El Economista - 73 años
Versión digital

jue 25 Jul

BUE 21°C
Aniversario de El Economista

Cómo encender los motores de la Argentina que viene

Argentina iniciará un nuevo ciclo político a fines de 2023. Hasta entonces, el país estará en un impasse macroeconómico.

Argentina
Argentina .
Alejandro Radonjic 02 julio de 2023

Argentina iniciará un nuevo ciclo político a fines de 2023. Será novedoso si triunfa la oposición, pero también si lo hace el oficialismo porque tendrá un liderazgo y una conformación interna distinta a la actual. 

Hasta entonces, el país estará en un impasse macroeconómico. Llegar al 10-D sin sobresaltos es el objetivo del Gobierno. Después, arrancará otra cosa que, como todo inicio, es una nueva oportunidad.

A la hora de hablar de las perspectivas que se le abren al país, algunos resaltan el desafío que implicará  poner en marcha un programa de estabilización en un contexto de fuerte distorsión de precios relativos, con actores de presión y veto por todos lados. Incluso nuevos y externos, como el FMI. 

Otros prefieren resaltar las oportunidades que se le abren al país, "que tiene lo que el mundo demanda". Pequeña digresión: ninguno va a "salvar" Argentina. Cuando escucho "ahora con el -inserte ítem- nos salvamos" pienso en los ludópatas que dicen, juran y aseguran que con en la próxima jugada la suerte estará de su lado y podrá recuperar todo el dinero que perdió. Argentina siempre fue un país bendecido por sus recursos y eso, como vimos, no garantiza nada.

Hay coincidencia a la hora de enumerar los sectores con enorme potencialidad: energía (la vieja, la más moderna como el shale y la del futuro, como el hidrógeno), la minería con el litio como mascarón de proa, la agroindustria (o bioeconomía, como nos dice Roberto Bisang), la economía del conocimiento, el turismo y segmentos de la industria automotriz, entre otros. A analizar la situación de esos sectores está dedicada esta Edición Aniversario -la número 72- de El Economista

Pero más allá de los rasgos específicos de cada uno, hay elementos comunes que los engloban a todos y un dato clave es que todas las políticas sectoriales, para ser exitosas, deben llevarse adelante en el marco de una estrategia macroeconómica consistente.

También se les debe dar un marco de reglas de juego estables. Aquí no hay mucho magia: ni "combatir el capital" ni esperar "una lluvia de inversiones" de un día para el otro. Hay que hacer asociaciones inteligentes. Para eso, es fundamental que esas asociaciones sean producto de un acuerdo entre los distintos actores involucrados en la actividad y que se traduzcan en leyes votadas por amplias mayorías en el Congreso. Muchas actividades requieren de inversiones importantes que solo se pueden esperar si se crean las condiciones institucionales adecuadas.

Las oportunidades están y, para aprovecharlas, requieren una estrategia política consistente y políticas integrales. Por ejemplo, el fomento del turismo exige una estrategia de conectividad aérea y la expansión de las exportaciones agropecuarias necesita una mayor inversión en puertos. 

Hacer eso durante varios años, aún con el prueba y error inherente a estos desafíos enormes, algunos retrocesos temporales y lógicos y también a imponderables varios a la vera del camino desde pandemias, guerras y catástrofes naturales, ayudará a construir una Argentina mejor.         

 

Un país distinto
Lee también

EdC Un país distinto

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés