Los desafíos de este año no son pocos

El desafío de sostener la recuperación durante 2022

La economía finalizó el 2021 con una recuperación del 10%, luego de caer 9,9% en 2020, con un arrastre de 3% para 2022

El desafío de sostener la recuperación durante 2022
industria ola de calor
Agustín Maza Agustín Maza 26-01-2022
Compartir

La actividad económica cerró el 2021 con una recuperación del 10%, en línea con las estimaciones que realizaron el Gobierno y las consultoras en los últimos meses. Con ese dato, el arrastre que queda para 2022 es del 3%, por lo que mantener ese ritmo será el desafío que presentará la economía en un año que demandará correcciones macroeconómicas y en el que todavía falta definir cuál será el programa que se acuerde con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos informó ayer que la economía creció en noviembre último 9,3% respecto al mismo mes del 2020 y superó por quinto mes consecutivo los niveles prepandemia. Además, el repunte fue de 1,7% frente a octubre, mes que había mostrado una baja del 0,9% contra septiembre.

De esta manera, el Estimador Mensual de la Actividad Económica acumuló un incremento de 10,3% en los primeros once meses de 2021, cuando al Indec sólo le resta computar el resultado de diciembre para cerrar el año.

Luego de que el Indec informara estos números, desde el Palacio de Hacienda señalaron que al comparar con igual mes de 2019, el Emae de noviembre marcó un incremento de 5,6%. En tanto, la economía se ubicó 3,8% por encima de los niveles de febrero de 2020, antes de la pandemia.

Por sectores

Por sectores, en noviembre crecieron en el cotejo interanual 13 de los 15 rubros que se relevan desde el Indec para elaborar el indicador, frente a los 11 de octubre pasado, con subas de dos dígitos en seis de ellos.

La mejora fue liderada por el sector hoteles y restaurantes, con una suba de 59,8% interanual y un aporte de 0,5 puntos porcentuales (p.p.) al resultado final del Emae; seguido por minas y canteras, con un aumento de 20,4% interanual y un aporte 0,6 p.p.; y transporte y comunicaciones, con una mejora de 14,3% y 1 p.p. de aporte.

Desde el Ministerio de Economía señalaron que los sectores más rezagados aún por la pandemia -vinculados esencialmente al turismo- vienen mostrando en los últimos meses una una sostenida recuperación a partir del acompañamiento del 
Estado mediante políticas como el Repro II y el PreViaje.

Por su parte, la Industria creció 10,6% interanual y fue el sector de mayor aporte al crecimiento del indicador con 1,9 p.p. del resultado final del mes; mientras que el comercio subió 10,1% y aportó 1,4 p.p. al nivel general.

A través de su cuenta en la red social Twitter, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, dijo que "2021 finalizó con una profunda recuperación productiva" y algunos sectores con nuevos máximos, como la producción de acero, que fue la mayor desde 2014, y la de petróleo, la más alta desde 2011.

También crecieron la construcción, con un avance de 6,7% interanual, y un modesto aporte de 0,2 p.p. en el resultado final. Otros rubros con resultados positivos fueron enseñanza (+6,3%), actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (+6%), impuestos (+9,7%) y agricultura y ganadería (+3,1%).

En noviembre los únicos sectores que cerraron con números negativos fueron pesca, que marcó una merma del 6% interanual y distribución de electricidad, gas y agua, con un retroceso del 0,2%.

Desafío 2022

El director del Instituto Argentino de Análisis Fiscal, Nadin Argañaraz, afirmó que el arrastre que dejó 2021, con una recuperación del 10%,  permitirá a la economía crecer 3% este año.

“La actualización que hizo el FMI respecto al crecimiento de 2021, llevándola al 3%, tiene relación con el cierre de la actividad a fines de 2021. El desafío de lograr el 3% de crecimiento es enorme”, consideró el economista.

Por su parte, desde la consultora ACM coincidieron en que el cierre del año pasado será del 10%, por lo que no habrá muchas sorpresas cuando el Indec informe los datos de diciembre pasado.

De cara al 2022, consideraron que existen algunos desafíos, entre los que destacaron la incertidumbre que existe respecto al FMI y los distintos desequilibrios macroeconómicos existentes que pueden afectar a la actividad de todos los rubros. Además, dijeron que “haber pasado de sequías a inundaciones recientemente que probablemente afecte el desempeño de la actividad agrícola”.

Por su parte, LCG explicó que aún con un crecimiento nulo en diciembre la economía crecería 10% y 7,8% en la comparación contra el mismo mes de 2020. Esa dinámica fue mayor a lo que se preveía inicialmente, tanto desde el mercado como desde el propio Gobierno.

“De este modo, de detenerse el crecimiento real hacia finales de 2021, la economía se ubicaría un 2% por debajo de lo que lo hizo en 2017, último año con crecimiento”, añadió la consultora.

Por otro lado, mencionaron que tanto la corrección de los desequilibrios actuales (brecha cambiaria de tres dígitos, inercia inflacionaria que se acelera, atraso de tarifas, reservas netas en mínimos, entre otras) o la acentuación de los mismos “imponen un freno al crecimiento en el corto plazo”.

Eugenio Marí, Economista Jefe de la Fundación Libertad y Progreso, dijo: “lo más preocupante es que la economía argentina está estancada desde el 2011. A partir de ese año, la actividad económica entró en un ciclo de expansiones y caídas, pero sin mostrar una tendencia al crecimiento. En este sentido, 2021 es otro capítulo de este ciclo, solo que exacerbado por la caída de 2020”.

“En 2022 lo que veremos es que el crecimiento se desacelerará e incluso podrá revertirse dado que no hay factores que sostengan un crecimiento del PIB potencial argentino”, concluyó Marí.

El riesgo de la inflación

La inflación terminó el 2021 en 50,9% y ese es el piso que esperan las consultoras para este año. Que la economía crezca también dependerá de la recuperación que puedan tener los salarios, objetivo que expresan los funcionarios del Gobierno cada vez que pueden.

Para el director de Analytica, Claudio Caprarulo, “50% es un porcentaje que anula la posibilidad de crecimiento real del salario, salvo en sectores muy puntuales”. En ese sentido, afirmó que “si se convalidan aumentos del 60% y en paritarias empezás a llevar a la economía a un régimen de inflación alta, que es por encima del 100% anual”.

De este modo, LCG subrayó que “emerge como incógnita la sostenibilidad del modelo “demand side” que propone el Gobierno traccionando el consumo, en un contexto donde la inflación se acelera (en enero se espera un registro más cercano al 4%) y múltiples ajustes quedan pendientes, lo cual erosionaba en tan solo unos meses los aumentos salariales pactados”.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés