El Economista - 73 años
Versión digital

vie 12 Jul

BUE 8°C
Tecnología

Big Data y macroeconomía: ¿un punto de partida hacia dónde?

La tecnología está escalando a un ritmo exponencial y las consecuencias están siendo de gran alcance

Big Data y macroeconomía:   ¿un punto de partida hacia dónde?
Mariano De Rosa 09 marzo de 2022

La macroeconomía estudia la actividad económica en su conjunto en una determinada área geográfica. Pero su estudio se realiza desde el Small Data. Una pequeña cantidad de datos son insignificantes frente a la masividad con la que llega el Big Data a través de los dispositivos móviles, computadoras y laptops. Sin lugar a dudas, la cantidad de datos que ofrece la tecnología en tiempo real todavía no se ha convertido en información real para la macroeconomía o por lo menos recién va camino a serlo.

La tecnología está escalando a un ritmo exponencial y las consecuencias están siendo de gran alcance. Esto hace que la gran cantidad de datos que se manejan diariamente esté transformando la forma de operar en las industrias y por ende en la economía. El Big Data abre una forma distinta de medir la economía ya que disponemos de los datos en tiempo real.

¿Cuánto tardaría una política económica con intención de bajar el desempleo si contamos con todos los datos de los desempleados a través de sus dispositivos móviles? ¿Cuánto tarda una empresa tecnológica en hacer remarketing sobre algo que hablamos frente al celular?

Medir todo, todo el tiempo, le permite a la economía saber más sobre los datos empíricos y obtener la información más fidedigna posible gracias al mayor caudal de datos obtenidos. Aunque, epistemológicamente, tener más datos no le da valor científico a una premisa sino valor empírico. Esto último para la economía es un avance jamás antes visto.

Como bien sabemos la macroeconomía cuenta con distintos agentes dentro de su estudio. Si hablamos de una economía cerrada debemos mencionar al sector privado y al sector público. Dentro del análisis que sugiere la macro, deberíamos tomar al menos cuatro agentes que se amoldan a expectativas racionales con información hasta ahora asimétrica. Segreguemos esa ecuación en sector privado financiero, empresas, familias y sector público donde estos cuatro actores dentro de la economía doméstica tienen información, pero de carácter totalmente asimétrico.

La asimetría de acceso a la información es un problema sistemático en la economía dado que cada uno de esos sectores cuenta con información dispar para la toma de decisiones, dado que cada agente toma provecho de la desinformación de los sectores menos beneficiados, a veces para simplemente financiarse.

Shoshana Zuboff habla sobre el capitalismo de datos como una nueva era en la economía. Dado que los datos personales pasan a ser una nueva “materia prima” para retroalimentar el sistema y permitir un mayor crecimiento, pero con el perjuicio de que ese crecimiento pueda ser concentrado.

Si esos datos se mantienen en la asimetría de acceso o solo los administran unos pocos  agentes de la economía, la desigualdad de acceso a la data, no solo se mantendrá sino que aumentará generando distorsiones entre los distintos actores que participan en la creación de valor.

Si solo las grandes empresas tecnológicas, sin ninguna regulación por parte del sector público o de la sociedad civil, logran aprovechar los beneficios de la mejora tecnológica de la captura de datos por parte de los consumidores sabrán venderle más a más consumidores frente a una caída de la oferta de bienes y servicios. Ya no alcanza con que el sector público regule, sino que la sociedad civil debe saber a qué mundo está ingresando.

El Big Data es una herramienta maravillosa para achicar costos y tiempo en las transacciones, mejorando como nunca antes la trazabilidad entre los bienes. Aunque es importante mencionar que esto tiene un costo: perder la privacidad. Sin lugar a dudas, con el Big Data seremos mucho más ricos que nuestros antepasados, ¿pero la desigualdad de acceso a la información dónde queda?

El Big Data, junto con la tokenización, es una herramienta que posibilita a la economía en su conjunto saber más de manera segura. Blockchain abre las puertas a todo un universo de posibilidades que anteriormente eran difíciles o complejas de resolver. El potencial de la tecnología blockchain y la tokenización es gigantesco.

Aún hoy en día, no alcanzamos a imaginar las posibilidades de un sistema descentralizado y tan seguro como este que permita abrirle paso a una nueva era de administración de la información. El acceso a los datos es un punto de partida hacía un crecimiento económico inimaginable pero respetando el libre mercado. Un libre mercado donde nadie saca un provecho sobre el otro, sino que permite hacer crecer y desarrollar a la economía de manera equitativa o por lo menos lo más cercano posible.

La búsqueda de un equilibrio entre el acceso a la información de los cuatro actores hace un replanteo teórico de la macroeconomía en su conjunto ya que estamos hablando de un condimento importantísimo en la macro. Las expectativas.

Si la administración de datos hace a los agentes predecibles nos encontramos en un mundo donde el Big Data y las expectativas comparten intereses. Cuando hablamos de predecibilidad, nos centramos en cómo la titánica toma de datos hacen a las empresas a través del marketing digital, la programática y el machine learning premonitores de las decisiones de consumo de las familias o incluso hacen cambiar las decisiones de consumo.

Si las empresas, el sector financiero y el sector público administran los datos de las familias, ¿acaso no estamos en un desarrollo inequitativo del acceso a la información? La no regulación al sector tecnológico  implicaría un punto en contra del propio capitalismo, ¿si alguien monopoliza la información nos encontraríamos en una economía de planificación centralizada?

Son preguntas que nos iremos respondiendo a medida que el avance tecnológico y las regulaciones entre las partes puedan llevar a un punto en común, que hasta ahora parece una tarea imposible dada la atomicidad de la captura de datos.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

MÁS NOTAS

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés