En un día teórico, el debut de los nuevos bonos fue al 11%

8 de septiembre, 2020

Wall Street Argentina trump crisis ADR

Por Luis Varela

En un día con gran expectativa porque ayer arrancó la operación normal de los bonos surgidos del canje (tras transacciones en modo gris durante el miércoles, jueves y viernes pasados), el mercado argentino abrió ayer la semana con dólar tranquilo, brecha cambiaria más baja y bonos y acciones con subas, no muy destacadas pero subas al fin.

Sin embargo, debe tenerse en cuenta que estos valores de debut es bastante teórico, ya que los volúmenes operados fueron ciertamente bajos, ya que hubo feriado por Día del Trabajo en Estados Unidos y, como se sabe, buena parte de los precios evolucionan con la guía que se marca, por más negocios, en la Bolsa de Nueva York.

De hecho, ayer el mercado local operó el volumen diario de negocios más bajo de los últimos dos meses, tanto en acciones como en bonos. Pero debe destacarse que empezaron a cotizar en blanco los denominados bonos Alberto, porque sus siglas bursátiles empiezan con las letras AL. Estos bonos surgieron del canje de títulos con legislación Argentina.

Los bonos del canje de bonos NY tienen letras iniciales con la letra G de Globales y luego la letra de la divisa en la que se operan: desde hoy en Nueva York operarán los bonos en dólares GD29, GD30, GD35, GD38, GD41 y GD46, y los bonos en euros GE29, GE30, GE35, GE38, GE41 y GE46.

Ayer entonces, debutaron en Buenos Aires los bonos Alberto: reunieron negocios los títulos AL30, AL35, AL41 y AL29. Entre los cuatro reunieron el 14% del total operado ayer en titulos públicos en el mercado local. El AL30 fue el bono nuevo más operado, con el 10% de los negocios totales, y el AL35 estuvo en segunda posición con el 2% de los negocios. Por eso, se supone que el AL30 será el titulo que reemplazará al AY24 para hacer operaciones en el mercado de contado con liquidación, para sacar dólares del país.

Por supuesto, habrá que esperar a hoy, para ver si los volúmenes completos confirman los precios, pero ayer todos estos títulos cotizaron en una zona que los ubica con una tasa a vencimiento de entre el 10,98% y el 11,25% anual. De hecho, un papel comparable, el AA37, ayer ciertamente voló, con una gran suba, y quedó con una tasa a vencimiento del 11,18% anual.

Esta suba de los bonos no fue generalizada: tomando todo el panel el aumento de los títulos públicos fue escaso. Pero contó con un marco de fondo tranquilizador ya que las calificadoras de riesgo nos sacaron de la letra D, de default, y nos pusieron en el escalón 20 de 21 notas, con la calificación CCC, que nos ubica entre los peores países del mundo que cotizan, sin estar en default.

Para el Gobierno esta rueda fue muy importante, porque debía demostrarse que con los nuevos bonos en cotización performing no había una disparada, ni una ola vendedora que los complicara todavía más. Incluso, hay analistas que ven posibilidades que de hoy la tasa a vencimiento (TIR) se ubique más cerca del 10,5% anual, igualmente muy por encima de países como Mozambique, Ghana y otro, lo que significa que en cuanto a crédito nuevo seguimos estando fuera de toda expectativa.

En el Gobierno también había mucha preocupación por la dirección del dólar, ya que en las últimas ruedas se estuvo multiplicando la compra de divisas y eso estaba provocando una pérdida constante de reservas del Banco Central. Ayer, sin embargo, el Gobierno tomó otra estrategia: aceleró apenas el crawling peg, la micro devaluación diaria de los dólares oficiales, y se logró que todos los dólares libres bajaran, por lo que la brecha cambiaria cedió al menor nivel en tres meses.

Sin Wall Street como faro, que encima venía cayendo fuerte jueves y viernes, los mercados del mundo operaron en positivo, a la espera de la llegada de las vacunas contra el Covid. En cuanto a tipos de cambio, afuera hubo un solo elemento para destacar: la decisión de Gran Bretaña de ir a un Brexit más duro, por lo que la libra se debilitó. Así, en el exterior ayer el dólar subió 0,9% contra la libra, 0,4% en Chile, 0,2% contra el euro y 0,1% en México, no cambió contra el real y el yen.

En Argentina, los dólares oficiales estuvieron más firmes, pero los  libres se debilitaron. El dólar turista subió 39 centavos hasta $102,23, el oficial saltó 30 centavos hasta $78,94, el blue bajó $1 hasta $131. Las reservas del BCRA subieron en US$ 27 millones y llegaron a US$ 42.644 millones. El dólar MEP bajó $2,16 hasta $117,84. El contado con liquidación cayó $2,61hasta $125,62. Y la brecha entre el dólar oficial y el blue bajó al 65,9% y la del CCL y el mayorista cedió hasta el 68,6%. Además, medidos en pesos, el euro subió 6 centavos hasta 88,18, el real subió 5 centavos hasta 14,09 y la libra bajó 52 centavos hasta 98,30.

Más allá de esta tendencia de un día con pocos negocios, ayer se indicó que para cuidar dólares cada vez más escaso el Gobierno toma una nueva y dura decisión: les permitirá a las marcas de autos que no fabriquen nada en Argentina importar la mitad de lo que venían haciendo. Esto indica que hay una gran preocupación para cuidar los dólares.

Hay tensión entre empresario y Gobierno por los precios, y se ven signos de más inflación, con facturas de luz y gas llegando con números muy duros por los mayores consumos hogareños por la cuarentena. Pese a eso, el BCRA dejó las tasas quietas: las Leliq siguen pagando 38% anual (45% ef.) y los plazos fijos 33% anual (38% ef.).

Sin Wall Street, las bolsas europeas operaron muy firmes, con subas del 1% al 2,5%, como si las bajas de Nueva York no inquietaran. Y también hubo mejoras, aunque menores, del 0,5% en las Bolsas de México y San Pablo.

En la Bolsa de Buenos Aires el volumen operado es cada vez más chico: hubo negocios por apenas $440 millones de pesos y el índice Merval consiguió subir 1,4%, con un llamativo volumen en Carboclor, ya que Ancap, la petrolera uruguaya, esperaba venderla por licitación, pero consiguió una oferta árabe que hizo saltar 17% el precio del papel.

El panel de commodities, lejos de las subas de los mercados bursátiles que estuvieron abiertos, mostró una debilidad generalizada. Bajó todo: el petróleo, los metales preciosos, los metales básicos, las criptomonedas. Incluso en la Bolsa de Rosario las cosas estuvieron más tranquilas, abandonando el fuerte impulso de las últimas dos semanas.

Hoy se reanudan los negocios en Wall Street, tras las bajas  del jueves y el viernes. La mayoría de los expertos aseguran que el bajón va a seguir. Pero los compradores minoristas siguen comprando. Todos se escapan de dólar, ya que ven que viene inflación y una debilidad de la moneda. Pero los expertos hacen lo contrario: quieren estar líquidos, desensillar y ver el proceso que viene desde afuera.

Es tan incierto lo que viene que el ingenio de los operadores encontró una nueva letra para definir el proceso de las economías después del Covid. Algunos países todavía esperan un dibujo tipo V, con recuperación inmediata. Muchos ven una U, con repunte, pero más demorado. En países como la Argentina se espera una L, ya que no hay expectativa de pronta recuperación. Aunque muchos empiezan a sacar a la luz la letra K, ya que en lo que viene hay empresas que serán beneficiadas por la coyuntura y subirán, y otro gran número de compañías que serán arrastradas, con riesgo de ir a la quiebra.

Dejá un comentario