El Economista - 70 años
Versión digital

lun 06 Feb

BUE 29°C
Versión digital

lun 06 Feb

BUE 29°C
Cine

Batman Vuelve cumple 30 años: cómo una disputa entre Burton y McDonald's terminó con la saga

Despues de la batmanía de 1989, las películas de superhéroes parecían marcar el nuevo camino de Hollywood. Pero unas Cajitas Felices, una baba negra, un Robin afroamericano ausente y un auto violeta previnieron que eso suceda hasta sino una década después.

whatsapp image 2022-12-26 at 8.04.14 pm
whatsapp image 2022-12-26 at 8.04.14 pm
Sebastián Tabany Sebastián Tabany 26-12-2022
Compartir

En 1989, Batman, dirigida por un joven de 27 llamado Tim Burton, fue un exitazo impresionante. En los '80 se produjo una explosión de escritores que revolucionaron la industria del comic como Alan Moore con Watchmen, Chris Claremont con X-Men, John Byrne con Superman y principalmente Frank Miller con Batman, que terminó definitivamente con el remanente de la serie de los '60 y presentó un Caballero Oscuro ídem. 

El reaganismo y el thatcherismo ayudaron a describir una sociedad pospunk, depresiva, pesimista. Y en ese zeitgeist es que aparece la película de Batman con Michael Keaton y Jack Nicholson. Warner quería estrenarla para el 50º aniversario y pisó el acelerador para llegar a 1989. 

Burton, quien venía de un éxito moderado pero interesante en su visión estética con Pee Wee's Big Adventure, su primera película en 1985, supo ser el indicado para llevar la moda del nuevo Batman a la pantalla grande, más después de que Warner le diera Beetlejuice en 1988, convirtiendo al realizador en una personalidad propia y creativa. El resultado: éxito descomunal (US$ 250 millones) y Batmanía a full. 

Después de Batman, Warner rechazó el próximo proyecto de Burton que terminó en 20th Century Fox. Edward Scissorhands fue otro éxito descomunal, elevando la carrera de Johnny Depp y Winona Ryder y presentando, de nuevo, la estética inusual del realizador. Fue entonces que Warner le dio carta blanca a Burton que haga lo que quiera para la secuela de Batman. 

"Yo iba a ser el primer guionista para darle una gran historia a Tim Burton: tres actos y listo", comentó el escritor Dan Waters en una entrevista en la revista Entertainment Weekly en 1992. "Pero después de un par de semanas con Tim te das cuenta que no va a pasar. No piensa de esa manera. Opera en este nivel abstracto y de asociaciones". 

Waters escribió cinco borradores del guion pero a Burton y al estudio no le gustaron y después de un año, se alejó del proyecto. Para julio de 1991 necesitaban un guion: en agosto iban a empezar a filmar y los sets se estaban construyendo. Burton trajo a Wesley Strick (Cabo de Miedo) y el guionista empezó con una revisión total no tanto para armar una historia coherente sino para salvar tiempo y dinero. Durante la segunda semana de filmación, faltaban unos días para que entrara al rodaje Marlon Wayans, quien sería un Robin afroamericano medio punk. Pero la producción estaba atrasada y Warner le dijo a Strick que lo sacara del guion. 

Batman Vuelve cumple 30 años: cómo una disputa entre Burton y McDonald's terminó con la saga
Batman Vuelve cumple 30 años: cómo una disputa entre Burton y McDonald's terminó con la saga 

En la misma nota Strick cuenta: "Dan había puesto a Robin el líder de una pandilla que trabaja para el Pingüino y eventualmente se le pone en contra. Nadie estaba que la película pudiera funcionar sin él pero fue tan fácil sacarlo que me di cuenta que nunca fue necesario". 

Hablando del Pingüino, la idea que el personaje fuera tan desagradable e irredimible no vino de Burton sino del propio actor Danny DeVito. "Danny no quería un villano querible", sigue Strick. "Su enfoque era más de un espíritu virulento". Desde el comienzo su personaje es de una película de terror, no de una de superhéroes para toda la familia. Su presentación es, oculto en una caja, cuando toma al gato de la familia y lo devora en la oscuridad. De grande, muerde un pescado crudo, le sale baba negra por la boca y muerde una nariz. 

Debido al retraso en la filmación los ejecutivos de McDonald's no pudieron ver la película antes y tuvieron que comenzar la producción a ciegas de los juguetes para su Cajita Feliz coincidiera con el estreno. La calificación de PG-13 debería haber servido de advertencia que Batman Vuelve no era para el target de niños a los que la Cajita Feliz apuntaba que era entre las edades de 1 a 10. Eso significaba que los niños no podían ver la película de los juguetes que tenían. Para cuando McDonald's vio Batman Vuelve, los ejecutivos quedaron horrorizados. 

"Creo que enojé a McDonald's", diría Burton en Yahoo! años después. "¿Qué esa baba negra saliendo de la boca del Pingüino? ¡No podemos vender Cajitas Felices con eso!".

McDonald's no era el único espantado. Si bien Batman Vuelve abrió primera en recaudación, cuatro semanas después casi desapareció de la taquilla. Recaudó 160 millones, pero de un presupuesto de 100 y el boca a boca fue devastador. La mitad de la gente aplaudía que Burton haya redoblado la apuesta con personajes como el Pingüino, la Gatúbela de Michelle Pfeiffer en un traje de cuero ajustado y la historia cuasi bíblica de los pingüinos con cohetes en sus espaldas secuestrando primogénitos. Otras personas, especialmente aquellas ligas de padres de familias cristianos, quedaron horrorizados frente a esto. La crítica la amó y al día de hoy la consideran mejor que su antecesora.

Batman Vuelve cumple 30 años: cómo una disputa entre Burton y McDonald's terminó con la saga
Batman Vuelve cumple 30 años: cómo una disputa entre Burton y McDonald's terminó con la saga 

McDonald's, mientras tanto, no promovió la película per se sino que incluyó en las Cajitas Felices juguetes de Batman, sí pero genéricos que no estaban en la pantalla grande (igual los niños no iban a poder verla por la calificación). 

Ejemplo de este es un colorido auto violeta de Gatúbela, ausente en la historia de Burton.  La promoción se mantuvo por contrato hasta septiembre pero la lección que tuvieron y que exigieron para después fue leer los guiones antes de firmar los contratos. 

El colorido auto violeta de Gatúbela, ausente en la historia de Burton
El colorido auto violeta de Gatúbela, ausente en la historia de Burton

Debido al poco éxito y la polarización en la recepción Warner Bros. decidió no seguir con Burton y buscar un director que produzca una tercera parte más accesible. Así llegaron a Joel Schumacher que volvió en Batman Forever de 1995 al espíritu de la serie de Adam West. Keaton, fiel a Burton, se negó a participar y entró Val Kilmer. 

Las consecuencias de fracaso comercial de Batman Vuelve produjeron una oleada en todo Hollywood que puso un freno al acelerador de las películas de superhéroes. Durante esa década habría muy pocas, la Batman mencionada y su secuela Batman & Robin de 1997, otro fracaso aún peor que Batman Vuelve. 

Lo que después del 1989 y en 1992 parecía una ola imparable de adaptaciones sería pospuesta casi una década hasta X-Men del año 2000 donde recién y tímidamente Marvel comenzaría a asomar la cabeza. Y todo por una baba negra y un par de escenas grandguignolescas que les gusta a Tim Burton, que vistas treinta años después, no son para tanto.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés