El Economista - 73 años
Versión digital

jue 18 Jul

BUE 15°C
Tendencias

Elegir productos a ser importados para bajar los precios no es liberalismo: es más de lo mismo

La teoría económica liberal (también llamada neoclásica, en las aulas de economía) estipula que el comercio internacional debe ser libre.

Elegir productos a ser importados para bajar los precios no es liberalismo: es más de lo mismo
Jorge Colina 15 marzo de 2024

La teoría económica liberal (también llamada neoclásica, en las aulas de economía) estipula que el comercio internacional debe ser libre. Esto es, debe haber total libertad para exportar y para importar. 

El efecto deseado es que con la libertad de exportar los productores argentinos maximicen la cantidad de productos que pueden vender en el exterior. Así, se producirá una abundancia de dólares que permitirá maximizar las importaciones. Esto es, comprar todos los productos de consumo que los argentinos demanden al mejor precio y la mejor calidad que haya en el mundo y los productores -tanto para la exportación como para el consumo interno- pueden comprar las mejores máquinas, herramientas e insumo al mejor precio que haya en el mundo para ser competitivos y producir a bajo precio.

  • Extremando la simplificación, el esquema es: producir para vender al mundo y comprar al mundo lo que se va a consumir; la producción para el mercado interno solo cabe cuando tiene tan buena relación precio calidad como las importaciones. 

Salvando las distancias, que la realidad siempre guarda con la teoría, en la región, el país que más apunta a este modelo es Chile y, con matices, en lo que va del presente siglo también es Uruguay. Chile y Uruguay son los dos países de mayor PIB per cápita de la región. No necesariamente sea gracias a este modelo. Pero vale la pena tener el dato sobre la mesa.

Vivir con lo nuestro

Este modelo liberal es cuestionado por su economía política. Si se da la libertad total de exportar, bueno, los exportadores se harán muy ricos y generarán una sociedad muy desigual. Entonces, cabe cobrarle impuestos al exportador para redistribuir al resto de la sociedad. Estos pueden ser impuestos directos (derechos de exportación) o indirectos (tipo de cambio múltiple donde el dólar del exportador es más bajo que el de mercado).

Claro, pero así el país ya no maximiza los dólares. Ergo, no puede maximizar la compra de importaciones. Entonces hay que cobrarle impuestos al importador para que no importe mucho. Estos impuestos pueden ser directos (derechos de importación) o indirectos (barreras paraarancelarias que es frenar las importaciones con burocracia).

Al ser las importaciones más caras -por los derechos de importación y las barreras paraarancelarias- el productor doméstico puede vender más caro y/o a más baja calidad porque tiene menos competencia. Cuando esto sucede, el productor doméstico justifica su mayor precio en el hecho de que él produce empleo nacional. Además, también ahorra escasas divisas. 

exportaciones-1
 

Entonces, en el modelo vivir con lo nuestro hay más empleo nacional y ahorro de divisas. Pero también hay productos de menor calidad y más caros. Es el costo del modelo. 

Salvando las distancias, que la realidad siempre guarda con la teoría, en la región, el país que más apunta a este modelo es Argentina y, con matices, Brasil. Argentina y Brasil son los dos países de la región con PIB per cápita estancado y por debajo de Chile y Uruguay. No necesariamente es por este modelo. Pero vale la pena tener el dato sobre la mesa.

La vuelta de la teoría liberal

El presidente Milei en su discurso es enfático en que Argentina tiene que ir hacia la libertad total del comercio internacional. Libertad total para exportar, libertad total para importar. Esto lo dijo siempre. Cuando era panelista en los medios y cuando se dedicó a la política tanto en su campaña para diputado como para presidente.

Resulta que ahora los alimentos y los productos de limpieza y perfumería están muy caros y hay que bajarlos para que baje la inflación. Sí, es así. Porque el modelo argentino es encarecer la producción doméstica -mediante impuestos a la importación y barreras paraarancelarias- para "defender" el empleo nacional y "ahorrar" divisas.

  • Aplicando la teoría liberal, habría que darles libertad total a los exportadores para redireccionar el empleo hacia la exportación, y así multiplicar las divisas, y libertad total para importar a fin de usar la multiplicación de divisas en productos de mejor calidad y más baratos. 

Lógica liberal: producir para vender al mundo y comprar al mundo lo que se va a consumir.

¡Pará!

Libertad total a los exportadores no se les puede dar porque el superávit fiscal está agarrado con alambres vía mayores derechos de exportación y el impuesto PAIS. 

Así que no se pueden sacar los derechos de importación y las barreras paraarancelarias para que bajen los precios, porque no tenemos dólares. 

Por esta justificable razón, nos ponemos a elegir a qué productos les bajo los impuestos de importación y las barreras paraarancelarias y a cuáles se los dejo, para "ahorrar" dólares.

Bueno. 

Ahora, ojo. Porque esto no es liberalismo. Esto es más de lo mismo. 

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés