El Economista - 70 años
Versión digital

vie 24 Jun

BUE 9°C
Versión digital

vie 24 Jun

BUE 9°C

Corte: se aprobaron los pliegos

El oficialismo en el Senado logró completar el Máximo Tribunal con un amplio respaldo de la oposición, que exigió debatir su ampliación con representación de género.

16-06-2016
Compartir

Cambiemos logró aprobar en el Senado los nombramientos de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz para completar la Corte Suprema de la Justicia. Obtuvo un abundante respaldo y superó con holgura los dos tercios exigidos por ser una sesión especial. A pesar del considerable el apoyo, la oposición adelantó que ahora se deberá discutir la ampliación del Tribunal, discusión que no es renegada por el oficialismo.

Fue un día importante para el Gobierno en el Congreso, consiguió dejar atrás el sin sabor que dejó la ley antidespidos, y aprobar un nuevo examen legislativo, provocando además, dudas sobre la unión del bloque mayoritario, el FpV-PJ. Rebasó además el número alcanzado en la primer sesión del año, cuando se aprobó el pago a los fondos buitre. Aquella vez la votación había sido en favor al proyecto impulsado por Cambiemos por 54 votos contra 16 negativos. Ayer, el respaldo al nombramiento de Rosatti fue de 60 escaños positivos y 10 en contra mientras que Rosenkrantz fue 58 a 12.

La reunión que mantuvieron el martes por la noche los mandatarios provinciales del PJ habría sido clave para destrabar la problemática del número que alarmaba al oficialismo. Así lo confirmó Ruperto Godoy, por San Juan, que declaró haber conversado con el gobernador, Sergio Uñac, y que este le pidió “la necesidad de poder acompañar”, según informó la agencia de noticias Télam. En parte, para el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, “la masividad del voto debe tener que ver con el hecho de López”.

Oposición dividida

Horas antes de la sesión, como es habitual, el bloque de senadores del FpV-PJ se reunió y escuchó al jefe del bloque, Miguel Angel Pichetto, que otorgó la “libertad de acción” para votar las candidaturas. Las disidencias, que van en aumento, no perjudicarían al bloque, según comentó el sector kirchnerista de la bancada, aunque avisaron que se deberán replantear ciertas actitudes.

A la posición de Pichetto, que desde un principio adelantó su respaldo a los candidatos del Ejecutivo, se le sumaron Rodolfo Urtubey, de Salta, el ex gobernador de Tucumán José Alperovich y el senador Omar Perotti, de Santa Fe, figuras importantes del PJ en la Cámara Alta, que ayudaron a que el acompañamiento a los pliegos sea de la magnitud finalmente lograda. Esta conducta fue reprochada, por senadoras como Virginia García, cuñada de Máximo Kirchner, María Ester Labado y Angeles Sacnun, entre otras integrantes del FpV-PJ que nuevamente, por poco en soledad, votaron en contra de una iniciativa del Gobierno. Argumentaron que los candidatos deberían ser rechazados por “vicio de origen” al aceptar jurar como jueces cuando el presidente Mauricio Macri los había designado por decreto.

Juan Manuel Abal Medina sorprendió al núcleo kirchnerista al respaldar los dos nombramientos. El exjefe de Gabinete no tomó uso de la palabra durante la sesión pero sí declaró vía Twitter que “ambos candidatos son idóneos por su formación académica y su experiencia jurídica”. Ante la crítica por aprobar la candidatura de Rosenkrantz, cuyo estudio jurídico defendió al grupo de medios Clarín, señaló que el magistrado “afirmó en audiencia pública que se excusaría en causas que involucrasen a quienes hayan sido sus clientes”.

Al igual que en Diputados, el FpV sufrió una baja: la senadora de Misiones Sandra Giménez, que votó a favor de ambos pliegos. Es además la impulsora de uno de los proyectos para ampliar el Tribunal, en su caso a 24 jueces, uno por provincia. Los quince senadores de Cambiemos presenciaron la sesión casi como espectadores, y dejaron que los senadores de la oposición sinceren su respaldo o repudien las designaciones, confiados en que el punteo previo y las negociaciones darían resultado. El ministro de Interior, Rogelio Frigerio, que estuvo en el Congreso durante las dos sesiones que se realizaban en simultaneo, volvió a demostrar garantías a la hora de lograr consenso entre los gobernadores. “Las negociaciones siguen, pero ya tenemos el número”, le había revelado el martes por la noche una senadora de renombre a El Economista. Las predicciones se confirmaron al aprobarse la labor parlamentaria, en donde se acuerdan los temas a tratar, lo demás era cumplir con una formalidad y porque no, como finalmente sucedió, sorprenderse con un número mayor de respaldos. No obstante, la integración de la Corte Suprema continuará en la agenda de la Cámara Alta. La oposición aceptó aprobar los dos candidatos del Ejecutivo siempre en tanto se discuta una ampliación del número del Máximo Tribunal. El Gobierno manifestó en los últimos días que es un debate que no debe darse en este tiempo mientras que sus representantes en el Senado mantuvieron opiniones contrarias. Legisladores de Cambiemos expresaron su conformidad en el tema planteado e indicaron que la mejor opción sería agrandar la Corte a siete miembros, con representación de género.

Enterado de la noticia, el ministro de Justicia Germán Garavano, felicitó a los flamantes jueces de la Suprema Corte y agradeció al Senado “por respetar la institucionalidad”.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés