“Hay que resolver la vieja agenda y empalmarla con la del futuro”

"Si el Gobierno gana las elecciones, no vas a tener al día siguiente millones de dólares haciendo cola para entrar" afirma Ricardo De Lellis, CEO de KPMG Argentina

14-06-2017
Compartir

Entrevista a Ricardo De Lellis CEO de KPMG Argentina

El Economista dialogó con Ricardo De Lellis, CEO de KPMG Argentina, sobre la visión de sus colegas locales y la situación de la economía vernácula.

Si tuviéramos que describir la visión de un CEO promedio de Argentina. ¿Cómo está viendo las cosas?

Como arranque habría que decir que es la primera vez que participa el país y eso revela el cambio de visión de afuera hacia adentro con respecto a Argentina. La percepción ha cambiado radicalmente, y no es la única muestra. Sobre el crecimiento, las cifras no sorprenden, y están más o menos en línea con lo que plantean todos: un crecimiento, aunque nada espectacular, y sostenido en el mediano plazo. Eso sí: con una gran disparidad sectorial. No va a ser parejo para todos.

¿Cuáles aparecen como ganadores y cuáles luces más rezagados?

Por confidencialidad, no lo puedo decir. Pero es obvio que las perspectivas no son las mismas para el agro y la banca que para el retail y el consumo masivo.

¿Y están dispuestos a invertir? O prefieren mantenerse en modo wait-and-see y ver para creer?

La inversión también depende del tipo de negocio. Si hay negocio, es decir, retorno del capital ajustado por riesgo, hay inversión. Cuánto más baje el riesgo país, también más proyectos entran en aprobación. Y hay algunas inversiones que están ocurriendo, quizás porque tienen más certezas, como son las energías renovables, que tienen una ley con metas y Argentina tiene condiciones. Lo mismo pasa con energía y con la infraestructura, aunque viene algo más lenta. Si la idea es poner una fábrica de consumo masivo que emplee mano de obra, la historia es otra.

¿Y las elecciones no importan?

Sí, y te lo hacen saber. Y el propio Gobierno las ha planteado como un referendo. La expectativa está y afuera están mirando. Pero si el Gobierno gana claramente, algo que no parece porque todo indica que no habrá grandes vencedores ni vencidos, no vas a tener el día siguiente miles de millones de dólares haciendo cola para entrar.

O sea que importa más la fórmula de retorno ajustado por riesgo?

Sí, y como decía, allí tenemos la baja del riesgo país, que es importante. Por ahora, todos preguntan y todavía la carpeta de Argentina no ha pasado a los primeros lugares en los escritorios de los que deciden. Pero está.

Hay mucha expectativa en la reforma impositiva, pero algunos rumores le han bajado el precio diciendo que será light porque el Gobierno no tiene resto fiscal para bajar impuestos agresivamente. ¿Qué piensa?

Sí, claro. Cada uno lo ve desde su óptica. La situación no va a dar para una reforma radical. Cuando hablamos de competitividad operan muchos factores y sólo basta ver las aristas que mide el World Economic Forum (WEF). Es como un boletín de calificaciones y Argentina se lleva hasta gimnasia a marzo. Hay que trabajar en varios frentes desde el mercado de capitales hasta la logística y el costo laboral. No es solo arreglable a través de los impuestos. Y hay que tener paciencia.

Pero son temas que están en la agenda del Gobierno?

Sí. Todo está presente. Y hay funcionarios jóvenes muy preparados y entienden estas cosas. Es una cuestión a mediano y largo plazos y hay que tener paciencia porque son diversas las cosas que hay que arreglar. Por ejemplo, los de la vieja agenda y allí menciono a la inflación. Nos tenemos que preguntar cómo hacemos, en 2017, para estar cómo estamos. Si seguimos con inflación vamos a estar discutiendo toda la vida. Hay que resolver esa agenda vieja y empalmar con la nueva.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés