El Economista - 70 años
Versión digital

mie 01 Feb

BUE 27°C
Versión digital

mie 01 Feb

BUE 27°C
Escenario

El dólar gana por goleada en Argentina y pierde en el mundo

Hoy la Fed anuncia la suba de la tasa. A nivel local, la licitación de deuda en pesos y los inversores desconfiados hicieron crecer los 16 dólares de Alberto.

EE.UU. tuvo una inflación menor. Eso sostuvo a Wall Street.
EE.UU. tuvo una inflación menor. Eso sostuvo a Wall Street.
Luis Varela Luis Varela 14-12-2022
Compartir

En un día que arrancó bien porque EE.UU. anunció que su inflación de noviembre fue bastante inferior a la de noviembre, con el correr de las horas -con todas las cabezas metidas en el Mundial- se conoció la oferta de bonos carísimos que ofrecerá hoy Massa para ver si logra renovar deuda en pesos, y eso hizo que el dólar -como la Selección- ganara por goleada en Argentina, al tiempo que bajaba en bloque con todas las monedas del mundo.

El inicio de los negocios fue con otro dato de inflación de EE.UU. a la baja. La variación intermensual de noviembre dio 0,1% contra la 0,4% mensual anterior, por debajo de lo que esperaba el mercado. Eso implica que la firme suba de tasas que viene aplicando la Fed desde hace año y medio está teniendo efecto. Y eso va a condicionar la retórica que el titular de la Fed, Jerome Powell entregue hoy cuando hable casi a la hora cierre de Buenos Aires.

La suba de la Fed

En principio, a pesar del buen número de los precios, la idea es que la Fed suba su tasa otro medio punto, y que Powell muestre una imagen más tranquila que agresiva. Al mismo tiempo, dará una proyección del PIB, del crecimiento norteamericano, con una variación levemente a la baja, sin demasiado cambio en el empleo, y se estima que para febrero y marzo habría dos subas de tasas más, para llegar a mediados de 2023 con una tasa corta techo del 5 o 5,25% anual, no mas allá, y recién cerca de fin del año próximo inicial una posible baja de intereses, lo cual para los bancos de inversión eso fortalece mucho la posición actual de los bonos AAA que están rindiendo entre 7% y 8% con buenos cupones, y una coyuntura en la que las acciones deberán pelear para conseguir que los precios se sostengan.

Pero a pesar de toda esa especulación de los expertos, los inversores están jugando otro partido. No le van a prestar demasiada atención a Powell, y seguirán apostando por una recuperación sostenida, tras un año muy complicado para la Bolsa de Nueva York. Ayer, con el dato de inflación más apagado, las tasas largas bajaron fuerte: se pagó 4,6% anual a 1 año, 3,6% a 5 años, 3,5% a 10 años y 3,5% a 30 años. Y con eso el dólar global siguió metido en un tobogán: en el exterior el dólar bajó ayer 1,6% en México, 1,6% en Japón, 1,2% en Chile, 0,9% contra el euro, 0,7% contra la libra y 0,5% en China, pero se mantuvo sin cambios en Brasil.

Las ofertas de Massa

En el mercado argentino, sin embargo, ocurrió todo lo contrario. El gran miedo del Gobierno y de los inversores es que se confirme hoy que se ha terminado el financiamiento voluntario de pesos de parte de los inversores locales. La Secretaría del Tesoro lo sabe y tuvo que ofrecer un menú de títulos carísimos, la mayoría de muy corto plazo. Para conseguir $ 405.000 millones, mucho más que en la última licitación fracasada, Massa ofrece hoy un amplio abanico de ofertas en lelites, Ledes, Lecer, bonos dollar linked y Bonte, en cuatro categorías bien definidas:

  1. A los fondos comunes de inversión les ofrece una Letra de liquidez del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 30 de diciembre de 2022 (nueva)
  2. A los denominados creadores de mercado les propone tres letras, una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de marzo de 2023 (s31m3 - reapertura); una letra letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento con vencimiento 21 de abril de 2023 (x21a3 - reapertura) y una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 28 de abril de 2023 (s28a3 - reapertura)
  3. A los importadores registrados en Afip y Aduana les ofrece un bono del Tesoro nacional vinculado al dólar estadounidense vencimiento 28 de abril de 2023 (nuevo)
  4. Y a los inversores en general les propone tres bonos: un bono del Tesoro nacional vinculado al dólar estadounidense 0,30% vencimiento 28 de abril de 2023 (tv23d - reapertura); un bono del Tesoro nacional vinculado al dólar estadounidense vencimiento 31 de julio de 2023 (t2v3d - reapertura) y un bono del Tesoro nacional en pesos a tasa badlar privada por 0,70 con vencimiento 23 de noviembre de 2027 (Bonte 2027 - reapertura).

Y, haciéndole eco al refrán popular que dice que "hasta el santo desconfía cuando la limosna es grande", el mercado cambiario se puso muy caliente y subieron en bloque los 16 dólares de Alberto, completamente a contramando de la baja que tuvo ayer el billete verde contra todas las monedas del mundo, lo cual indica que ayer bajó el dólar afuera, y bajó aún más el peso, aquí contra el dólar, y aún más contra el resto de las monedas del mundo.

Mientras el BCRA logró sumar unas reservas (cada vez menos) gracias al dólar soja (ayer sumó US$ 91 millones), la autoridad monetaria volvió a sorprender a todos los operadores al ampliar su deuda en Leliq cortas y de manera imprevista: chupó de los bancos depósitos por nada menos que $ 821.813 millones, por lo que la bola de Leliq se acerca a los $10 billones, en una montaña de deuda que es aún mayor a la que deberá enfrentar el Tesoro, y que nadie ni en el oficialismo ni en la oposición logre encontrar una explicación creíble de cómo solucionar ese problema, con el año electoral por delante.

Por eso ayer el dólar blue saltó $3 hasta $315; el Senebi subió 2 centavos hasta $337,16; el dólar Qatar subió 88 centavos hasta $358,02; el MEP subió $1,01 hasta $323,36 y el contado con liquidación subió 75 centavos hasta $333,46. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue subió a 76% y la del CCL y el mayorista trepó a 94%. Pero, además, en otras relaciones cambiarias medidas en pesos también hubo fuertes subas: la libra oficial subió 2,11  hasta  212,41, el euro subió 2,02 hasta 182,60 y el real subió 7 centavos hasta 32,41.

Las bolsas, mejor

A la espera de lo que anuncie Powell hoy con la tasa de la Fed, y con las estadísticas del PIB norteamericano, más sus gestos, la Bolsa de Nueva York arrancó ayer el día festiva, con grandes subas, titubeó algo a media rueda porque cayó una ola polar en Europa que hizo subir mucho el petróleo, pero a la hora de cierre los índices de Wall Street volvieron a sonreír: el Nasdaq subió 1%, el S&P mejoró 0,7% y el Dow ganó 0,3%.

Pero el problema con las commodities no estuvo ligado únicamente con el petróleo. La plataforma cripto Binance tuvo una corrida y debió aplicar un corralito para detener temporalmente los retiros de su Usdc. Eso generó una selectividad extrema en el mundo cripto, con solidez para las monedas más famosas -Bitcoin y Ethereum- pero un panorama más volátil para el resto.

En realidad, como la variación anual del IPC norteamericano de noviembre fue del 7,1%, por debajo del 7,7% de octubre, todos afirman que la inflación está bajando, pero se la ve todavía muy resistente y pegajosa y habrá mucho trabajo por delante para poder acomodarla en los niveles que pretende Powell. De ahí que ayer las commodities respondieron de manera alterada: hubo una suba del 3,3% para el petróleo, alza para los metales preciosos, clima mixto en los metales básicos, panorama también mixto para los granos en Chicago, con otra suba para la soja en Rosario. Y en las criptos el  Bitcoin levantó cabeza con un repunte del 3,9%, que fue seguido con aumentos menores por el resto de las monedas del panel.

El gran debate que había después del cierre es adivinar si con esta menor inflación yankee puede o no haber un premarket navideño con Wall Street cantándole a Santa Claus. Las bolsas latinoamericanas no parecieron seguir esa corriente: mientras los índices de Nueva York terminaron con subas, hubo caída del 1,7% en la Bolsa de San Pablo y baja del 0,3% en la de México. Y a nivel local, con $2.085 millones operados en acciones y $5.283 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires terminó con ceños fruncidos: bajó 0,6%. Y los ADR argentinos en Nueva York sufrieron una baja en bloque del 1% al 6,1% para Telecom, TGS, Central Puerto, Macro, Galicia, Pampa E, Bioceres, Francés, Mercado Libre, Cresud e IRSA, con suba del 2,3% únicamente para Supervielle.

Por las necesidades de fin de año, sobre todo impositivas, hay empresas que están tomando posición en bonos para sacar una foto de fin de 2022 en activos exentos. De ahí que los títulos públicos subieron temporalmente casi 2%, por lo que el riesgo país bajó 41 unidades hasta 2.230 puntos básicos.

¿Tiene algún asidero esto que sucedió ayer? La decisión de Powell de hoy, y sus expresiones, sin dudas terminarán modificando a Wall Street. La ola polar en Europa, con 16 grados bajo cero y nevadas en los alrededores de Londres promete un invierno complicado y con necesidades energéticas. Hay que ver si Massa logra recaudar hoy los $405.000 millones que necesita. Si no lo logra, deberá seguir requiriendo del BCRA, de la maquinita, que sigue imprimiendo millones de billetes de 1.000 para pagar intereses de Leliq, para comprar bonos en pesos y para ayudar al Tesoro, en el dinero que reparte Alberto para que no haya caos social a fin de año.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés