El Economista - 70 años
Versión digital

mar 29 Nov

BUE 25°C
Versión digital

mar 29 Nov

BUE 25°C
Escenario

El dólar baja en el mundo, pero sigue subiendo en Argentina

En Argentina, 14 de los 15 dólares de Alberto subieron. Pero los bonos y las acciones tuvieron un buen día.

Los inversores esperan que la Fed se modere en diciembre. Y por eso, muchos se van del dólar.
Los inversores esperan que la Fed se modere en diciembre. Y por eso, muchos se van del dólar. Archivo
Luis Varela Luis Varela 23-11-2022
Compartir

Pese a advertencias de la OCDE y de varios bancos de inversión, que pronostican un año recesivo para 2023, con marcada desaceleración respecto de este año (el PBI de Argentina, por ejemplo irá de 4% de este año a 0,5% del año entrante), las bolsas mundiales actuaron en general sostenidas, los bonos globales también mejoraron, y a los papeles argentinos les pasó algo parecido: tanto acciones como bonos locales estuvieron en alza, con un riesgo país que casi no se movió (bajó 2 unidades hasta 2.425 puntos básicos). Pero hubo una diferencia: el dólar global acusó un retroceso contra caso todas las monedas, pero en la Argentina 14 de los 15 dólares de Alberto volvieron a registrar presión alcista.

A pesar de que los especialistas avisan, diciendo que las ganancias de las empresas irán a la baja y que es altamente probable que durante todo el 2023 el índice Standard & Poor's 500 de Nueva York (considerado el más representativo y diverso del mundo) se estancará en los 4.100 puntos durante todo el año, es decir en el mismo nivel que tuvo ayer, los inversores especulativos volvieron a apostar por las acciones, Wall Street subió, y todas las miradas están en el 14 de diciembre próximo, día en el que el titular de la Fed Jerome Powell dirá (con un dato de empleo más y otro de inflación, el IPC de noviembre) de qué tamaño será la suba de la tasa de interés base de EE.UU.

Los pasos de la Fed

Como la última inflación núcleo dio alguna muestra de freno, y como algunos sectores ya muestran problemas de actividad, ahora muchos piensan que la tasa corta quedará en 5%, sin que haya muchas voces que la ven más arriba. Eso compite con tasas del 7% anual que pagan bonos privados AAA. Y como la inflación es alta, esa tasa no es vista como una gran compensación, y en consecuencia se sigue comprando acciones, avisando además que el súper dólar actual puede sufrir un importante retroceso, luego de haber subido en el último año y medio más del 15% contra una canasta de monedas internacionales.

De hecho, ayer dieron un paso atrás para las tasas largas norteamericanas: se pagó 4,8% anual a 1 año, 3,9% a 5 años, 3,8% a 10 años y 3,8% a 30 años. Y como ese premio es claramente inferior a lo que se plagaba hace un mes (mientras la OCDE le recomienda al BCE que debe apurar su suba de tasas), el dólar aflojó contra casi todas las monedas: ayer en el exterior el billete verde cayó 1,7% en Chile, 0,6% contra el euro, el yen, la libra y el mexicano, y achicó 0,4% contra el yuan. Pero el dólar subió solo en dos países que les interesan a los inversores locales: en Brasil y en Argentina. En Brasil volvió a hablar Lula y el dólar fue de 5,30 a 5,36 reales, con la Bolsa de San Pablo marcando la única baja.

Y en Argentina prácticamente todos los dólares volvieron a escalar, con ahorristas e inversores aumentando la velocidad para sacarse los pesos de encima. Tan es así que el dólar blue saltó $2 hasta $308, el dólar Qatar subió  $2,60 hasta $343,04 pesos (a pesar de la derrota Argentina en el Mundial y del insólito día de asueto que concedió el rey árabe), el dólar MEP brincó $5,22  hasta $318,80, pero el contado con liquidación cedió 61 centavos hasta $331,63, aunque el Senebi también ascendió hasta $334,05. Así, la brecha entre el oficial y el blue fue del 80% y la del CCL con el mayorista fue del 102%. Y, medidos en pesos, otras monedas también subieron: la libra oficial subió 1,41, el euro subió 58 centavos hasta 169,35  y el real subió 25 centavos hasta 30,63. Y eso se dio sin que el Banco Central perdiera reservas, ya que sumó US$ 1 millón en el Mulc y US$ 16 millones al final del día, en una jornada en la que se anunció un gran superávit comercial de octubre gracias al dólar soja. Pero la mancha del tigre fue que la autoridad monetaria chupó depósitos de los bancos por otros $845.856 millones en Leliq cortas, cuando el lunes próximo el Tesoro tiene que salir a tomar más deuda.

Las bolsas para arriba

Evidentemente, con una inflación que en EE.UU. rueda actualmente algo arriba del 7% anual y en Europa está en la zona del 10%, a los inversores no los seducen demasiado los bonos de empresas AAA que prometen tasas anuales del 8%, con cupones que pagan entre 5 y 7% anual. Las consultoras avisan que se puede venir un bajón en las bolsas, por varias razones: como la recesión global más el nuevo brote de Covid en China, más la guerra, etcétera. Pero a pesar de todo eso la Bolsa de Nueva York subió ayer en todos sus índices: ganó 1,2% en el Dow industrial y mejoró 1,4% tanto para el S&P 400 como en el tecnológico Nasdaq. Mientas que la Bolsa de San Pablo bajó 0,8% y la de México subió 0,3%, con un alerta para tener en cuenta: Morgan Stanley rebajó la nota de las acciones Brasil ante plan de gastos de Lula.

En el caso argentino, a pesar de las impagables deudas que acumulan en BCRA y el Tesoro, la Bolsa de Comercio de Buenos Aires pudo salvar ayer el día. Con $2.194 millones operados en acciones y $7.131 millones en Cedears, registró una suba del 0,8%. Y por si quedaba alguna duda, los ADR argentinos en Nueva York mostraron una suba en bloque del 1% al 5,7% para Cresud, TGS, Edenor, Supervielle, Despegar, YPF, Loma Negra, Telecom, Central Puerto y Francés.

Commodities mixtas

Debajo de ese particular panorama, las commodities reaccionaron de manera despareja. Hubo una suba del 1,4% para el petróleo. Los metales preciosos estuvieron mixtos, con la onza de plata mejorando de manera sostenida y el oro prácticamente estancado. Los metales básicos siguieron en alza, con mucha demanda, como si las industrias quisieran llenar sus almacenes frente a lo que pueda venir. En Chicago, con un paro de trenes norteamericanos en ciernes, hubo una baja promedio del 0,6% en todos los granos. Y lo que trajo alguna tranquilidad al día fue una repunte del 2,8% para el Bitcoin, con gran recuperación de más del 10% para el litecoin.

¿Qué ven los analistas por delante? En general creen que Massa seguirá sacando conejos de la galera para procrastinar, postergar, patear para adelante todos los pagos, como sea, para seguir acordando con el FMI. Aunque los especialistas son muy claros: no hay manera de que los privados sigan financiando al Tesoro con nuevas compras de bonos en pesos. Seguramente el BCRA seguirá comprando con emisión, aumentando su deuda en Leliq, y cuando llegue cada licitación, será el Estado el que entregue bonos que venzan en 2023 para que sea el Gobierno que asuma en diciembre próximo el paquetazo de deuda que se acumuló desde que Alberto Fernández está en la Rosada.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés