El Economista - 70 años
Versión digital

jue 30 May

BUE 14°C
Escenario

Wall Street voló por un índice y aquí el canje llegó al 61%

Massa hace equilibrio entre lo que pide a las empresas y lo que reparte a los que menos tienen. Los dólares financieros suben. Bonos débiles, con un canje que funcionó a media máquina.

Wall Street tuvo la mayor suba del año y el dólar global bajó porque EE.UU. tuvo menos inflación.
Wall Street tuvo la mayor suba del año y el dólar global bajó porque EE.UU. tuvo menos inflación.
Luis Varela 11 noviembre de 2022

En una de las ruedas más volátiles de los últimos tiempos, los mercados de aquí, allá y todas partes fueron sacudidos con variaciones histéricas, en las que por momentos hubo subas y bajas sucesivas de más menos 20%, todo con algún resabio de la elección de medio término de EE.UU., pero fundamentalmente con datos inflacionarios y laborales de ese país, que dejaron a todo el mundo enloquecido.

Centralmente, considerando primero la variación de los precios al consumidor, la economía norteamericana tuvo una suba del 0,4% en octubre, inferior a la esperada, por lo que la variación anual cedió hasta el 7,7% anual, por debajo del 8,2% de septiembre y del 8,0% esperado. Y al mismo tiempo, conocidos los despidos masivos en las empresas tecnológicas, también se difundió el dato del pedido de ayudas por desempleo, y se mostró que ese número volvió a crecer, ya que hubo 225.000 solicitudes, 7.000 pedidos más que en la medición anterior de 218.000 reclamos.

Como si se tratara de dos pinzas, el IPC en baja y los pedidos de ayuda en alza, convencieron a los inversores altamente especulativos de la Bolsa de Nueva York que el titular de la Fed, Jerome Powell tendrá que bajar su presión con la veloz suba de tasas que viene aplicando desde hace meses, al pasar la tasa corta de 0,5% a 4% anual. Hasta el martes los pronosticadores estaban divididos, el 75% creía que subiría la tasa otra vez en diciembre en medio punto y el 25% en 75 puntos básicos. Y ahora el 25% cree que el aumento será de un cuarto de punto y el 75% estima que el aumento será de medio punto. 0,5%. Y semejante estimación hizo que la Bolsa de Nueva York tuviera la mayor suba diaria del año, al tiempo que el dólar global en general bajó, aunque no en todas partes.

El dólar en el exterior

Ayer en el exterior el dolar saltó 3,2% en Brasil (que tuvo un día complicado) pero luego bajó 0,8% contra el yuan, 1,2% en México, 1,4% en Chile, 1,8% contra el euro, 3,1% contra la libra y 3,3% contra el yen. Y en Argentina tampoco hubo un día cambiario tranquilo: con fuerte intervención oficial (ya que el BCRA vendió reservas por US$ 95 M en el Mulc y, al mismo tiempo, chupó de los bancos la enormidad de $805.382 millones en Leliq cortas), el dólar blue se mantuvo quieto, en $292, pero el resto de los dólares financieros libres estuvo para arriba, sobre todo el dólar fuga. El dólar Qatar subió 66 centavos hasta 335 pesos, el Senebi subió 62 centavos hasta $306,90, el MEP saltó $6,14 hasta $299,58 y el contado con liquidación subió $2,21 hasta $308,38.  Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 74,3% y la del CCL con el mayorista fue del 92,3%.

Los datos de leve descompresión inflacionaria en EE.UU. hicieron que la Bolsa de Nueva York literalmente volara: el índice tecnológico Nasdaq tuvo un brinco del 7,4% (con papeles que subieron más del 15%), el S&P subió 5,5% y el Dow mejoró 3,7%, por lo que luego de un vibrante electrocardiograma de 90 días estos índices de colocaron en los niveles más altos de los últimos dos y tres meses. Pero no a todas las bolsas les fue igual de bien. Europa terminó en general en verde y México subió 1%, pero hubo caras muy serias en Brasil, ya que tras la derrota de Bolsonaro, en un clima crispado, la Bolsa de San Pablo cayó 3,6%.

Los valores argentinos

Para las acciones argentinas el resultado fue positivo, pero intermedio. Con $2.447 millones operados en acciones y $7.778 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió 1,2%. Mientras que los ADR argentinos que operan en Nueva York  estuvieron mixtos: los índices neoyorquinos volaban, pero en papeles argentinos hubo suba del 1% al 10,4% para Bioceres, Despegar, Mercado Libre, IRSA y Telecom; pero al mismo tiempo se registraron bajas del 1% al 4,2% para Supervielle, Edenor, Loma Negra, Francés y Central Puerto.

De alguna manera el clima si se quiere indefinido de los papeles locales estuvo ligado a lo que pasó con el mercado de bonos y con el canje de deuda que realizó Sergio Massa para intentar limpiar los vencimientos de deuda por $1,5 billones que se acumulaban desde ahora hasta fin de año. En definitiva, Economía logró reducir los vencimientos de noviembre y diciembre en $ 931.000 millones (el 61% de lo que se pretendía), por lo que aún quedan $ 569.000 millones que se intentarán canjear en las próximas jornadas.

Con ese canje de fondo, los bonos argentinos anotaron una baja promedio del 0,6% en el día, pero como hubo un violento cambio en la valuación de los papeles norteamericanos (que marcan el eje de las comparaciones de los bonos de todos los países), el riesgo país argentino terminó cediendo 40 unidades, hasta 2.484 puntos básicos. 

Intentando simplificar, ya que la licitación incluyó muchas variantes, se colocó el 50% de lo captado en el bono dual con vencimiento en julio de 2023, el 28% fue captado en el bono dual con vencimiento en junio de 2023 y el 22% en el bono dual con vencimiento en septiembre de 2023. Lo cual significa que los pesos que están encerrados en pesos, en bancos, compañías de seguros y organismos institucionales esperarán hasta junio para decidir qué hacer con la montaña de vencimientos. Considerando que de ahora a diciembre hay todavía vencimientos por $569.000 millones, y que entre enero y septiembre todos los meses hay vencimientos por más de $ 1billon, con los meses de agosto y septiembre con pagos comprometidos por más de $2 billones.

Commodities y criptos

Además de toda la volatilidad enloquecida de las bolsas y del canje de deuda argentino, hubo varios movimientos en los commodities con un día ciertamente histérico para las criptomonedas. Hubo suba del 0,7% para el petróleo, fuerte repunte para los metales preciosos, metales básicos también firmes, granos a la baja tanto en chicago como en Rosario. Y un día inolvidable para las criptomonedas, donde el Bitcoin viajó primero a la baja hasta US$ 15.700 y finalmente resucitó para terminar a US$ 17.530 con un repunte final de casi 4%, pero hubo variantes como el Ethereum que fueron hacia abajo y luego hacia arriba, con desplomes iniciales del 15% y subidas finales del 17%, ya que la extrema iliquidez del centro cambiario de criptos FTX, iba a ser comprado por Binance, luego el trato fue anulado, y al final el rescate fue concretado.

En suma, la inflación norteamericana dio un respiro, plantea que la Fed quizás sea más benévola en diciembre, pero nadie lo sabe, por lo que Wall Street festejó en corto, sin pensar demasiado que de largo el desempleo sube y que recesión achicará ganancias de las empresas. 

Y a nivel local, todo estuvo girando en torno del ministro Massa, que más allá del canje que algo libera, estuvo en la reunión de la UIA, donde pidió un acuerdo para regular 1.400 productos hasta marzo, sin que los empresarios confirmaran sus posturas hasta que Economía les garantice los dólares que necesitan para importar insumos. De fondo, el BCRA sigue comprando bonos con emisión, y el ministro promete aumentos, bonos, a empleos privados y a jubilados, sin que nadie entienda cómo cerrará todo eso con la inflación. Massa aseguró que para fin de año se logrará cumplir con el acuerdo con el FMI. El equipo técnico llega hoy, para hacer auditoría presencial, y ayer por octavo día consecutivo el Banco Central volvió a perder reservas por lo que nadie llega a comprender como hará el ministro para bajar la inflación, emitiendo pesos, entregando bonos, y mucho menos cómo logrará juntar dólares en el BCRA. 

La luz de esperanza es que pareciera que desde el domingo habrá lluvias. La cosecha de trigo esperada fue bajada de nuevo, y la siembra inicial de maíz y soja vienen demoradas, por lo que el futuro de corto es una gran incógnita. Mientras tanto, Alberto está en París y luego en Bali, los movimientos sociales inundaron la 9 de julio. Y Cristina Fernández se enfocó en recusar a la juez que investiga a los que intentaron asesinarla. Todo eso, con Horacio Rodríguez Larreta haciendo política en la UIA, diciendo: "por los delirios cambiarios, los cepos y las burocracias, 7 de cada 10 empresas tienen problema para abastecerse de insumos importados y 3 de cada 10 ya frenaron sus actividades".

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés