El Economista - 70 años
Versión digital

mar 27 Sep

BUE 23°C
Versión digital

mar 27 Sep

BUE 23°C
Apuestas

Tronos, dragones y anillos en la batalla audiovisual por el género épico

Con pocos días de diferencia, HBO Max y Amazon Prime Video salen desde sus plataformas a competir con producciones de alto presupuesto y de impacto en la cultura popular

La producción de "House of The Dragon" tuvo, para su primera temporada, un costo de US$ 150 millones
La producción de "House of The Dragon" tuvo, para su primera temporada, un costo de US$ 150 millones
Pablo Manzotti Pablo Manzotti 28-08-2022
Compartir

Con el estreno de La Casa del Dragón (House of The Dragon), HBO Max echó mano de una de sus franquicias más lucrativas a lo largo de la historia: Game of Thrones. Apelando al concepto de precuela, la serie plantea las alternativas de la Casa Targaryen y su reinado en el Trono de Hierro flanqueado por sus dragones varios años antes de los sucesos que rodearon a la serie original y sus 8 temporadas. Según se dejó trascender, la producción, hasta ahora y para su primera temporada, tuvo un costo de US$ 150 millones. 

En la otra vereda y con solo 20 días de diferencia, Amazon Prime Video se lanza con otra saga épica con varios fanáticos alrededor del mundo: El Señor de Los Anillos. Concretamente, la serie se denomina “El Señor de Los Anillos: Los Anillos de Poder” (The Lord Of The Rings: The Rings of Power) y también trabaja sobre la narrativa de la precuela. En este caso con todo el universo diseñado por J.R.R. Tolkien conocido en la literatura como El Silmarillion que da vida al mundo, origen, razas y el forjado de los anillos en la Tierra Media. 

Con este producto, Amazon da un paso más en su expansión en el terreno de contenidos audiovisuales y marca un hito: según trascendió, el costo de esta serie ascendió a US$ 465 millones, lo que la convierte en la producción audiovisual más costosa de la historia. 

Una prueba del éxito de la premiere de House of The Dragon, en un edificio en New York: 

Un paso más en la carrera de los contenidos

Al reabrir el camino de uno de sus títulos clave, HBO Max demostró, también, su plan de trabajo para los próximos años. Game of Thrones fue el dominante del cable premium durante casi una década, fue la serie dramática más premiada y logró batir récords en rating y visionado. 

De hecho es la serie “clásica” con mayor demanda habiendo concluido y durante muchos años tuvo el dudoso privilegio de ser la serie más pirateada. En el marco de la política de expansión y contenidos es todo un interrogante porque esta precuela de la serie toma las riendas ya con la plataforma insignia vigente, cosa que no sucedía durante el reinado de Game of Thrones. 

La apuesta no salió nada mal: La Casa del Dragón consiguió 10 millones de visionados en el sistema lineal y la plataforma, registrando la mayor audiencia para un programa en el día de su estreno en la historia del contenido pago. La serie también logró ser el mayor lanzamiento de HBO Max en Latinoamérica, Europa y África. Y en Europa se transformó en el evento más visto tanto en HBO como HBO Max en la historia de la cadena.

Estos números le otorgan un poco de aire a Warner Bros. que durante los últimos meses se exhibió con algunas convulsiones internas a partir de cierto reacomodamiento por la fusión con Discovery. El plan de Warner Bros. Discovery es la reducción de pasivos y apostar al streaming haciendo fuerza en sus productos icónicos y en el porfolio de DC Comics. Luego de haber sostenido un año con estrenos cinematográficos solo en la plataforma HBO Max, la empresa volvió a privilegiar las salas de cine y, para al año que viene, anunció la fusión de sus dos plataformas: HBO Max-Discovery+ destacando la importancia del VOD en su plan de expansión y ampliando el target con productos de dos marcas emblemáticas. 

Volviendo a Amazon Prime, es interesante la comparación (a partir de estos dos contenidos que comparten estilos en más de un aspecto) porque el modelo de negocios es totalmente diferente. 

Mientras HBO Max representa a la producción clásica de cine y TV, Amazon tiene su ingreso asegurado por los dividendos del e-commerce y su división de video es para fidelizar en Prime a sus suscriptores. Al igual que Apple TV+ que mantiene seguros a sus clientes en el ecosistema de teléfonos y computadoras. 

El juego asegurado del contenido épico

“Es acerca de la forja de los anillos. Anillos para los elfos, anillos para los enanos, anillos para los hombres y, finalmente, el anillo único que Sauron usó para engañarlos a todos. Es la historia de la creación de todos esos poderes, de dónde vinieron y qué le hicieron a cada una de esas razas ¿Podemos pensar en la novela que Tolkien nunca escribió y hacerlo como la mega serie de eventos que solo podría producirse ahora?", comentó el productor (showrunner) de El Señor de Los Anillos: Los Anillos del Poder acerca de la línea argumental de la serie.

El hecho de que, junto con La Casa del Dragón, se trate de precuelas que van al origen de una historia que ya tiene un grupo amplio de fans alrededor del planeta es clave. Los dos productos juegan a seguro con una idea que se explotó en los últimos años: la precuela cuenta el origen, el nacimiento de esa pasión conocida y hay una suerte de disfrute de “iniciado y conocedor” al saber, de alguna manera, el final de esta historia. Porque lo que vende es el camino, el tránsito hacia ese final. 

El género épico siempre pisó fuerte como contenido en el Hollywood clásico para, luego de un par de décadas de en que redujo sus presencia en los proyectos de producción, volvió repotenciado por la trilogía de El Señor de Los Anillos de Peter Jackson. La mega producción y la apoteosis de los efectos digitales llevaron el género a la cumbre garantizando un público fiel en casi todos los títulos.

Netflix apostó a los derechos de Vikings para exhibir fuera de los Estados Unidos y produjo como contenido original The Witcher, basada en los libros de la saga de Saga del Brujo del escritor polaco Andrzej Sapkowski. También explotó los derechos de la serie Kingdom y cuenta con varios títulos originales más: Locke & Key, el reboot de He-Man con una adulta versión de Masters of The Universe y esa genialidad del director Guillermo Del Toro que es Trollhunters. Como se puede observar, una opción clara en producciones de fantasía épica. 

Uno de los relatos más populares en la actualidad entre adolescentes que consumen manga y anime (así se denomina a la historieta y a la animación japonesa) es el “isekai”. Son historias en las que el personaje lleva una cotidianeidad pasiva, gris, y consigue ingresar a una realidad paralela dónde vive aventuras extraordinarias y se transforma en un héroe. Hay un atractivo básico y lúdico en estas narrativas que ofrecen una alternativa, la posibilidad de pensarse (fantasear) con una reencarnación en un mundo mejor que el conocido.

La vigencia del género es clave. Paramount estrenará en cines el año que viene Dungeons & Dragons: Honor entre Ladrones, basada en el más popular de los juegos de rol que se ha puesto de moda a partir de su mención (y referencia extensa) en la serie Stranger Things.

Y, por si fuera poco, hace una semana se confirmó que la empresa sueca de videojuegos Embracer compró los derechos de El Señor de los Anillos. El destino del anillo, una vez más, es incierto. Pero, de lo que se puede estar seguro, es que ampliará sus horizontes en la Tierra Media y seguirá creciendo a la par de proyectos audiovisuales en todos sus formatos. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés