El Economista - 70 años
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 24°C
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 24°C

El riesgo hierve y hoy Guzmán agarrará una sartén caliente

El mercado argentino tuvo otro día complicado: el dólar sigue muy pedido. Los bonos caen y el riesgo país subió a su tercer nivel más alto desde el canje de deuda.

guzman-3
guzman-3
28-09-2021
Compartir

Por Luis Varela

A 47 días de las elecciones legislativas de medio término, en la que el Gobierno pone en juego el quórum propio en el Senado y la posibilidad de perder la mayoría en la Cámara de Diputados, el "plan platita" siguió complicando ayer al mercado argentino, provocando otro día firme para los precios de los dólares de Alberto, con algún repunte para las acciones, pero con una fuerte caída den los bonos, que determinó la tercera mayor marca para el riesgo país argentino desde que Martín Guzmán hizo el canje de deuda en agosto del año pasado.

Luego de las PASO, el oficialismo no solo no cambió de política, sino que aceleró aún más sus intenciones, en la misma dirección con la que venía, y agrandada. Sigue repartiendo pesos a diestra y siniestra, está generando efectivamente un pulso alcista en el consumo, pero como la inversión y la producción no reaccionan, ya que esta política no los anima a arriesgar, se ver importantes remarcaciones en los supermercados, con la secretaria de Comercio Interior repitiendo más de lo mismo: llamar a mantener precios cuidados. Y con el ministro Matías Kulfas saliendo a decir que "no es un momento para que los empresarios tengan grandes rentabilidades, sino una ganancia razonable pensando la población".

Según cálculos realizados por economistas de diferentes orientaciones $4 de cada $10 que se reparten terminan presionando en el mercado cambiario. Y por esa razón, ayer, 13 de los 14 dólares de Alberto tuvieron subas, con el dólar Senebi flotando en las alturas, y con los dólares libres alternativos, que se operan sin límite a través de ADR, Cedears o criptomonedas, para sacar dólares del país sin ningún tipo de traba, ya se están operando muy cerca de los $200.

Y junto con esa reacción, para tratas de frenar la estampida, el Gobierno actuó con un pequeño cambio de estrategia que ya inició el jueves pasado: resolvió no usar tantas reservas, ya que comprendió que de esa manera no llegará con dólares líquidos al 14 de noviembre. Y, en su reemplazo, en vez de vender dólares presentes, hipotecan futuro, que seguramente no piensan cumplir, ya que están entregando bonos con tasas a vencimiento carísimas, de más del 20% anual en dólares, para ver si con esa entrega de compromisos permiten calmar el frente cambiario y que eso no encienda todavía más el proceso inflacionario.

Y el movimiento no es para nada sencillo, porque el ministro de Economía  Guzmán tiene que conseguir pesos para entregar ahora, antes de la elección, y tiene que defender a capa y espada la estructura que planteó en el proyecto de Presupuesto que quiere sostener en el Congreso, con suba de tarifas y planteo de acuerdo con el FMI

O sea, Guzmán tiene problemas para conseguir pesos hoy, y ya ve de antemano que tendrá problemas para conseguir pesos en los tiempos que sigan a la elección del 14 de noviembre. Y eso provocó ayer una fuerte venta de bonos argentinos, con una dura caída del 2,5%, que determinó que el riesgo país se elevara en otras 15 unidades, hasta 1.631 puntos básicos, la tercera marca más elevada (detrás de los topes del 9 y 10 de marzo último) desde que el ministro hizo el canje de deuda en agosto del año pasado.

Más colocaciones

Con semejante foto, dólar amenazando los $200 y bonos en un barranco, ya que caen 6% en dólares desde que el Gobierno dijo que aumentaría el gasto, mientras Alberto intentaba entender "por qué votaron así", el ministro Guzmán enfrenta hoy el riesgo de agarrar una sartén caliente, ya que deberá salir a tomar deuda, para tratar de conseguir unos $200.000 millones para cubrir vencimientos cortos de bonos en pesos que fueron emitidos bajo su misma gestión.

Desde las 10 de la mañana de hoy, el ministro saldrá a intentar colocar 5 letras en pesos destinadas a los formadores de mercado y un bono para inversores en general. Habrá una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de diciembre de 2021 (s31d1 - reapertura). Una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de enero de 2022 (s31e2 - reapertura). Una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 28 de febrero de 2022 (nueva). Una letra del Tesoro nacional en pesos ajustadas por CER a descuento con vencimiento 23 de mayo de 2022 (x23y2 - reapertura). Una letra del tesoro nacional en pesos ajustadas por CER a descuento con vencimiento 29 de julio de 2022 (x29l2 - reapertura). Y un bono del Tesoro nacional en pesos a tasa badlar privada más 5,25% con vencimiento 6 de febrero de 2023 (tb23p ? reapertura). 

Y el desafío no será para nada sencillo. Mientras en círculos frecuentados por funcionarios públicos se dice que el Gobierno estaría buscando un nombre para reemplazarlo después de la elección del 14 de noviembre, se verá hoy si Guzmán no se hace trampa en el solitario, ya que en las últimas licitaciones no consiguió los pesos necesarios, ya que usó dinero de la Anses y de otros organismos públicos para colocar papeles, pidiéndole al BCRA la menor emisión posible, que igualmente cierra el mes con más pesos enviados desde Reconquista 266 al Tesoro desde que Alberto está en la Rosada.

El trámite no será sencillo, ya que entre los vencimientos de bonos que están al caer hay dos fondos de inversión internacionales (Pimco y Templeton) que tienen claramente decidido irse de Argentina, de hecho ya lo están haciendo a diario a través del contado con liquidación. Y se verá hoy cuánto del dinero requerido puede ser cubierto de manera genuina, cuando saldrá de arcas públicos y cuánto deberá ser empapelado con más emisión de pesos desde el Central.

El contexto global

Esta compleja situación se da mientras el presidente de Reserva Federal de Nueva York, John Williams, salió a advertir que se acerca el momento de que el banco central dé marcha atrás en las compras de activos. Y, si bien indicó que la suba de tasas está lejos, en el mundo hubo entre los inversores internacionales interés en tomar posición en dólares. Así, en el exterior el dólar subió ayer 1% en Brasil, 0,3% contra el yen, 0,2% contra el euro y el mexicano y 0,1% en Chile, mientras que bajó 0,2% contra la libra.

A nivel local, todo el frente cambiario continuó bajo presión. Mientras el BCRA se mantiene impedido a subir las tasas (a pesar de ser negativas) porque su deuda en pesos ya roza los $ 4,4 billones, todos los tipos de cambio apuntaron hacia arriba. El dólar turista subió 10 centavos hasta $171,90, el oficial subió 6 centavos hasta $104,18 y el blue subió 50 centavos hasta $186,50. El dólar mayorista subió 7 centavos hasta $98,63, con el BCRA sumando ayer US$ 8 millones a las reservas hasta US$ 43.139 millones. Mientras que el dólar Senebi cerró sin cambios a $195, el dólar MEP subió 50 centavos hasta $173,92: un nuevo récord. El contado con liquidación subió 51 centavos hasta $174,02. Y con eso, la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 79% y la del CCL con el mayorista fue del 76,4%. Y, medidos en pesos, la libra subió 42 centavos hasta $135,21, el euro bajó 8 centavos hasta $115,41 y el real bajó 15 centavos hasta $18,33.

La firmeza del dólar con la Fed repitiendo que se viene el tapering, sigue fogoneando el precio de las materias primas. Tanto que ayer, con una nueva suba del 2%, el petróleo alcanzó su mayor precio de siete años (complicando energéticamente a Europa y China). Mientras que los metales preciosos estuvieron mixtos, los metales básicos actuaron débiles, los granos también estuvieron repartidos entre subas y bajas, y tampoco lograron una dirección sostenida las criptomonedas, con el ethereum rateando y el bitcoin estático.

El impacto en las bolsas

La presión del petróleo colocó en una posición mixta a la Bolsa de Nueva York, con suba leve para el Dow, pero con bajas de hasta el 0,5% para el Nasdaq y el S&P, al tiempo que las bolsas de San Pablo y México tuvieron un día aceptable, ya que anotaron subas del 1 y del 0,3%, respectivamente.

En la Bolsa de Buenos Aires, tras caídas de más del 20% en algunos papeles desde que Alberto dijo no entender por qué votaron así (con el kirchnerismo en pleno sugiriéndole que no hable más hasta que se vote), ayer hubo un leve repunte en el índice Merval, que pudo subir 2% ayer aunque con muy poco volumen: $731 millones operados en acciones y $2.330 millones en Cedears.

¿Qué puede pasar a partir de ahora? ¿Podrá el Gobierno conseguir que los votos de las PASO se den vuelta, o que por lo menos vaya a votar el tercio de la población que estuvo ausente en las primarias? ¿Qué pasará si Guzmán no recibe ofertas hoy? ¿De qué modo hará el ministro para defender sus posiciones en el Presupuesto? Todos esos interrogantes explican perfectamente un riesgo país en las nubes, nueve veces más alto que el de los países vecinos, con Argentina colocada en el renglón "stand alone".

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés