El Economista - 73 años
Versión digital

mie 17 Jul

BUE 16°C
Ideas

Cómo escalar una startup: la solución de la cloud

La flexibilidad que ofrece la nube permite a las startups escalar sus operaciones según la demanda, evitando inversiones iniciales masivas.

La migración cloud requiere de perfiles internos o externos que puedan afrontar esta transición.
La migración cloud requiere de perfiles internos o externos que puedan afrontar esta transición. Pexels
Patricio Gianni 03 abril de 2024

Actualmente las startups se enfrentan a un desafío clave: encontrar la infraestructura tecnológica adecuada que les permita crecer y competir en un mercado cada vez más dinámico. La migración a la nube empieza a convertirse en una solución muy popular, en boca de todos, que viene ganando terreno en los últimos años.

Pero, ¿por qué, especialmente las startups, están tomando este camino?

En primer lugar, la flexibilidad que ofrece la nube permite a las startups escalar sus operaciones según la demanda, evitando inversiones iniciales masivas. Además, la accesibilidad remota a los recursos y servicios, brinda una agilidad sin precedentes, que se traduce en una capacidad de adaptación rápida a las cambiantes condiciones del mercado: una empresa puede disponer de un servidor, crear una app, recibir retroalimentación de clientes, generar una nueva versión y desplegarla en diferentes regiones en cuestión de días o semanas. Esta solución, además, ofrece la posibilidad de operar en entornos altamente seguros.

Netflix, Cornershop, NotCo, Kavak, Konfio, Uber, Rappi, y Nubank son ejemplos de compañías que están montadas en la nube y han logrado escalar sus negocios a nivel global y forman parte de nuestra vida cotidiana. 

En este contexto, ¿qué sucede con los costos, infraestructura y seguridad de la información?

Al migrar a la nube, una startup evita los costos iniciales asociados con la compra y mantenimiento de hardware. El usuario solamente "paga por usar" eliminando así el gasto de mantener un servidor prendido las 24 horas, lo que puede resultar más rentable, especialmente para empresas pequeñas con presupuesto limitado. Además, ahorrar ese dinero permite ayudar a otras áreas de negocio, por ejemplo, al desarrollo de producto o nuevas estrategias de marketing.

En cuanto a la infraestructura, cabe destacar la importancia de la escalabilidad y flexibilidad, ítems muy importantes a la hora de tomar cualquier decisión. La nube ofrece la posibilidad de escalar los recursos de manera dinámica, según las necesidades cambiantes del negocio: aumentar o disminuir la capacidad de almacenamiento y procesamiento de forma instantánea, cuidando el presupuesto o hasta donde se está dispuesto a invertir.

Imaginemos, por ejemplo, que lanzamos un nuevo producto y se experimenta un aumento repentino en la demanda. Con la nube, la startup puede escalar rápidamente para manejar el aumento del tráfico sin preocuparse por la infraestructura física. La nube lo hace automáticamente.

Por otra parte, al hablar de seguridad y defensa de datos, los proveedores de servicios en la nube implementan medidas rigurosas para proteger la información. Además, ofrecen servicios de respaldo automático, asegurando la continuidad del negocio, incluso, en situaciones de pérdida de datos. Por ejemplo, ante posibles amenazas cibernéticas, la nube proporciona capas adicionales de seguridad, como cifrado y autenticación de dos factores (MFA), para proteger la información valiosa de la startup.

Por supuesto que la migración cloud requiere de perfiles internos o externos -como los que ofrecen varias empresas de arquitectura tecnológica- que puedan afrontar esta transición. De esta forma, se requiere un grupo variado de expertos, ingenieros y especialistas en la materia, tales como arquitectos de soluciones, ingeniero de sistemas/DevOps, experto en seguridad, ingeniero de redes, especialista en datos, experto en costos. Todos y cada uno de ellos cuenta con el expertise necesario para que la relación start up-nube sea lo más eficiente y rentable posible.

Asimismo, para una transición exitosa, es crucial evaluar las necesidades y objetivos de la empresa, identificando qué elementos son adecuados para migrar y seleccionando cuidadosamente un proveedor de servicios en la nube que se adapte a esas necesidades. Además, antes de una implementación completa, es fundamental capacitar al equipo y realizar proyectos piloto para familiarizarse con la tecnología. Esto permitirá una mejor comprensión de los procesos y facilitará la adopción de nuevas herramientas y prácticas de trabajo. 

Una vez en la nube, es primordial implementar herramientas de gestión y establecer políticas de seguridad sólidas para garantizar una operación eficiente y segura. La supervisión continua del rendimiento y la mejora proactiva de la infraestructura en la nube son elementos de suma importancia para optimizar la experiencia y maximizar los beneficios que esta tecnología puede ofrecer

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

MÁS NOTAS

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés