El Economista - 73 años
Versión digital

jue 18 Jul

BUE 17°C
ENTRETENIMIENTO

5 series y películas para ver este fin de semana en Netflix, HBO Max, Prime Video y Star+

Una selección con las series y películas recomendadas para este fin de semana.

Las 5 mejores películas y series para ver este fin de semana.
Las 5 mejores películas y series para ver este fin de semana. El Economista
Oscar Mainieri 28 septiembre de 2023

Con tantas plataformas de streaming a nuestra disposición, puede parecer casi imposible decidirse por algo para ver durante el fin de semana

Por eso reunimos en una selección especial las mejores series y películas, que incluye también estrenos en salas de cine, para convertir ese menú interminable en un problema del pasado.

Estas son las series y películas para ver en el fin de semana en Netflix, Prime Video, Star Plus y HBO Max.

1. Miniserie para ver en Netflix: El caso Hartung

6 episodios de una hora bastan para dar forma a una de las mejores miniseries que Netflix ofrece, plena de intriga y misterio. Hay un asesino que amputa miembros a madres de familia y deja como suvenir un muñequito armado con castañas. La detective Nadia Thulin (Danica Curcic) y su compañero recientemente asignado Mark Hess (Mikkel Boe Følsgaard) pronto establecerán relación con el secuestro de la hija de la ministra de acción social, Rosa Hartung (Iben Dorner).

Como nunca apareció un cadáver, Rosa y su esposo creen que aún la muchacha podría estar viva. Rosa es un mujer atribulada, eternamente dividida entre su labor como ministra y madre. Y no hablemos de Nadia, siempre deseando disminuir sus horas de trabajo para compartir más tiempo con su hija.

Los homicidios de mujeres van acumulándose. Nadia soporta presiones tanto en el ámbito laboral como en su hogar; la niña reclama su presencia. Y para colmo, Mark aporta un pasado que no lo hace sentir valorado por sus compañeros de tareas, pese a ser muy bueno en lo suyo. Su inestabilidad emocional lo hace difícil de tratar.

Esta serie danesa sabe cómo dosificar la acción y el suspenso con el drama humano. Imperdible.

2. Serie para ver en Star Plus: El Mantequilla: maestro de la estafa

Esta divertidísima serie mexicana (8 episodios de 25 minutos) tiene la virtud de presentarnos a un actor de infinitos recursos: Alberto Guerra, con muchas de las características de Martín Bossi, dada su inagotable capacidad camaleónica para encarnar a diversos personajes.

Guerra interpreta a Emiliano Escamilla y adopta distintas personalidades en tren de vengar a su madre, una mujer que sufre de Alzheimer y que en su pasado lo arriesgó todo por su amor, un famoso estafador apresado en 1963 por el comisario Robles (Rafael Sánchez) y que todavía cumple condena. 

Pero quien cumple condena hace 20 años dice no ser el legendario Mantequilla. Y hay un nuevo Mantequilla que se está apoderando de fortunas, cuadros valiosísimos, collares que dejan pálidos a los que poseía Elizabeth Taylor en su colección. El caso a resolver cae en manos de la hija de Robles, Elena (Mayra Batalla), acusada de nepotismo por sus compañeros de trabajo, todos varones. 

Elena debe pisar con seguridad el territorio por el que se mueve porque es su primer caso y está en juego su valía, no sólo como detective sino también como mujer. Le asignan a un compañero a punto de jubilarse que ya ha pasado la fecha de vencimiento y también se apoya en un joven y ambicioso periodista, con el que intercambiará información.

Mientras tanto, el nuevo Mantequilla sigue vaciando cuentas bancarias y dándose la gran vida.

Más allá del atractivo de Guerra como actor y la caracterización de sus distintos personajes, el guion es hábil en denunciar innumerables situaciones en donde la corrupción a todo nivel causa estragos en la sociedad mexicana. 

La acción transcurre en 1983 y gran parte del placer de su visionado no sólo tiene que ver con la agilidad e inventiva de los guionistas, también con la maravillosa puesta en escena, con vestuarios, escenografías y decorados que rozan el kitsch, temas pops de la época muy bien utilizados y una banda de sonido compuesta para la ocasión que hacen que El Mantequilla se convierta en un plato muy bien sazonado y para una amplia variedad de paladares. Imperdible.

3. Miniserie para ver en HBO Max: No se lo digas a nadie

Cuando se cree que el horror tiene un límite, aparece este documental -uno de los más vistos en la historia de HBO- que narra el tristemente célebre crimen de Pioz, en España, donde un matrimonio brasilero y sus dos criaturas -de 4 y un año- fueron encontrados desmembrados dentro de unas bolsas de consorcio en la casona que alquilaban. 

Desconcertada, en un primer momento, la policía del lugar busca un sicario. Se había corrido el rumor que el padre de familia debía dinero. Un sobrino de 19 años, que había estado viviendo hasta hace poco con ellos, se vuelve al Brasil por miedo a ser la víctima del próximo homicidio.

La investigación avanza y se descubre que el homicida es el sobrino. No puede ser extraditado. Pero una compañera de secundario suya ha recibido en su celular fotos de los cuerpos recién trozados que el homicida enviara a su amigo más intimo en Brasil y que se han desperdigado por cientos de móviles...

El documental abunda en testimonios de miembros de la familia, una familia hundida por la tragedia. También hay distintos testimonios de compañeros de estudio del psicópata, de la chica que recibiera las fotos, y del amigo más intimo, un nerd que confunde las fronteras entre la ficción de los juegos de la Play y la realidad. Se expresan los investigadores y vemos parte del juicio que el muchacho enfrenta en España y que lo pondrá entre rejas por décadas.

Con ritmo afiebrado, los responsables del producto -5 episodios de una hora- dirigidos por Juan Carlos Arroyo y guionados por Marcos Nine y Teresa Latorre, se las han ingeniado para hacer que esta cabalgata por el horror sea ágil y entretenida.

4. Miniserie para ver en Amazon Prime: Swimming with Sharks

Hay productos que no son buenos pero pueden atraer nuestra atención por variados motivos: entre ellos las variadas dosis de erotismo y las cumbres de perversidad que pueden alcanzar algunos de sus personajes.

En sólo 6 episodios de 25 minutos se amontonan clichés como la ejecutiva de un estudio de Hollywood que llegó al poder tras acostarse con su jefe y se mantiene en su puesto cortando cabezas. Una jovencita sin pasado que la quiere emular, que luce las trencitas de Heidi pero esconde a una Lolita psicópata detrás de sus serviciales sonrisas. Secretarios maniáticos en busca de un lugar bajo el sol. Maridos que no pueden embarazar a sus esposas pero gastan cebitas en infinidad de amantes. Muchachos que andan en patineta pero que sirven de descarga sexual a esposas frustradas sexualmente. Madres inestables emocionalmente cuyo único escape es la pantalla de cine. 

La ejecutiva es encarnada por Diane Kruger, esa belleza alemana que se luciera en Bastardos sin gloria y en Troya, que aquí hace gala de un hieratismo y una sensualidad bañada en hielo. Es lo suficientemente buena actriz `como para otorgarle convicción a su rol.

La secretaria es interpretada por Kiernan Shipka, que se hiciera conocida encarnando el rol de la hija de Don Draper, el ejecutivo de la publicidad que hizo famoso a Jon Hamm en Mad Men. Vimos desarrollarse a esta niña durante años. He aquí el resultado: una sonrisa angelical que no duda en clavar estiletes o frotar caramelitos en diversas zonas de su cuerpo para conseguir lo que la jefa desea.

Y la cereza del postre es Donald Sutherland, como el jefe del estudio postrado en cama, esperando una muerte que se demora y que no deja de proferir indignidades y exigir espectáculos non sanctos a sus subalternos. De seguro, quien fuera el Casanova de Fellini consiguió aquí el rol más desagradable de su larga carrera.

Los varones parecen modelos escapados de las pasarelas. Lo mismo que las protagonistas, exudan un sex appeal digno de mejores causas, o series. 

Pero el espectáculo que se brinda es lo suficientemente vistoso como para hacer que la mirada no se distraiga de la pantalla, lo que no es poco. Mucho erotismo y suspenso hacen de esto un buen entretenimiento intrascendente.

5. Miniserie para ver en Amazon Prime: Pequeños fuegos en todas partes

Esta miniserie de 8 episodios de 45 minutos, basada en la novela de Celeste Ng, tiene como aciertos la actuación de su protagonista y productora, Reese Whitherspoon, y un guion que - sin desdeñar lo melodramático - ofrece apuntes sabrosos sobre los prejuicios de clase y raza de la sociedad que retrata.

Ambientada a fines de la década de los 90, cuando gobernaba el presidente Clinton, en Ohio, en un pueblo llamado Shaker Heights, cuenta la historia de dos madres, Elena, que se casó y dejó su carrera de periodista un tanto de lado para dedicarse a criar cuatro hijos, y Mia, que lleva una vida de trashumante junto a su hija Pearl, huyendo de un pasado cargado de secretos, pero sin nunca abandonar su pasión como artista.

Que Elena sea una de las cabecillas de la comunidad - sus padres ayudaron a fundarla -, pertenezca a la clase alta y siga todas los manuales de etiqueta y conducta habidos y por haber, que haga alharaca de ser progresista en cuanto a la convivencia con otras clases y razas, no impide que someta a su marido y a sus cuatro hijos a los rigores de su perfeccionismo. Tampoco que infrinja y trasgreda todas las convenciones cuando cree que algo contraviene sus intereses.

Mia, por su parte, no puede evitar ser una cifra para los que la rodean, aún para su propia hija, que encuentra todo lo que ambiciona en el hogar de los Richardson, donde la tratan como una hija más. A lo largo de los episodios, uno irá vislumbrando el pasado de estos personajes mediante breves flashbacks que posibilitarán que se comprenda el por qué de la aspereza y la naturaleza profundamente compasiva de la artista plástica, como también la bilis que atraganta a la periodista de segunda categoría, pese a sus logros como figurón de la pequeña y modélica sociedad en que se mueve.

La hija menor de Elena, Izzi, atraviesa una deriva muy frustrante para su madre, ya que no encaja en ninguno de sus esquemas mentales... por lo que buscará refugio en los brazos de Mia. En tanto que Pearl, agotada de lidiar con la naturaleza enigmática y melancólica de su progenitora, hallará confort y estabilidad en los brazos de Elena... A partir de allí, los circuitos y los incendios estallarán por doquier.

El conflicto de Pearl - capaz de someterse a sutiles abusos con tal de ser aceptada- recuerda al de la hija de la mucama en Imitación de la vida (Douglas Sirk, 1959), una de las cumbres del melodrama hollywoodense. Pero aquí la aversión hacia el color de la propia piel y los de su raza se transforma en la necesidad de recubrirse de las apariencias materiales de la clase dirigente. Pearl y su madre no se avergüenzan de ser afroamericanas, aunque la hija padezca por ser pobre.

Las actuaciones de Witherspoon, -que puede componer en un instante a la reina de las arpías y, según las circunstancias, una mujer extremadamente vulnerable-, y las adolescentes que interpretan a Izzy y a Pearl, son destacadas. No puede decirse lo mismo de Kerry Washington, que interpreta a Mia con un solemnidad que no alcanza a expresar todas la dimensiones de su combativo personaje.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

MÁS NOTAS

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés