El Economista - 70 años
Versión digital

mar 28 May

BUE 8°C
Escenario

Conejos de Massa, amenazados por un zorro llamado inflación

El susto de los ahorristas no para, la inflación aprieta.

Conejos de Massa, amenazados por un zorro llamado inflación
Luis Varela 08 febrero de 2023

Lo que dominó el día financiero de ayer fue un nuevo discurso del titular de la Reserva Federal de EE.UU. Jerome Powell, que sigue pretendiendo asustar al mercado, diciendo que la economía norteamericana está en un camino fiscal insostenible, intentando convencer de que el riesgo de recesión es cierto, pero los inversores no le creen, por lo que la bolsa de Nueva York siguió festiva, un poco acompañada por la Bolsa porteña, pero los bonos argentinos se hundían y tuvieron que ser rescatados por el Gobierno y los dólares libres siguen a tope, en zona de máximos, con los privados sacándose de encima todos los pesos y comprando todo billete verde que pueden.

Las tasas en EE.UU.

Más allá de ese cuadro general, un dato significativo global del día es que las tasas largas de los bonos del Tesoro de Estados Unidos  siguieron subiendo pero esta vez el dólar no estuvo sostenido. Después de las declaraciones de Powell las tasas largas norteamericanas treparon: se pagó 4,9% a 1 año, 3,9% a 5 años, 3,7% a 10 años y 3,7% a 30 años. Y sin embargo, eso no alcanzó para favorecer al dólar a nivel global: en el exterior el billete verde subió 0,7% en Brasil y 0,1% contra el euro, pero bajó 0,1% contra la libra, perdió 1,1% contra el yen, 1,3% en Chile y 1,5% en México.

Y a nivel local, con el mercado ultra intervenido, con venta del BCRA por US$ 49 millones en el mercado de cambios, con Reconquista 266 chupando de los bancos depósitos por $1,1 billones en Leliq cortas. Y además armándose un disturbio internacional que es un carril muy usado por los argentinos: la plataforma Binance canceló los depósitos en su dólar digital, su plataforma entró en suspenso, lo cual hizo que por más de media hora muchos argentinos que usan esa vía para operar con libertad se preguntaron ¿ya empezó el corralito?

Con el correr de los minutos se entendió que la traba era internacional, por lo que a nivel local los tipos de cambio libres siguen en un sube y baja constante, ya muy cerca de los $380, y con el ministro Massa haciendo de todo para que no llegue a $400.

El dólar en Argentina

Con eso como marco, a pesar de los esfuerzos del BCRA, el dólar blue cerró sin cambios a $377. El dólar Qatar subió 44 centavos hasta $393,48, el MEP subió $1,66 hasta $355,60 y el contado con liquidación bajó 61 centavos hasta $365,57. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 92% y la del CCL con el mayorista fue del 93%.

La gran cuestión de fondo es que cuando sube la renta que pagan los bonos de EE.UU., todos los bonos emergentes ceden, y dentro de ese panel los bonos argentinos son los que más sufren porque son los más débiles, más flojos de papeles. Hay un vencimiento en pesos gigantesco en pesos en los próximos seis meses y un vencimiento gigantesco en dólares en los próximos cuatro años. Y el BCRA pierde reservas sin parar. Por lo que hay dudas sobre el cumplimiento de pagos futuros, no solo de bonos en pesos en el corto, sino de bonos en dólares en el mediano o largo.

Con ese problema en el foco, ayer llegó la misión presencial del FMI, que hará la auditoría y ya de entrada marcó que las reservas se están usando mal (en los últimos treinta días se esfumaron de la autoridad monetaria nada menos que US$ 4.546 millones. E incluso los benévolos técnicos del Fondo, que miran todo livianamente porque quieren ver si pueden cobrar algo de lo que le prestaron al país, ven que el gobierno actual no se hace cargo de las soluciones. 

Como todo el mundo, la gente del FMI sabe que Massa y su coalición están empecinados en pasarle la bomba al Gobierno que viene, una bomba que crece cada vez más.

La visión de los consultores

Por todo eso, incluso de la consultora Analytica salieron a declarar que la situación es muy frágil. Y en consecuencia hasta media rueda de ayer los títulos públicos se desplomaban, pero cerca del final -en una rueda extremadamente volátil- con un tuit irregular de la Secretaría de Finanzas avisaron que salían a comprar otro US$ 200 millones en bonos (de los US$ 1.000 millones que adelantó hace unos día Massa) y al final los titulos públicos perdieron otro 1,7%, por lo que el riesgo país finalizó igualmente en las alturas, a 1.907 puntos básicos.

Esta situación, con el Estado actuando como un trader más, ahorristas, inversores, analistas y operadores ya llevan computados que de los US$ 1.000 millones que Massa le sacó al flaco BCRA para recomprar dólares directamente, ya usó unos US$ 720 millones. Y todos se preguntan ¿qué hará cuando se le terminen los US$ 280 millones que le quedan? ¿Se caerán los precios? ¿Vaciará otro poco al BCRA?

Mientras tanto, el IPC que entregó el lunes CABA (7,3% de inflación en enero, casi 100% anual), plantea que vendrá un IPC del Indec más duro que el esperado, probablemente cercano al 6%. Eso hará que los bonos duales que vencen en junio, julio y septiembre, y que ajustan por CER o tipo de cambio, van a ser carísimos. La pared de vencimientos de deuda del Tesoro se eleva. La deuda cuasifiscal del BCRA también se amplia. Esto ahoga a la economía más rápido de lo que Massa calculaba. Y en el "run run" de los operadores se empezó a temer: "los conejos que salen de la manga del ministro encuentran camino cuesta arriba y un zorro que se los come, que es la inflación".

El rumbo de las  bolsas

Los inversores se asustan cada vez más, esto es muy peligroso. Y todos lo saben pero no lo quieren decir: puede ocurrir por un temor inmediato, de un momento para el otro, y de esta inflación más alta podemos pasar a una situación todavía mucho más complicada.

En ese sentido, Powell sale a declarar para convencer a los inversores de que deben ser más cautos. Mientras hay cada vez más sectores frenándose en EE.UU., la inteligencia artificial sostiene a las tecnológicas, y los inversores arriesgados siguen comprando acciones. No les importa nada que el riesgo fiscal norteamericano aumente por lo que ayer la bolsa de Nueva York subió más: el Dow tuvo un alza del 0,8%, el S&P ganó 1,3% y el Nasdaq trepó 1,9%. Mientras que la Bolsa de San Pablo bajó 0,7% y la de México perdió 1,3%.

Y a nivel local pasó algo parecido. Los inversores creen que el Estado quebrará y que abrochará a todos los que tengan dinero o papeles vinculados al dominio del Gobierno, pero siguen sostenidos en los papeles privados. Así, ayer con $3.069 millones de pesos operados en acciones y $5.215 millones en Cedears, hubo una suba del 1,1% en la Bolsa de buenos aires. Con los ADR argentinos en Nueva York operando mixtos, con subas del 1% al 2,9% para Central Puerto, Supervielle, Telecom, TGS, Edesur y Loma Negra; y con baja del 1 al 2,5% para Bioceres y Mercado Libre

¿Qué pasó con las commodities? El cisne negro del terremoto en Turquía y Siria cortó los suministros normales de petróleo, por lo que el precio del barril salto del 3,9% para el petróleo. Al tiempo que hubo pequeños cambios para los metales preciosos. Los metales básicos actuaron mixtos. En Chicago hubo bajas en todos los granos y se hundió el producto que Argentina más exporta, la harina de soja se desplomó 7,6%, con todos los valores de Rosario orientados a la baja, y con la insólita decisión de importar fruta porque la sequía está llevando los precios locales a niveles astronómicos. Mientras tanto, a pesar del susto de Binance, las criptomonedas no se inquietaron, duermen en billeteras virtuales, y lograron tener subas levemente superiores al 0,3%.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés