Hubo cambios tras la vuelta de los técnicos que fueron al FMI

15 de diciembre, 2020

Hubo cambios tras la vuelta de los técnicos que fueron al FMI

Por Luis Varela

Su maestro, Néstor Kirchner, solía decir: “No miren lo que digo, sino lo que hago”. Y el presidente Alberto Fernández, después de tener al mundo económico argentino a mal traer durante todo su primer año, con expresiones ambiguas permanentes, pareció ejecutar ayer varias decisiones que no se publicaron abiertamente, pero que ayer provocaron cambios en el mercado financiero argentino.

Por lo pronto, lo más importante del día tuvo que ver con la vuelta del equipo técnico de Economía que envió a Washington a realizar las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), para avanzar con un acuerdo de facilidades extendidas, en una condición muy parecido a la que había logrado Mauricio Macri, esta vez sin tener tanta expectativa de mucho dinero fresco, pero sí con reprogramación de vencimientos sin problemas, para patear la enorme deuda que se tiene con el FMI al que esté en la presidencia en 2025.

Pero los técnicos de Economía volvieron sin novedades, no se hizo el menor anuncio, pero detrás de esta vuelta hubo un cambio importante en el joy-stick que mueve el equipo económico en el mercado cambiario local, veremos si eso continúa en las ruedas que siguen. Por lo pronto, se aceleró un poco más la devaluación de los dólares oficiales, y no se intervino para frenar los dólares libres, como se estuvo haciendo hasta hace unos días.

En consecuencia, ayer el BCRA no solo no perdió reservas, sino que compró dólares y permitió que cinco de los seis dólares de Alberto tuvieran una suba de precio. El dólar turista subió 18 centavos hasta $145,13, el oficial subió 11 centavos hasta $87,96 y el blue saltó $3 hasta $151. El dólar mayorista subió 24 centavos hasta $82,45, con el Banco Central ganando US$ 11 millones para las reservas que ahora llegan a US$ 38.761 millones. Con el dólar MEP subiendo 50 centavos hasta $140,29 y con el contado con liquidación sin cambios en $142,88.

Pero detrás de todos estos movimientos de cambios hubo una particularidad. Con las vacunas empezando a aplicarse lentamente en el mundo y con el virus teniendo un rebrote ciertamente fuerte en Europa y EE.UU., el dólar estuvo más sostenido en América Latina y en Asia, pero siguió debilitándose en Europa. En el exterior, el dólar subió 1,1% en Brasil, creció 0,5% en México y 0,1% contra el chileno y el yuan, no se movió contra el yen, pero bajó 0,3% contra el euro y el franco suizo y cayó 0,7% contra la libra.

Y de ese modo se quebró hacia arriba una barrera que jamás se había movido hasta ahora. Medidos en pesos, la libra saltó 1,17 hasta 109,77 pesos, el euro saltó 50 centavos hasta 100,02 y el real bajó 11 centavos hasta 16,11. Esto significa que por primera vez en la historia el euro oficial vale más de $100. Y, detrás de todo esto, a pesar de los enormes esfuerzos de dos meses, con US$ 4.500 millones perdidos en reservas y con un cúmulo de bonos quemados (deuda de más de 16% anual a futuro), la brecha entre el dólar blue y el oficial subió al 72% y la del CCL y el mayorista se mantuvo en el 73%. Y con estos niveles el comercio exterior se sigue resintiendo, y se le baja la persiana a la única fuente de financiamiento genuina que tiene el país.

Detrás de todo esto también hubo una gran tensión por el tema del ataque a la Corte Suprema. Hubo marchas, acampes y reclamos de todo tipo para respaldar el pedido de la segunda carta de Cristina Kirchner, que en vez de nombrar a Alberto en su primer año de Gobierno, se concentró en criticar a la Corte Suprema.

Con todo eso en el caldero, y a pesar de que Martín Guzmán ratificó que el acuerdo con el FMI viene para marzo o abril, los bonos argentinos tuvieron ayer un buen día. Anotaron una suba de más del 1% y, con eso, el riesgo país bajó en 27 unidades, hasta 1.369 puntos básicos, el menor nivel de las últimas cuatro semanas. Y hay gran expectativa para hoy, ya que Guzmán licitará bonos por US$ 750 millones para entregarlos a fondos de inversión que quieren salir de sus colocaciones en pesos.

Probablemente en línea con eso fue lo que se vio en la operación con acciones. En el mundo en general las bolsas estuvieron débiles, con mucha preocupación por lo que está pasando en China, donde dos empresas estatales entraron en default con sus bonos y el presidente Xi Jinping decidió  colocar un director estatal en varias empresas privadas, justificando que es necesario hacerlo por todo lo que está pasando.

Lo cierto es que la vacunación contra el Covid viene lenta y hay aceleración de contagios y de muertes, y varios expertos salieron a decir que se viene un primer semestre de 2021 todavía con muchas dificultades por el virus. Ante eso, hubo cierre mixto en la Bolsa de Nueva York: baja del 0,6% para el Dow Jones, merma del 0,4% para el S&P y suba del 0,5% para el Nasdaq, con la particularidad de bajas sensibles para las cotizaciones de los laboratorios AstraZeneca y Pfizer. Al tiempo que la Bolsa de México cedió 0,1% y la de San Pablo achicó 0,45%.

Las acciones argentinas también tuvieron un mal día. En Buenos Aires hubo pocos negocios ($696 millones en acciones y $1.435 millones en Cedears), por lo que el índice Merval bajó 1,5%. Y lo peor del caso estuvo entre los ADR argentinos que cotizan en Nueva York, donde hubo bajas de hasta el 9%, con  duras podas para IRSA I y para Telecom.

En el panel de commodities los precios mostraron expectativa de mayor actividad, o sea: confianza en lo que podrán hacer las vacunas. Así hubo una nueva suba para el petróleo. Los metales básicos y los granos estuvieron con subas, no tan eufóricas como venían pero subas al fin. Y volvió a verse debilidad en los activos refugio, con bajas para el oro y la onza de plata. Y con el bitcoin retrocediendo apenas desde el repunte que logró entre sábado y domingo, y con menos fuerza en el resto del panel de las criptomonedas.

Veremos hoy con atención qué resultado obtiene Guzmán para darle salida a los fondos de inversión que alguna vez confiaron en el peso. Economía realizará una nueva venta de bonos en dólares regidos por ley extranjera. Emitirá en total, bajo la modalidad de canje de papeles, títulos por un valor nominal de US$ 750 millones y los inversores los podrán pagar con papeles deuda en pesos que tengan en su poder. Es la segunda licitación de este tipo que se hace tras el canje de deuda.

Con eso de fondo, los analistas empiezan a plantear lo que puede pasar en 2021. Al respecto, el economista Andrés Borenstein, de Econviews, manifiestó que “la burocracia no piensa en la gente; se piensa más en los gremios que en las personas. A partir de ahora habrá cortes de luz y los ricos con grupo electrógeno seguirán con su vida; vuelos más caros, por lo que los ricos seguirán volando, y computadoras más caras, por lo que los ricos las renovarán. Pero los pobres se quedan afuera. Con ese marco, el problema de 2021 va a ser la escasez de contratación de gente y salarios que no van a poder mejorar. Y, entre déficit primario, intereses de Leliq y pases, la cantidad de emisión que deberá hacer el BCRA va a ser grande y por eso pronosticamos que la inflación de 2021 llegará al 57%”.

Hoy el Indec dará a conocer el índice de precios de noviembre. Se espera un número similar al de octubre, quizás apenas menor. Ese dato llegará con otra cifra que acaba de soltar el propio Indec en un Gobierno que dice estar haciendo “la reconstrucción de la Argentina”: el 49,3% de los hogares del Gran Buenos Aires sufrió una caída en sus ingresos durante la pandemia; y el 40% de los hogares tuvo problemas de empleo.

Dejá un comentario