El Economista - 70 años
Versión digital

mie 28 Feb

BUE 23°C
netflix
Cambios

Netflix recalculando: menos películas caras y...lucha libre en vivo

Scott Stuber, el encargado de la división Cine, dejó su cargo después de siete años. Unas horas después, Netflix informó que firmó un contrato con la WWE.

Sebastián Tabany 02 febrero de 2024

Scott Stuber, el ejecutivo a cargo de la división Cine de Netflix, reportaba directamente a Ted Sarandos, el CEO de la plataforma y era el encargado de supervisar las películas originales que lanzaba la empresa. 

Eso cambió cuando hace un año, en enero de 2023, Bela Bajaria, la encargada de la división TV de Netflix, fue ascendida a CCO (Chief Content Officer) con Stuber reportando a ella y no más a Sarandos. La movida dejó en claro que la prioridad, por el momento, para la plataforma eran las series, y no las películas, algo que significaba una ligera desviación a lo que se venía proponiendo hasta el momento. 

Para entonces Netflix venía gastando mucho dinero en películas originales sin un éxito claro y poca penetración en la cultura pop. Al día de hoy no hay hordas de fans de tal o cual película que haya trascendido al fandom. 

¿Alguien es fan de Red Notice con Dwyane Johnson, Ryan Reynolds y Gal Gadot o Heart of Stone, también con Gadot? Son ejemplos de películas caras, de entre US$ 150 y US$ 200 millones de presupuesto que pueden haber estado primeras en los rankings en su semana de estreno pero no han tenido la penetración cultural de otros films. 

Stuber tenía el encargo de supervisar la enorme cantidad de originales que semana a semana Netflix subía. En 2018, la plataforma estrenó 90 películas originales. Desde entonces la empresa empezó a bajar la cantidad: 85 en 2022 y 49 en 2023 cuando hubo una reestructuración en la división películas y un puñado de despidos. Aún así este 2024 Netflix va a estrenar 36 películas originales habladas en inglés, mucho más que otra empresa. Igual, la promesa publicitada de hace unos años de subir un tanque por semana está quedando desactualizada. 

whatsapp image 2024-02-01 at 11.25.55 am
Scott Stuber y Ted Sarandos

Sin embargo, es Sarandos y no Stuber, quien se despedirá de las oficinas de Los Angeles en marzo, el que decide la política de exhibición en salas de cines de ciertas películas con alto perfil como The Irishman de Martin Scorsese. Sarandos es reticente a que se estrenen algunas películas y prefiere concentrarse en la plataforma. 

  • Pero si Netflix quiere competir por un Oscar, está obligada a estrenar debido a las reglas de la Academia. El estudio estrenó Glass Onion (la secuela de Knives Out) en cines y en Estados Unidos recaudó US$ 16 millones. Gastó fortunas en publicidad con The Irishman de Scorsese y a pesar de eso no ganó todavía ningún Oscar como Mejor Película. El año pasado sí se llevó el premio a Mejor Película Internacional con la alemana All Quiet on the Western Front y quizás repita este año con la española La Sociedad de la Nieve. 

Diferencias con Amazon y Apple

De todas las plataformas, Netflix es la que única que no estrena en cine sus películas de alto perfil como sí hace Amazon y Apple. Jaque Mate, la película argentina de Jorge Nisco con Adrián Suar está producida por Amazon y se estrenó semana pasada. Así también pasó con Muchachos, La Película de la Gente producida por Star+ que fue la película argentina más vista el año pasado y que va a estrenar el 11 de febrero no solamente en Star+ sino también en Disney+, adelantando la fusión de las dos plataformas que sucederá en algún momento de este año. 

Esta semana Apple estrena en cines Argylle a través de Universal, un tanque de U$S 200 millones de presupuesto creado por el inglés Matthew Vaughn (el de la trilogía Kingsman, con quien Argylle comparte universo) con un elenco clase A como Henry Cavill, John Cena, Bryce Dallas Howard, Samuel L. Jackson, Sam Rockwell, Bryan Cranston y varios más. De hecho, CODA, la primera película que la empresa de la manzanita estrenó en cines en 2021, se llevó el Oscar a Mejor Película en la entrega de 2022, algo que todavía Netflix no pudo hacer. El año pasado Apple también puso en pantalla grande Los Asesinos de la Luna de Scorsese, que también tiene varias chances de llevarse algún Oscar este año. 

La N se queda atrás

El estreno de una película en cine todavía tiene tracción y genera boca en boca en el público, algo que en una plataforma no siempre pasa. El impacto del cine contrasta con la incansable oferta de las plataformas donde, de un día para el otro, las películas desaparecen de la home y hay que buscarlas para encontrarlas. Esa política de Netflix no le cae bien a los cineastas y para la plataforma le es más difícil negociar con los actores de alto perfil cuando las otras plataformas les aseguran un estreno cinematográfico competitivo. 

A pesar de esto, en el último Earnings Call de la semana pasada, Netflix anunció un aumento de subscriptores a 260 millones globales. La política de no compartir la contraseña le dio frutos y la gente, en vez de darse de baja, optó por la suscripción. 

A horas del anuncio de que Stuber dejaba la empresa, Netflix comunicó que será el hogar de la WWE por un contrato de diez años pagando US$ 500 millones anualmente: un total de US$ 5.000 millones. WWE es la empresa más exitosa de lucha libre de Estados Unidos con eventos semanales, shows en vivo en estadios, giras promocionales y merchandising por doquier. De ahí salió, por ejemplo, The Rock, quien no casualmente anunció estos días que vuelve después de años y va a asumir un puesto ejecutivo en la empresa. 

El contrato de Netflix con WWE incluye la transmisión en vivo del evento RAW los lunes a la noche. Netflix no ha probado demasiado esa modalidad: el especial de Chris Rock: Selective Outrage fue transmitido en vivo en marzo de 2023 y en abril, un episodio reunión del reality Love is Blind (cuya versión local estrena pronto conducido por Darío Barassi y Wanda Nara). 

.
El contrato de Netflix con WWE incluye la transmisión en vivo del evento RAW los lunes a la noche.

Para este año, la plataforma se aseguró los derechos de transmisión de los SAG Awards (el sindicato de actores) el 24 de febrero próximo. No sería de extrañar que en los meses siguientes, Netflix ofrezca más eventos en vivo para convertirse prácticamente en un canal de televisión como Star+ y su sección deportiva.

Otra razón probable de la partida de Stuber es que debido a la crisis de los estudios y la guerra de las plataformas, el contenido propio volvió a ser licenciado como fue al principio de Netflix. Warner Bros. Discovery cedió derechos no exclusivos de varias series de su catalogo de HBO Max a Netflix, como Six Feet Under, que hace una semanas recuperó preponderancia al ser descubierta ahí por varias personas. 

Este 2024 parece ser un año importante para las plataformas con fusiones, licencias, eventos en vivo y otras modalidades que antes no había. De cierta forma, Netflix volvió a sus orígenes: comprar contenido ajeno y ofrecerlo. Había empezado a producir contenido propio como mecanismo de defensa cuando los estudios decidieron retirarse de la plataforma. 

Pero ahora, los estudios volvieron a licenciar y Netflix quizás no necesite gastar US$ 200 millones en películas de no muy buena calidad y peor recepción crítica que después de unos días vuelven a ser fondo de catálogo junto a los realities de cocina, juego de destreza y documentales de asesinos seriales.

 

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

MÁS NOTAS

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés