vacuna Sinovac tiene una efectividad del 78%. Sinopharm dice que su vacuna tiene una efectividad del 79%, según datos preliminares.

Si las vacunas de China resultan efectivas, y el país puede fabricar cantidades suficientes para cubrir las necesidades internas y las exportaciones significativas al mundo en desarrollo, eso podría mejorar notablemente las perspectivas de la vacunación mundial en los próximos años. También podría ofrecer a China un importante impulso de poder blando.

Parte de la razón por la que tantos países están haciendo cola para recibir dosis de las vacunas Pfizer y Moderna es que son las más caras y están destinadas casi exclusivamente al mundo más desarrollado.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés