El Economista - 70 años
Versión digital

sab 15 Jun

BUE 14°C
Panorama

El peso y los bonos derretidos, pero las acciones sobreviven

El mercado local duda sobre el canje de bonos que quiere hacer Massa. Con eso, los dólares volvieron a subir y los bonos bajaron. Pero la Bolsa tuvo la mayor suba diaria en mucho tiempo.

En el exterior hubo más tranquilidad con los bancos, petróleo en alza, con oro y criptos en baja.
En el exterior hubo más tranquilidad con los bancos, petróleo en alza, con oro y criptos en baja.
Luis Varela 28 marzo de 2023

Con huída del peso y selectividad extrema, el mercado argentino navegó ayer el último lunes de marzo con las condiciones mucho más definidas y que pueden llegar a reinar a lo largo de toda la campaña electoral, justamente ahora que faltan apenas veinte semanas para las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias del 13 de agosto.

Hubo alta demanda de papeles privados, renovada demandas de dólares y desprendimiento de bonos, con contratos futuros del dólar (acordados en el Rofex) que ya parecen mostrar las condiciones que vienen en cuanto al cambio de Gobierno, con el tamaño de devaluación que se adivina para las autoridades que asuman en diciembre.

Lo que dominó el día fue una mayor tranquilidad bancaria internacional, un dólar global débil, expectativa de que el sistema financiero no volará por el aire, por lo que la gran novedad del día fue un salto en el precio del petróleo y un paso atrás para las posiciones refugio que ganaron mucho espacio en las últimas semanas: oro, plata y sobre todo criptomonedas tuvieron una rueda con un resultado adverso.

Por cómo se están armando las cosas, los inversores globales imaginan un proceso fuertemente recesivo en Europa, con un parate más suave en EE.UU. y con China resistiendo. Eso hizo, a la vez, que los precios de los metales básicos y la cotización de los granos también tuvieran un buen resultado internacional, aunque a nivel local los precios no estuvieron tan firmes.

Dudas sobre el canje

massa-raverta
 

El foco de las discusiones entre los operadores fueron crecientes dudas sobre el proceso de canje que quieren hacer el ministro Massa y el viceministro Rubinstein, cambiando bonos en dólares con mejor valor contado en el Fondo de Garantía Recíproca del ANSes por papeles en pesos que vencerán en 2036, pasando además de títulos ley New York a Letras Ley Argentina, lo cual puede hacer añicos la tenencia del FGS.

Ese cúmulo de razones derivó en subas para 14 de los 15 dólares de Alberto, con caída vertical de reservas del Banco Central, dura caída para los bonos argentinos y acciones locales y ADR en Nueva York mostrando una recuperación muy importante, vinculada a varias razones que explicaremos en el cierre de este panorama.

Negociaciones en Wall Street

erejxdaxyaqllbp
 

Más allá de todo ese resultado local, lo primero que debe decirse es que tras varias semanas tensionantes, por fin apareció un lunes tranquilo, sin la sorpresa de la caída de ningún banco. Al contrario. Para tranquilizar a Wall Street, hubo arreglos para que un banco mediano norteamericano, el First Citizens comprara depósitos y préstamos del quebrado Silicon Valley Bank. Eso provocó la sensación de que el colapso bancario puede seguir pero que a la vez puede ser domado.

Esa operación, en la que detrás hubo actuación de funcionarios de la Secretaría del Tesoro y de la Fed, determinó reacciones increíbles en las cotizaciones de algunos bancos involucrados en los trastornos de los últimos días. Sin ir más lejos, y solo por contar lo que pasó en la punta del iceberg, ayer se vio un salto del 53% en la cotización bursátil dl First Citizens Bancs que se hizo cargo del SVB, con una suba del 11% para el First Republic Bank (que venía herido), y de paso una mejora para Bank of America, la primera entidad grande que fue mirada de reojo en esta crisis.

Lo que resultó inmediatamente beneficiado por esta sensación de que el dominó bancario puede controlares (aunque haya más casos por delante) fue el precio del petróleo, que tuvo ayer un salto notable del 5,2%, tras las fuertes caídas de las últimas semanas. Y, detrás de eso, también hubo buenos precios para los metales básicos y los granos. Y, como dijimos, lo que se deshinchó fue la posición refugio que había emergido en marzo: oro, plata y criptomonedas sufrieron bajas ayer que fueron del 2% al 4%.

Lo sucedido ayer parece haberles dado la razón a los grandes bancos centrales, que en medio del colapso de bancos igual subieron las tasas de interés, considerando que el problema principal que deben enfrentar sigue siendo la inflación, que baja muy lentamente o que incluso sigue subiendo en algunos países europeos.

Con esto persiste entre los inversores la idea de que en su próxima reunión la Fed subirá otros 25 puntos la tasa base, hasta 5,25% anual. Y, en consecuencia, ayer hubo una leve suba para las tasas largas de EE.UU.: se pagó 4,5% anual a 1 año de plazo, 3,6% a 5 años, 3,5% a 10 años y 3,7% a 30 años. Y como se espera una recisión en la economía norteamericana, a pesar de la suba de tasas el dólar global siguió debilitándose.

Por supuesto, nadie sabe si el parate de actividad será suave o profundo, largo o corto. El presidente de la Fed de Minneapolis, Neel Kashkari, afirmó ayer mismo que la tensión en sector bancario de hecho acerca a EE.UU. una recesión más de lo que se suponía. Por eso ayer en el exterior el dólar subió 0,7% en Japón y 0,2% en China, pero bajó 0,4% contra el euro, 0,5% contra la libra y en México, 0,6% en Chile y cayó 1% en Brasil.

El dólar en Argentina

dolar
 

A nivel local, mientras tanto, las dudas del mercado siguen prendidas fuego. Muchos involucrados piensan que Massa no podrá hacer el canje de los bonos en dólares que tiene el FGS. Y con eso los dólares volvieron a subir, con el peso argentino derritiéndose. El dólar blue subió $1 hasta $390, el dólar Qatar subió $2,96 hasta $428,90, el Senebi saltó $5,02 hasta $392,38, el MEP bajó $3,31  hasta $376,40 y el contado con liquidación subió $2,04 hasta $392,52. 

Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 82% y la del CCL con el mayorista se ubicó  en el 89%. Pero, como agregado, debe decirse que, medidos en pesos otras divisas se fortalecieron mucho más contra la moneda argentina: la libra saltó 2,16 hasta 254,96, el euro subió 96 centavos hasta 224,01 y el real subió 93 centavos hasta 39,87.

Y por si alguien se puso algo nervioso por todos esos precios, mejor que no se entere que los dólares no subieron más porque el BCRA siguió quemando reservas, y a dos manos. La autoridad monetaria tuvo que vender otros US$ 95 millones para que la corrida no fuera más intensa (es la 15° venta consecutiva de billetes verdes). Y la sangría no tiene límite: al final del día, considerando compensaciones de comercio exterior y otros pagos, Reconquista 266 perdió ayer la friolera de US$ 443 millones.

Para intentar entender bien el tamaño de esta sangría por una política económica que no tiene límite, el economista Fernando Marull hizo la cuenta y advirtió que en la administración de Alberto ya se perdieron reservas por US$ 17.000 millones, mientras que el agro exportó por más de US$100.000 millones. Algo incomprensible.

Y como durante el fin de semana se produjo el renunciamiento de Mauricio Macri a ser candidato en octubre, el panorama electoral se puso más claro. Y en esa lectura reconvirtió los contratos de dólar futuro que se realizan en el Rofex: hasta octubre se realizan con tasas del orden del 100% anual, pero para diciembre esa tasa salta al 130% y para enero ya llega al 135%.

Pero probablemente lo más sorprendente del día vino por el costado de las acciones. En Wall Street muchos inversores empiezan a considerar las tasas más altas de la Fed y la chance de una economía en recesión, por lo que hubo un cierre mixto en la bolsa de Nueva York: con suba del 0,6% para el Dow, alza del 0,2% para el S&P y baja del 0,5% para el Nasdaq. Mientras que las grandes bolsas latinoamericanas estuvieron apenas sostenidas: con suba del 0,8% en la Bolsa de San Pablo y alza del 0,1% en la de México.

Las acciones para arriba

mercados
 

Pero la distensión sobre la crisis en el sistema bancario mundial, la fuerte suba del petróleo y algunas lecturas políticas por el renunciamiento de Macri hicieron creer a los inversores que el ajuste que viene afectará al peso y a los bonos, pero no tanto a los papeles privados, ya que llegará un Gobierno más amigable con el mercado. Por eso, con $3.728 millones operados en acciones y $5.810 millones en Cedears, hubo un salto del 6,6% en la Bolsa de Buenos Aires. Y los ADR argentinos terminaron en Nueva York con una suba en bloque del 1% al 7%, con YPF, IRSA, Pampa E, TGS, Banco Macro, Edenor, Galicia, Francés, Central Puerto, Cresud y Supervielle como las más beneficiadas de la rueda.

Este miércoles Alberto se reunirá con Joe Biden en el Salón Oval de la Casa Blanca. Es posible que Massa esté presente en la cita. La agenda está abierta. Es muy raro que después de tanto tiempo Biden le abra la puerta. Alberto, seguramente, le pedirá que destrabe todo en el FMI, y probablemente alguna ayuda para no terminar en colapso. Veremos que surge del encuentro: ayer los bonos bajaron otro 2,3% y el riesgo país siguió en las alturas (2.531 puntos básicos). Por ahora Alberto sigue insistiendo con ser candidato en la PASO del FdT, el resto de los que aspiran a participar están en una nebulosa.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés