El Economista - 70 años
Versión digital

mar 28 Jun

BUE 10°C
Versión digital

mar 28 Jun

BUE 10°C
Reino Unido

Johnson sobrevive a la moción de censura, pero el 2024 está lejos

Con un partido fragmentado y afectado por las conductas de Johnson, el camino hasta 2024 es largo y sinuoso

Johnson señaló que el resultado a su favor fue decisivo y que le permite a su gobierno seguir adelante.
Johnson señaló que el resultado a su favor fue decisivo y que le permite a su gobierno seguir adelante.
Victoria Rinaldi Victoria Rinaldi 23-06-2022
Compartir

Las recientes celebraciones llevadas a cabo por el Jubileo de Platino de la Reina Isabel II no alcanzaron a desviar las miradas de los británicos sobre el Partygate. Los eventos y homenajes organizados entre el 2 y el 6 de junio para conmemorar los 70 años desde que la Reina ascendió al trono también se vieron atravesados por el reciente escándalo de fiestas organizadas durante la cuarentena, que vincula a múltiples figuras de la política británica, incluido su Primer Ministro, Boris Johnson.

Las celebraciones se extendieron por todo el Reino Unido, además de sus territorios de ultramar y aquellos reinos pertenecientes a la Mancomunidad de Naciones, como Australia, Canadá y Nueva Zelanda.

  • Si bien Isabel II no participó de la totalidad de los eventos debido a su avanzada edad -siendo representada por el Príncipe Carlos en aquellos a los que no pudo asistir-, las mismas contaron con multitudinarios eventos y mensajes por parte de las más importantes figuras políticas del mundo, tales como Joe Biden, Xi Jinping, Olaf Scholz e Isaac Herzog.

Fue en uno de estos eventos del Jubileo llevado a cabo en la famosa Catedral Saint Paul de Londres, y en presencia de figuras locales de relevancia, como importantes políticos que ocuparon su puesto con antelación, que Boris Johnson fue abucheado por la multitud de espectadores que aguardaban en la entrada de la Catedral, para observar a quienes participan del servicio religioso.

Tan solo unos días después de esta situación, el lunes 6, una nueva moción de censura fue impulsada para remover a Johnson de su puesto.

  • Finalmente, el Primer Ministro logró permanecer en el mismo, pero el panorama político en el que hoy se encuentra inmerso, ha cambiado sustancialmente.

El Partygate

Las reuniones en Downing Street 10 tuvieron lugar mientras en el resto del país regían extremas medidas de cuarentena. Las mismas tuvieron como asistentes a distintos funcionarios de la casa y miembros encumbrados del Partido Conservador, siendo Johnson uno de ellos.

Originalmente, el Primer Ministro negó que los eventos hubieran ocurrido. Sin embargo, se encontraron pruebas para establecer que se llevaron a cabo dieciséis reuniones, ocurridas entre mayo del 2020 y abril del 2021. Si bien el Primer Ministro no participó en la totalidad de las mismas, su presencia pudo verificarse a través de distintas fotografías de los eventos, llevando así a la apertura de la investigación.

Sue Gray, en su carácter de Segunda Secretaria Permanente en la Oficina del Gabinete, produjo el informe correspondiente a la investigación sobre la situación, concluyendo indubitablemente en que los eventos señalados efectivamente habían ocurrido y que el liderazgo de Johnson debía hacerse responsable por haber permitido que las fiestas hayan tenido lugar.

  • Entre sus hallazgos, Gray explicó que las fiestas habían seguido hasta altas horas de la noche, con invitaciones enviadas por correo, y señalando que los asistentes fueran cuidadosos cuando hubiera periodistas en las cercanías del edificio.
  • Finalmente, Gray presentó un detalle de información que generó incomodidad: los concurrentes incurrieron en malos tratos y faltas de respeto para con los encargados de la limpieza y la seguridad en Downing Street.

Johnson fue hallado culpable de haber participado en algunas de las reuniones y de haber permitido la totalidad de las mismas. La sanción aplicada contra el Primer Ministro, fue únicamente una multa a pagar por uno solo de los eventos a los que asistió, lo que generó desconcierto y fastidio en la población.

Agrupaciones de familias damnificadas por la pandemia de Codi-19 manifestaron su descontento por la liviandad de la sanción aplicada, pidieron la salida de Johnson exponiendo cierto grado de similitud en el trato que el Primer Ministro les había proporcionado a ellos como al asignado oportunamente a su personal de limpieza y de seguridad: como una inconveniencia.

¿Una jugada fallida?

Con altos niveles de desaprobación y los abucheos en la Catedral de Saint Paul, el Partido Conservador decidió tomar cartas en el asunto y el lunes 6 de junio inició una moción de censura contra Johnson. Para la misma, se requería que al menos cincuenta y cuatro parlamentarios del partido se manifestasen a favor, y ese número fue alcanzado. Luego de tensas horas, Johnson sobrevivió y ahora se aferra a su cargo. Sin embargo, los números de la moción de censura muestran un cambio en el panorama político en general y en el de su propio partido en particular.

De 359 miembros, 211 se mantuvieron fieles a Johnson, asegurándole su puesto, pero 148 se mostraron en contra, evidenciando así una notable división interna dentro del partido del Primer Ministro. Si bien es posible afirmar que, dentro de esta nueva oposición, convergen múltiples facciones internas del partido, fuentes cercanas a Johnson señalaron que se trata mayoritariamente de parlamentarios en contra del Brexit, aquellos que creen haber sido excluidos o desplazados de una promoción en su puesto, y aquellos que creen que los medios de comunicación son el mundo real.

Tories alineados a Johnson confían en su capacidad de superar estas situaciones, señalando que lo ocurrido representa un buen resultado para la política y el país, y creen que Johnson aún puede resistir hasta las próximas elecciones previstas para 2024.

Sin embargo, Johnson y su partido aún debe enfrentar elecciones complementarias y a su vez, el Primer Ministro aún debe enfrentar preguntas en la Cámara de los Comunes en relación a sus dichos sobre la inexistencia de reuniones durante la cuarentena, lo que puede afectar aún más su alicaída imagen.

¿Qué le depara a Johnson? 

Johnson señaló que el resultado a su favor fue decisivo y que le permite a su gobierno seguir adelante y enfocarse en lo que le importa a la gente. El próximo paso del Primer Ministro será intentar recuperar el control de su partido y mover de su Gabinete a quienes sospecha que pueden haberle sido infieles. Pero con los resultados del lunes 6 y los altos niveles de desaprobación, resulta difícil asegurar que Johnson efectivamente vuelva a obtener la confianza del Partido Conservador.

El Primer Ministro no corre peligro de enfrentar otra moción de censura en el corto plazo, ya que las normas del partido señalan que un líder no puede enfrentar este proceso dos veces en un período de doce meses. Sin embargo, los hechos no parecen dejar tranquilo del todo al Partido Conservador, que ya vislumbran nuevos posibles líderes: Ben Wallace, Ministro de Defensa que, a partir de su rol en el conflicto entre Ucrania y Rusia, posee una aprobación de 85%, o Liz Truss, secretaría de Exteriores, con 60% de aprobación, entre otros.

Todos son funcionarios del gobierno, que poseen porcentajes de aprobación mucho más altos que los de Johnson y no cuentan con el desgaste que ya acumula el Primer Ministro.

  • Además, cabe tener en cuenta que figuras del Partido Conservador han dejado en claro que las reglas pueden ser modificadas con suficiente apoyo de los parlamentarios tories. Si Johnson hace memoria, podrá recordar que fue esta misma posibilidad la que llevó a Theresa May a abandonar su puesto en el año 2018, luego de haber salido triunfante de una moción de censura.

Johnson parece encontrarse satisfecho con su triunfo, teniendo en cuenta que su partido aún posee la mayoría de los escaños. Pero es posible que, con 148 tories en contra y un partido visiblemente fragmentado y afectado por las manchas en su reputación que está generando Johnson, este resultado que él cree satisfactorio verdaderamente haya sido el peor resultado para su gobierno en consideración al tiempo que aún le queda para estar a cargo.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés