El Economista - 70 años
Versión digital

mar 27 Sep

BUE 21°C
Versión digital

mar 27 Sep

BUE 21°C
Amenaza

Las stablecoins tienen el poder y podrían sepultar a Ethereum

El fork que Ethereum está tratando de realizar podría entrar en riesgo por la importancia que tienen las stablecoins en el ecosistema

Buterin sostuvo que el éxito del "hard fork" de la red dependerá en gran medida de lo que definan USDT y USDC
Buterin sostuvo que el éxito del "hard fork" de la red dependerá en gran medida de lo que definan USDT y USDC
Compartir

Ya se conocen las primeras medidas de Sergio Massa para el futuro de la economía argentina. Entre ellas se encuentra la promesa de intentar cumplir con las metas fiscales que Martín Guzmán cerró con el Fondo Monetario Internacional. Sin embargo, uno podría razonar que tal cosa será imposible de lograr, y no solo por cuestiones políticas.

Cuando uno observa la demanda de pesos en términos reales (ajustada por inflación) se ve claramente que es bastante estable a lo largo del tiempo. Obviamente, al haber inflación, la cantidad de pesos en la economía se achica (nuevamente) en términos reales. Si a la vez se reduce el déficit fiscal, eso implicará que los usuarios de pesos tendrán menos pesos que los que demanden y, por lo tanto, ello probablemente genere una recesión que reduzca la recaudación impositiva, generando el déficit que se quería evitar. Podría decirse entonces que la política fiscal depende de la demanda por liquidez que tiene la sociedad.

Algo parecido ocurre en el mundo cripto donde las stablecoins podrían convertirse en las dueñas y señoras del ecosistema blockchain. Hace unas semanas nos preguntamos en esta columna acerca del trade off entre la centralización y la descentralización de las redes. El artículo se llamó “¿Y si Google o Facebook crean su propia blockchain centralizada?” y concluía en que la solución más probable que encuentre el ecosistema para el largo plazo será un híbrido, algo así como la “semidescentralización”. Es esperable que lo que veamos sean blockchains descentralizadas pero con una fundación (o similar) centralizada que guíe y organice su evolución a lo largo del tiempo. 

Vitalik Buterin explicó otra razón por la cual la centralización absoluta se vuelve prácticamente imposible y es la demanda creciente que tienen las stablecoins para que el mundo cripto funcione. Así como la economía argentina necesita de pesos para operar, para el mundo cripto las stablecoins son algo así como la sangre que lo mantiene vivo. El cofundador de Ethereum sostuvo que el éxito del “hard fork” de la red dependerá en gran medida de lo que definan USDT y USDC.

Vamos de a poco. ¿Qué es un “hard fork”? Fork significa bifurcación en inglés y es precisamente lo que está intentando hacer la comunidad de Ethereum. La idea es pasar de la tecnología “Proof of Work” (la misma que usa Bitcoin) a “Proof of Stake”, que significa reducir fuertemente el gasto de energía y bajar el costo y la demora de las transacciones. El tema es que cuando hay un “fork”, como su nombre lo indica, aparecen dos blockchains (cadenas de bloques) en paralelo; una con la tecnología vieja y otra con la nueva. 

Lo ideal sería que todos dejaran de usar la primera, ¿pero qué ocurriría si la mitad de los usuarios se quedara en ella? Uno de los participantes más importantes en el mundo cripto son las stablecoins, por supuesto.¡Imaginen si ellas decidieran quedarse en la red actual y decidieran no pasar a Proof of Stake! 

Claro, en realidad los tokens representativos de las stablecoins existirían en ambas cadenas pero, como es lógico, sólo tendrían valor aquellos que los emisores de USDT y USDC estuvieran dispuestos a redimir por dólares reales. Si ,por ejemplo, los emisores de Tether decidieran redimir exclusivamente aquellos de la cadena Proof of Work, lo que vivieran en la cadena Proof of Stake carecerían de valor.

Es algo parecido a lo que pasaría si el Gobierno argentino decidiera no aceptar más los pesos para el pago de impuestos. Probablemente la moneda argentina se iría a cero. 

Si aquello ocurriera y una de las cadenas se quedara sin una de las dos principales stablecoins, habría una crisis de liquidez que pondría en riesgo a todo el sistema de Ethereum. Imaginen por ejemplo todas las aplicaciones de DeFi (Finanzas Descentralizadas) que tienen ahorros y deudas en USDC o USDT, si ellas no contaran con el token para redimirlas. El despelote sería mayúsculo.

Pero el tema no termina ahí. Dado que a partir del fork podrían existir dos cadenas en paralelo, los tokens se duplicarían. Si uno tenía por ejemplo 100 USDC antes de la bifurcación, a partir del fork tendría 200 USDC: 100 en la cadena antigua y 100 en la nueva. Recordemos, el hecho de que la antigua desaparezca depende de lo que defina la comunidad pero podría ocurrir que los mineros de Proof of Work siguieran trabajando y, en ese caso, tendríamos dos Ethreums. 

Esto presenta un problema legal potencial dado que aquel dueño de aquellos 100 USDC podría reclamar sus dólares a través de las dos redes, lo cual sería imposible de cumplir por parte de los emisores.

Será fundamental entonces la opinión de las stablecoins a la hora de programar el “hard fork” de Ethereum. 

Para colmo de males, Justin Sun, el fundador de la blockchain Tron, pareciera que quiere complicar la vida aún más. En un tuit de la semana pasada anunció que tienen en su poder un millón de Ethers (algo así como US$ 1.700 millones) y que, en caso de que el fork sea exitoso, donaran los “ETHW”, o sea el millón de Ethers que queden del lado de la cadena Proof of Work, a los desarrolladores de la misma. La idea es diluir a Ethereum motivando a una parte de los ingenieros a que no acompañen la mudanza. Recordemos que Ethereum, con tecnología Proof of Stake, se convierte en una seria amenaza para Tron. Claro, la movida de Sun tiene sentido porque, después de todo, a pesar de donar el millón de ETHW aún tendrá el millón de Ethers de la nueva cadena, con lo cual reduce el riesgo.

Mundo intrincado el de las blockchains descentralizadas. Otra que se vio afectada fue Solana, la cual recibió un hackeo que habría implicado el robo de unos US$ 8 millones. En realidad, ese hackeo no se generó sobre la red en sí sino sobre uno de los proveedores de wallets que permiten interactuar con la red. No solo es importante elegir una blockchain segura sino también es fundamental saber qué wallet hay que elegir. Por eso para los más amateurs tal vez lo más recomendable sea dejar sus criptos resguardadas en algún ente centralizado como, por ejemplo, un exchange. Sí, obviamente, también es importante elegir bien el exchange.

Como vemos, el ideal de la descentralización parece cada vez más un imposible. Tal vez el caso de las stablecoins en el fork de Ethereum sepulte para siempre la idea. Será interesante ver cómo se resuelve.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés