El Economista - 70 años
Versión digital

mar 28 May

BUE 11°C
Tensiones

Aumentos en combustibles, electricidad y gas: la sorpresiva decisión del Gobierno de Milei y la explicación de Caputo

El Poder Ejecutivo apunta a contener la inflación y poder mostrar una nueva baja en mayo.

En los últimos cuatro meses el precio de los combustibles acumula un aumento del 106%.
En los últimos cuatro meses el precio de los combustibles acumula un aumento del 106%.
30 abril de 2024

El Gobierno decidió postergar para el mes de mayo la fecha en la que tendrá efecto la actualización correspondiente al Impuesto a los Combustibles.  Además, el Ministerio de Economía decidió prorrogar el nuevo esquema de tarifas de gas y electricidad que tendrían que haberse aplicado a partir de este miércoles. 

Según trascendió, Economía debía definir si avanzaba con una quita de subsidios para los sectores de ingresos bajos (N2) y medios (N3) en gas y electricidad; si aumentaba el costo que pagan los comercios, industrias y hogares de ingresos altos y si autorizaba el ajuste mensual de tarifas para las empresas. 

Los entes reguladores ya tienen calculado cuánto sería la suba que le correspondería a las empresas: 10,69% para las distribuidoras eléctricas, 12,5% para las distribuidoras de gas y 12% para las transportistas de gas, según informó NA.

Al final, nada de eso sucederá y todo continuará como estaba o peor. El ministro de Economía lo explicó hoy en X, en reacción al tuit de una periodista de La Nación. La periodista escribió: "Resumiendo, el Ministerio de Economía decidió esta tarde postergar aumento de luz, gas y combustibles. De continuar así, la obsesión del Gobierno por reducir la inflación comienza a colisionar con la base del programa económico: eliminar el déficit de las cuentas del Estado". 

La respuesta de Luis Caputo fue tajante: "Es exactamente al revés de lo que concluís. Porque estamos cómodos en lo fiscal, priorizamos bajar la inflación y no cargar más con gastos de momento a la clase media".

Las empresas energéticas, por su parte, quedaron sorprendidas, sin haber tenido un anticipo de lo que iba a suceder. Entre ellas se encuentran Edenor, Edesur, Metrogas, Camuzzi, Naturgy, TGN y TGS. La postergación del aumento se tomó como una "mala señal", ya que el plan de "normalización del sector" se pospuso antes siquiera de que se pusiera en marcha.

Las naftas subirían igual, pero menos

Con respecto al aumento de los combustibles, a partir de la norma que se publicará en el Boletín Oficial, el Gobierno definió diferir la actualización correspondiente al cuarto trimestre de 2023 de los Impuestos sobre los Combustibles y al Dióxido de Carbono para la nafta sin plomo, la nafta virgen y el gasoil, al 1° de junio de 2024. 

La medida implica que no habrá incremento alguno por dicho concepto en mayo. Aun así, las naftas subirían por la devaluación del peso y por la recomposición de márgenes de las petroleras. Aunque la suba sería menor al 7% especulado inicialmente y estaría más cerca de 4-5%. En concreto, el litro desúper en la Ciudad de Buenos Aires quedaría por arriba de los $875.

El objetivo del Gobierno es frenar las subas para ayudar a bajar la inflación. Se espera que abril haya cerrado con una suba de 8-9%.

Las ventas en el mercado de combustibles cayeron 5% en el último año, producto del impacto de la liberación de precios y desregulación del mercado.

En los últimos cuatro meses desde la llegada de Javier Milei a la Presidencia, el precio de los combustibles acumula un aumento del 106%. Hoy la nafta súper ronda los $850, mientras que la nafta premium oscila $1.029 y el gasoil cuesta $879.

El incremento más reciente fue en el mes de abril en medio de la escalada inflacionaria y la presión por el atraso cambiario, donde volvió aumentar 4,6% promedio, y se preveía una nueva suba para principios de mayo que rondaría el 8%.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés