El Economista - 70 años
Versión digital

dom 23 Jun

BUE 12°C
Impacto

ChatGPT insaciable: está consumiendo una cantidad asombrosa de agua

Como mínimo, empresas como Google y OpenAI "pueden, y también deben, asumir la responsabilidad social y predicar con el ejemplo al abordar su propia huella hídrica", escriben los investigadores.

ChatGPT insaciable: está consumiendo una cantidad asombrosa de agua
13 abril de 2023

No es ningún secreto que entrenar algoritmos de inteligencia artificial requiere cantidades increíbles de energía, pero, como revela un nuevo estudio , también consume una cantidad absurda de agua.

Investigadores de la Universidad de Colorado Riverside y la Universidad de Texas Arlington han compartido un artículo que aún no ha sido revisado por pares titulado "Hacer que la IA sea menos sedienta" que analiza el impacto ambiental del entrenamiento de la IA, que no solo necesita una gran cantidad de electricidad sino también toneladas de agua para enfriar los centros de datos.

Al analizar la cantidad de agua que se necesita para enfriar los centros de procesamiento de datos empleados por empresas como OpenAI y Google, los investigadores descubrieron que solo en el entrenamiento de GPT-3, de Microsoft, que está asociado con OpenAI, consumió la friolera de más de 700.000 litros de agua, que es, según sus cálculos, equivalente a la cantidad de agua necesaria para enfriar un reactor nuclear.

Como señala el documento, el agua que Microsoft usó para enfriar sus centros de datos en EE.UU. mientras entrenaba GPT-3 fue suficiente para producir "370 autos BMW o 320 vehículos eléctricos Tesla"

  • Si hubieran entrenado el modelo en los centros de datos de la empresa en Asia, que son aún más grandes, "estas cifras se habrían triplicado".

Es más: "ChatGPT necesita 'beber' [el equivalente a] una botella de agua de 500 ml para una conversación simple de aproximadamente 20 a 50 preguntas y respuestas", señala el documento. "Si bien una botella de agua de 500 ml puede no parecer demasiado, la huella hídrica total combinada para la inferencia sigue siendo extremadamente grande, considerando los miles de millones de usuarios de ChatGPT".

Cuando se trata de sugerencias sobre qué hacer con este problema evidente frente a las repetidas advertencias de escasez de agua , los investigadores no tienen muchos consejos.

Como mínimo, empresas como Google y OpenAI "pueden, y también deben, asumir la responsabilidad social y predicar con el ejemplo al abordar su propia huella hídrica", escriben los investigadores, un primer paso para saciar la insaciable "sed" de la IA.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés