El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

“Hay mucha desinformación en torno a las audiencias”

Entrevista a Liliana Schwindt, Diputada nacional (PBA-Frente Renovador).

31-08-2016
Compartir

Diputada nacional del Frente Renovador por la provincia de Buenos Aires y presidenta de la Comisión de Defensa del Consumidor de la Cámara Baja, Liliana Schwindt integrará el equipo que armó Sergio Massa para analizar la propuesta de suba de tarifas de gas que el Gobierno Nacional llevará a la audiencia pública del 16 de septiembre, de la cual la legisladora massista participará. “Hay mucha desinformación”, acusa en diálogo con El Economista. “Si la audiencia va a ser para escucharnos a nosotros y después, en base a eso, decir cómo lo van a hacer, en buenahora, pero además deberían tener una propuesta para presentarnos”, plantea.

La convocatoria no lo dice explícitamente, pero hay algunos que argumentan que los partidos políticos no pueden presentarse como tales en la audiencia pública. ¿Cómo lo van a hacer ustedes?

Yo voy a ir como presidenta de la Comisión de Defensa del Consumidor de la Cámara de Diputados, porque tengo una responsabilidad institucional. La audiencia es para los que tienen responsabilidades institucionales u ONG. Yo voy a ir por la responsabilidad que tengo en el Congreso y porque hemos trabajado el tema.

¿Irán con una propuesta propia o van a ir a evaluar lo que proponga el Enargás?

El Gobierno está cometiendo un error que es que si te podés inscribir de manera digital, no veo por qué el trámite se debería hacer de forma personal, menos en el mundo de hoy donde utilizamos la tecnología para todo y donde el Gobierno va a utilizar el streaming en lugar de hacer audiencias por regiones, como debería ser. Porque cuando el 3G no anda como corresponde y hay lugares donde ni siquiera tienen acceso a Internet, no sé cómo quieren hacer funcionar eso.

¿Por qué no están facilitando la información?

No lo están haciendo porque veo que no la tienen. Ellos todavía no nos dicen qué aumento pretenden, entonces si los usuarios, las asociaciones, nosotros que queremos opinar, no tenemos la propuesta de ellos, ¿cómo vamos a hacer la audiencia? ¿Dos días antes nos van a dar la información? Si la audiencia va a ser para escucharnos y después, en base a eso, decir cómo lo van a hacer, en buenahora, pero además deberían tener una propuesta para presentarnos. Hay mucha desinformación. Es más, hay ONG de la Ciudad de Buenos Aires a las que le están negando la información. Le dan un expediente que tiene 75 hojas, entre las que no dice absolutamente nada de cómo se llega al precio de gas en boca de pozo sino que se traslada un aumento solamente a la tarifa de transporte y distribución y no dice nada más. Entonces, ¿cómo vamos a discutir el precio de gas en boca de pozo, que es lo que la Corte dijo que hay que hacer?

Paradójicamente, el segmento que explica en mayor medida el aumento final en las boletas.

Sí, por eso lo tienen que discutir en el debate. Si ellos van a obviar eso, van a tener problemas nuevamente. La Corte lo dijo muy sencillo en su fallo: el precio no lo pone el mercado. Yo me cansé de escuchar al ministro cuando decía que el precio lo pone el mercado, acá, en la China o en cualquier parte. El precio no lo pone el mercado porque si fuera así, entonces, lo que hicieron fue tercerizar un precio, y eso está prohibido. El precio lo pone el Gobierno. Y no solo eso, sino que le da subsidios a las productoras. Por eso no puede quedar fuera del debate.

Desde la óptica del Gobierno, subir el precio de gas en boca de pozo es necesario para dar rentabilidad a las empresas y así, fomentar las inversiones necesarias revertir el derrotero que denuncia qué se produjo en la última década. Un diagnóstico que Massa compartió en un documento firmado con ex secretarios de Energía cuando era candidato presidencial, el año pasado. ¿Qué cambió desde entonces?

Sí, lo que compartimos es el diagnóstico. Pero ellos se sentaron en la conducción, les toca gobernar y antes de sentarse con los empresarios y darles lo que ellos piden, tienen que hacerle una auditoría para ver todo lo que se les dio hasta ahora y que no invirtieron. Podemos compartir el diagnóstico, pero lo que nosotros queremos es saber dónde está la plata de ese festival de subsidios, que no solo se iba al consumidor sino también a la productora, la transportadora y la distribuidora. La plata que le dieron a las petroleras, ¿dónde está? Si no sabemos eso, qué garantía tenemos de que va a haber controles el día de mañana, cuando le quiten los subsidios a todo el mundo; si no hubo controles hasta ahora.  ¿Sabés cuál es el problema? Las incompatibilidades, porque quien está hoy del otro lado del mostrador es José Luis Sureda (ex PAE).

¿La suba de tarifas estuvo orientada con una visión muy proempresarial?

El Gobierno tuvo una visión proempresarial pero, además, a favor de algunos sectores empresariales por sobre otros. Porque acá se están perjudicando muchas pymes. Están beneficiando al sector más alto del empresariado, y yo estoy contenta de que se beneficie a YPF porque el 51% es nuestra, pero no estoy de acuerdo con que se beneficie a Total Gas, a PAE y a las otras petroleras, porque yo no sé dónde va esa plata. No se queda en el país.

¿Fue un error de diseño o de procedimiento y falta de búsqueda de consensos, como señalaron los ex secretarios de Energía?

El aumento se hizo a gusto y voluntad de Aranguren y el equipo que tiene en el Ministerio, que son todos comprometidos con empresas interesadas en la materia. No se consultó a nadie, no se escucharon a las asociaciones, no nos escucharon a nosotros. No se buscaron los consensos. Creo que hubo desconocimiento del tema, por un lado e intencionalidad, por otro lado, de darle a un solo sector todo lo que pedía. Escucharon a un solo sector.

¿Y en el caso de la energía eléctrica?

Todavía se está esperando el fallo de la Corte Suprema al respecto. Ese caso es mucho más complejo porque la factura tiene carga impositiva de las provincias y de los municipios, y eso va a tener que entrar en discusión en algún momento. Porque como va preso el usuario que no paga la luz (no se le corta el suministro), todos le van agregando algo a la factura. Pero además, hay muchas distribuidoras que ya están cobrando el aumento. En la provincia de Buenos Aires, lo que se frenó es el aumento que corresponde a la generación de la energía eléctrica, pero lo que hace a la distribuidora no se frenó porque hubo audiencia pública, por lo que el aumento se está cobrando. Todo eso encarece las facturas porque todos los impuestos son alícuotas, por lo que cuanto más consume, más sube. El aumento de energía eléctrica es un tema que va a merecer otra discusión.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés