El Economista - 70 años
Versión digital

vie 22 Oct

BUE 21°C

Versión digital

vie 22 Oct

BUE 21°C

Sin cambios

EE.UU. versus China: sin Trump, la guerra comercial continúa

Tras un inicio de gestión enfocado en contener la pandemia, Biden recién ahora está mostrando algunas cartas respecto a su enfoque hacia China.

EE.UU. versus China: sin Trump, la guerra comercial continúa
13-10-2021
Compartir

Hace más de tres años, comenzó una nueva guerra a nivel global. Pero no es el típico conflicto militar sino un enfrentamiento económico y comercial entre las dos máximas potencias del sistema internacional.

En marzo de 2018, Donald Trump, expresidente de Estados Unidos, inició una “guerra comercial” al comunicar que les impondría a varios productos chinos aranceles por miles de millones de dólares bajo el artículo 301 de la Ley de Comercio de 1974. 

Para EE.UU., China representa uno de sus tres máximos socios comerciales: el 8,7% de sus exportaciones se dirigen hacia el Gigante Asiático mientras que el 19% de sus importaciones provienen de allí, teniendo un déficit en la balanza comercial bilateral de más de US$ 300.000 millones. 

En este sentido, Trump argumentó que los diversos déficits comerciales que mantenían se debían a las prácticas comerciales chinas desleales y a la manipulación del yuan. Por ello, con su política de aranceles, buscaba frenar la transferencia forzada de tecnología, el robo de propiedad intelectual y la violación de patentes, entre otras cuestiones. Y, como no podía ser de otra manera, Pekín reaccionó y les impuso aranceles a más de 128 productos norteamericanos. 

En diálogo con El Economista, Esteban Actis, coautor del libro “La disputa por el poder global: China contra Estados Unidos en la crisis de la pandemia”, destacó que “la disputa comercial ha sido la dimensión más visible del enfrentamiento global entre EE.UU. y China, pero no es la principal”. 

Actis agrega: “La carrera por la supremacía tecnológica o geopolítica son cuestiones estructurales mucho más importantes que las tensiones comerciales. Aunque muchos analistas se enfocaron en ver la punta del iceberg, por debajo hay dimensiones donde los desacuerdos son mucho más profundos”. 

La envergadura de los rivales y la poca previsibilidad de los acontecimientos (muchos de los anuncios eran tuits de Trump por la madrugada) hicieron de la “guerra comercial” el principal driver de la economía mundial y los mercados en 2018-2019. Euforia en los momentos de distensión y bajas en los momentos conflictivos. Hasta que llegó el Covid-19. 

Tras varios meses de tensiones, a fines de 2019, los dos gigantes llegaron a un acuerdo de “Fase 1” en el que se convino que China compraría US$ 200.000 millones en productos agrícolas y manufacturados, energía y servicios de EE.UU. Además, el país asiático se comprometía a fortalecer las protecciones de propiedad intelectual. Por su parte, Trump mantendría los aranceles por US$ 360.000 millones hasta las negociaciones de “Fase 2”.

Aunque esto representaba un gran avance, nadie sabía lo que el futuro le deparaba al mundo. Unos meses después, comenzó la pandemia del coronavirus y la Tierra literalmente se detuvo. 

Esto no solo trajo problemas para aplicar el acuerdo, sino que, tras una mala gestión sanitaria, Trump fue derrotado en las elecciones por Joe Biden. Pero, al asumir el líder demócrata, lejos de rebajar las tensiones, anunció que no retiraría los aranceles hasta que su equipo realizará una revisión “de arriba a abajo” de la política comercial con China. 

Sobre este asunto, Actis agrega que “la administración de Biden recién ahora está comenzando a mostrar algunas cartas respecto a su enfoque hacia China”. 

“En estos 10 meses de Gobierno se enfocó en resolver algunos problemas que heredaron de la gestión Trump, como renovar sus alianzas con sus principales aliados europeos. Además, está buscando consolidar el papel de su país en el Indo-Pacífico, lo cual se ve reflejado con el QUAD y AUKUS. Ahora que esto está encaminado, comenzarán a negociar con China”, señala ante El Economista.

Biden, quien conoce a Xi porque ya era el líder de China cuando él era vice de Barack Obama, también criticó las prácticas autoritarias del país. Dijo que Xi no tiene “un solo hueso democrático” en su cuerpo; criticó la supuesta discriminación a la minoría uigur y está alerta por la situación con Taiwán.

La revisión de Biden arrojó que China está muy lejos de cumplir con lo pactado en Fase 1, cumpliendo solo el 62% de los objetivos. En este sentido, Katherine Tai, principal negociadora comercial de EE.UU., explicó que podrían excluir algunas importaciones chinas de los aranceles, aunque no descartó iniciar nuevas investigaciones bajo la ley comercial de la Sección 301. 

Pero, tras alertar que el accionar de EE.UU. dependerá del comportamiento del Gigante Asiático, Tai reconoció que “China simplemente no puede cambiar y tenemos que crear una estrategia que trate con China como es, en lugar de como desearíamos que fuera". 

El pasado viernes, Tai mantuvo conversaciones con el viceprimer ministro chino, Liu He, con el objetivo de “forjar una relación responsable”. Aunque el encuentro fue descripto como "pragmático, sincero y constructivo", ambos reconocieron que aún queda mucho camino por recorrer.

Para Actis, por ahora, el enfoque de Biden no parece ser muy distinto al de Trump. “Sigue sosteniendo que las políticas chinas son perjudiciales para los estadounidenses y asegura que China no cumplió con los acuerdos de Fase 1. Por su parte, desde el país asiático dicen que esta guerra comercial perjudica más a EE.UU. y que es un elemento que podría generar proceso inflacionario a nivel global”, reflexiona.

“En este sentido, estamos en un momento inicial en el que es poco probable que la guerra comercial se revierta, aunque podría haber algunos ajustes para bajar las tensiones. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la agenda comercial está claramente condicionada por los problemas que van más allá de este rubro, como la actual situación en Taiwán”, finalizó. Continuará?

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés