El Economista - 70 años
Versión digital

dom 25 Feb

BUE 23°C
Panorama

Siguen con el Plan Llegar aunque lo estructural tiembla

El Gobierno frena artificialmente el dólar gastando reservas y endeudando al BCRA. Y las acciones y los bonos locales pierden valor.

Se conoció que enero tuvo el déficit comercial más alto en cinco años. Tres millones de argentinos están buscando un segundo empleo.
Se conoció que enero tuvo el déficit comercial más alto en cinco años. Tres millones de argentinos están buscando un segundo empleo.
Luis Varela 23 febrero de 2023

Con datos estructurales que reflejan que el rumbo no es el correcto, con un planeta financiero que sigue muy volátil y repleto de dudas, el mercado argentino continuó ayer con la misma tónica de las últimas semanas: dólares quietos con gran pérdida para el Estado, bonos y acciones debilitándose, en un contexto que se complica día tras día, y en el que el ministro Massa continúa aferrado a su Plan Llegar.

"La situación que vivimos me recuerda a esas grandes comidas de la juventud en los que a la hora de pagar los que habían convocado a la cena habían desaparecido". Esa frase salió de la boca de un operador de una ALyC ultra controlada por la CNV, en alusión a que se intentará abrir una sesión en el Senado (con el FdT dividido) sin Cristina Kirchner presente. .

Un dato negativo

Se conoció ayer que Argentina tuvo en enero la menor exportación de los últimos dos años y el peor déficit comercial desde mediados de 2018. Según la consultora Abeceb, con exportaciones e importaciones que alcanzaron los US$ 4.900 millones y US$ 5.384 millones -respectivamente- en enero, el saldo comercial fue deficitario en US$ 484 millones, contra un superávit de US$ 297 millones de enero de 2022. Por lo que, por culpa de la alta inflación en dólares (por tipo de cambio anclado) el país se ha quedado sin la única fuente de financiamiento genuina que le quedaba.

Además de eso, mientras el Gobierno dice que "tenemos el menor desempleo de los últimos tiempos y que somos en el mundo el segundo país que más crecemos detrás de China", la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del tercer trimestre del 2022 que elabora el Indec confirmó que hay 3.108.000 personas en la Argentina que tienen empleo, pero que a la vez están activamente buscando una segunda fuente de ingresos porque lo que cobran en un solo puesto de trabajo no les alcanza para vivir, están por debajo de la línea de pobreza.

Este muy complicado cuadro de situación, a 25 semanas de las PASO del 13 de agosto y a cien días de la oficialización de las listas de candidatos que cada partido presentará para competir en las primarias, se está dando con un mercado mundial que día tras día está mostrando un viento en contra que sigue creciendo. Ayer se conoció que la inflación interanual de Alemania fue del 8,7%, un punto por encima del mes anterior, lo que promete tasas de interés más altas en el BCE. Y, además, siguen apareciendo datos de empleo y actividad sostenidos en EE.UU. por lo que los pronósticos de suba de tasas de la Fed siguen abrumando, con algunos analistas que ahora llegan a afirmar que la suba de la tasa corta de marzo puede ser de 75 puntos básicos, hasta 5,5% anual, para que viaje más rápido al 6% anual aconsejado por la cúpula de ese organismo.

Los títulos argentinos

Con ese cuadro de situación interno y externo, el mercado financiero argentino reaccionó ayer con la misma repetición que se ha visto durante las últimas tres semanas: dólares libres bajo control con cada día más gasto y más deuda de parte del Estado, acciones y bonos argentinos debilitándose lentamente, abandonando de plano el boom que habían mostrado en el cierre de 2022, con la Secretaría de Finanzas preparando un nuevo llamado a colocación de deuda para este viernes, con propuestas de cortísimo plazo y con tasas de interés cada vez más empinadas.

Mientras en Argentina se vive esta situación tan inestable, ayer se conocieron EE.UU. las actas de la última reunión de política monetaria del 1 de febrero que realizó la Fed, donde se afirmó que seguirían siendo necesarios "aumentos continuos" en la tasa de interés corta. Con eso como baje, ayer las tasas largas de EE.UU. siguieron sostenidas: se pagó 5,1% anual a 1 año de plazo, 4,1% a 5 años, 3,9% a 10 años y 3,9% a 30 años. Y, con nombre y apellido, James Bullard, titular de la Fed de Saint Louis, afirmó que se necesita llevar a la inflación norteamericana al objetivo del 2% anual este mismo año, ya que de lo contrario se puede repetir el riesgo de los años ´70, en los que se cometió el error de subir poco la tasa y luego demorar muchos años para poder hacerlo: "Tenemos que ser más agresivos", dijo Bullard. Con eso, en el exterior ayer el dólar subió 0,6% contra la libra, 0,4% contra el euro, 0,3% contra el yuan, cerró sin cambios en Japón, y bajó 0,3% en Brasil y Chile y cedió 0,4% en México.

Esta posición más agresiva de la Reserva Federal hizo que varios bancos de inversión salieran con informes proyectando mercado accionario bajista, afirmando que "el piso de las cotizaciones está por delante". En esa línea se pronunciaron entidades como Bank of America, Goldman Sachs, JP Morgan y Morgan Stanley. La medida, por supuesto, sigue generando en los inversores mundiales una vuelta a las apuestas por inversiones volando hacia la calidad, retirándose de posiciones más riesgosas.

El freno al dólar

Frente a eso, la actuación conjunta de Economía con el BCRA logró ayer estirar el freno artificial en la corrida cambiaria, gastando más reservas y haciendo crecer más la deuda de la autoridad monetaria. Reconquista 266 adelantó que en el mercado de cambios pudo ganar US$ 3 millones en el día, pero al final de la jornada confirmó que perdió reservas por US$ 70 millones, con caras de tensión, esperando urgente los DEG del FMI que fue a buscar el viceministro Gabriel Rubinstein. Al tiempo que con tasas de interés congeladas en 75% anual (con la inflación viajando 25 puntos más arriba) el BCRA chupó de los bancos depósitos por $693.412  millones en Leliq a cuatro semanas, $19.828 millones en Leliq a seis meses y $ 18.075 millones en Notaliqs a seis meses.

Con ese esfuerzo, que es hipoteca a futuro, herencia para el próximo Gobierno, el dólar blue cerró sin cambios a $377, el dólar Qatar subió $2,36 hasta $403,46, el Senebi cayó $4,41 hasta $370,49, el dólar MEP subió 86 centavos hasta $356,45 y el contado con liquidación bajó 24 centavos hasta $368,78. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 87% y la del CCL con   y el mayorista fue del 89%.

Mientras tanto, los bonos argentinos volvieron a perder valor, con una baja promedio del 1,6%, pero como la base de la escala está siendo subida por EE.UU. el riesgo país subió únicamente en 4 unidades, hasta 2.127 puntos básicos. Con esta coyuntura, que dificulta conseguir el Repo de US$ 1.000 millones con los bancos, para aguantar mientras la escasa cosecha gruesa no se liquide, el Gobierno llama a licitar este viernes más deuda en Lelites, Ledes, Lecer, bonos dollar linked.

Una nueva licitación

Como es habitual últimamente, ofrecerá papeles a tres grupos diferentes. Le ofrece a los fondos comunes de inversión una letra de liquidez del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 27 de marzo de 2023 (nueva). Le ofrece a los denominados creadores de mercado tres letras: una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de mayo de 2023 (s31y3 - reapertura), una letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento con vencimiento 16 de junio de 2023 (x16j3 - reapertura) y una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 30 de junio de 2023 (s30j3 - reapertura). Y le ofrece a los inversores en general un bono del Tesoro nacional vinculado al dólar estadounidense vencimiento 31 de julio de 2023 (t2v3d - reapertura). Como puede verse, son todos títulos de cortísimo plazo y por los que seguramente tendrá que pagar tasas de interés cada vez más altas, por lo que el paredón se sigue acercando y es cada vez más alto, ya que en su mayoría ajusta por CER o por dollar linked.

Otra caída de las bolsas

Las casi seguras tasas más altas tanto en la Fed como en el BCE provocaron ayer otra rueda con bolsas muy inestables. Después de mucha duda, hubo cierre mixto en la Bolsa de Nueva York: con suba del 0,1% para el Nasdaq, baja del 0,2% en el S&P y descenso del 0,3% para el Dow. Mientras que la Bolsa de San Pablo cayó 2% y la de México cedió 0,1%.

Al tiempo que a nivel local, con $3.291 millones operados en acciones y $8.005 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires cayó 2%. Con los ADR argentinos que cotizan en Nueva York con cierre mixto: subas del 1% al 2,5% para Cresud, IRSA, Mercado Libre, TGS y Edenor; con bajas del 1% al 3% para Loma Negra, Francés, Despegar, YPF y Central Puerto.

Esta coyuntura con los bancos centrales grandes obligados a subir más la tasa de interés porque la inflación no afloja, debilitó la posición de los commodities. Hubo derrumbe del 3,3% para el petróleo. Los metales preciosos estuvieron en descenso. Los metales básicos también fueron afectados. En Chicago y en Rosario hubo pérdida de valor para los granos, salvo una suba del 1,7% para el maíz rosarino por más demanda para alimentar animales. Y lo que más tembló fueron las criptomonedas: la tasa más alta de los bonos de los bancos centrales afecta al sector y por eso hubo una caída del 3,2% para el Bitcoin con desplomes mayores para el resto de los valores del panel.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés