El Economista - 70 años
Versión digital

mie 01 Feb

BUE 25°C
Versión digital

mie 01 Feb

BUE 25°C
Puede verse en cualquier orden (menos el capítulo final) y es auto conclusiva: dos características no usuales en el mundo del streaming
Netflix

Caleidoscopio: la primera miniserie de 2023 no lineal y auto conclusiva

Este domingo 1 Netflix puso al aire los ocho episodios de Caleidoscopio, creada por el escritor Eric García

Sebastián Tabany Sebastián Tabany 02-01-2023
Compartir

Eric García es un escritor nacido en Miami quien tuvo su primer acercamiento a Hollywood cuando Ridley Scott adoptó su novela Matchstick Men de 2002 en Los Tramposos (2003), una comedia de estafadores con Nicolas Cage que le debe mucho a Nueve Reinas, estrenada dos años antes. 

Quizás sea una casualidad o no. 

También en la nueva serie creada y producida por García junto a la productora de Scott hay referencias a Argentina. De hecho, el personaje de Paz Vega es una exiliada argentina durante la dictadura, comentando en un diálogo que "Videla hizo desaparecer a mis padres" y en varios pasajes hablando en porteño con puteadas como "boludo" y la "c...de tu madre" incluidas. 

Además, el reducidor de joyas a quien Ava, el personaje abogado de Paz, consulta frecuentemente se llama Javier Zanetti. Ahí no hay coincidencia alguna. 

Caleidoscopio (Kaleidoscope) es ante todo una miniserie del género de robos. Inspirada en un hecho real cuando en 2012 durante el huracán Sandy una bóveda en Wall Street se inundó poniendo en peligro miles de millones de dólares en bonos que se mojaron y arruinaron. 

García toma la premisa y la transporta a la actualidad cuando el ladrón profesional Leo Pap (Giancarlo Esposito, por una vez no interpretando un villano) junta un grupo de especialistas para robar la "bóveda más segura de la Costa Este", como dice su dueño, George Salas (Rufus Sewell) que alberga siete mil millones de dólares al portador, propiedad de Los Trillizos, un triunvirato de personas que harían las delicias de los conspiranoicos del Encuentro Bilderberg .  "¿Bonos al portador como Duro de Matar?", pregunta uno de los ladrones refiriéndose al botín del clásico film. Así y con varias referencias pop, Caleidoscopio va formando su identidad: una miniserie atractiva y también dramática. 

Resulta que Pap y Salas tienen una historia en común. Al igual que la mayoría de los personajes que se presentan en los ocho capítulos. Desde la agente del FBI (Niousha Noor) hasta la mano derecha de Salas (Tati Gabrielle), y obviamente los ladrones reclutados, todos tienen un as en la manga y una faceta oculta que se devela, no linealmente. 

Es interesante la construcción de la miniserie. Los episodios no están numerados sino que sus títulos tienen colores como "Azul", "Rojo", "Violeta" y un subtitulo como es el caso de "Verde: siete antes del robo" o "Rosa: seis meses después del robo". Un video introductorio cuando se oprime "play" en la plataforma informa al espectador que los episodios se pueden ver en cualquier orden, menos "Blanco: el día del robo" donde se descubren todos los interrogantes que fueron esparciéndose en los siete episodios restantes y aunque temporalmente transcurre dos capítulos antes, cierra el rompecabezas creado por García. De hecho, ese era el nombre original cuando comenzó a filmarse a fines de 2021: "Rompecabezas" (Jigsaw). Hasta hace poco ese era el título pero en noviembre la plataforma decidió cambiarlo. 

La no linealidad del visionado remite a opciones más literarias como Rayuela de Julio Cortázar o los libros infanto juveniles de la serie Elige Tu Propia Aventura, pero acá la elección es solamente del orden de los episodios, no de lo que sucede como puede pasar también en algunos videojuegos donde hay una ramificación de opciones, dejando de lado otras que hasta que no se comience de nuevo no se van a poder experimentar. 

Este "no orden" de los episodios es ingenioso porque de cierta manera evita el clásico "previamente en" del episodio siguiente. Sí, hay una repetición de ciertos conceptos por parte de los personajes en especial el de la bóveda y sus métodos de seguridad que son dichos por distintos personajes varias veces a lo largo de la miniserie. 

El recurso no lineal también abre un concepto ontológico de lo que es una serie (o miniserie, en este caso). ¿Ver capítulos en cualquier orden hace que sea una serie o un ejercicio audiovisual? 

No parece ser un camino a seguir por las plataformas sino un artilugio diseñado especialmente para contar una historia de traiciones y ocultamientos. Es dudoso que para un drama donde no hay misterios sea útil o hasta conveniente este formato. 

Pero para una historia de robos donde no se sabe por qué pasa lo que pasa, quién se relaciona con quién y por qué los personajes hacen lo que hacen la no linealidad le sienta bien y además promueve un ejercicio activo por parte del espectador que si no ve ciertos detalles, no va a entender algunas cosas que pasaron o pasarán. Las pistas están todas ahí, solo hay que ver la serie atentamente y darse cuenta el significado de los colores, separados o hasta juntos precisamente como el título de la miniserie.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés