El Economista - 70 años
Versión digital

sab 24 Sep

BUE 21°C
Versión digital

sab 24 Sep

BUE 21°C
Escenario

Los inversores no quieren pesos ni ningún papel del Estado

A la espera de la movida del jefe de la Fed, las commodities mundiales estuvieron débiles y las Bolsas se aliviaron. La Bolsa argentina fue la mejor de todas. Pero los inversores locales no quieren ni pesos ni bonos.

La gran novedad monetaria de ayer fue que el dólar superó los 7 yuanes por dólar en China.
La gran novedad monetaria de ayer fue que el dólar superó los 7 yuanes por dólar en China.
Luis Varela Luis Varela 20-09-2022
Compartir

Mientras la música de fondo de los inversores siguió escuchando lo que pasa con el juicio por Vialidad, la posibilidad de que se deroguen las PASO, el sí técnico del FMI (al que le falta el OK del directorio) y la traba a Massa para colocar gente propia en el BCRA, el mercado argentino siguió mostrando la misma condición: renuencia a permanecer en valores públicos (como el peso y los bonos) y preferencia por comprar acciones y cosas (lo cual impacta en inflación más picante).

Ayer, aquí, allá y en todas partes, la pregunta que buscó más respuestas fue el intento de saber qué hará mañana Jerome Powell en la reunión de dos dias (miércoles y jueves) que hará la Reserva Federal de EE.UU. La mayor parte de los especialistas estima que subirá la tasa corta en 75 puntos básicos, aunque algunos imaginan que el incremento puede llegar a ser del 1 punto. Y esas dos estimaciones hicieron que las tasas largas de los bonos norteamericanos estuvieran sostenidas: 4,1% anual a 1 año, 3,7% a 5 años y 3,5% a 10 y 30 años.

La inquietud global no está centrada únicamente en lo que pase en EE.UU. El domingo Italia vota nuevo gobierno, se supone que la ultraderecha va con ventaja y en línea con eso los bonos italianos perdieron tanto precio contado que su tasa a 10 años paga 4,1% anual en euros, cuatro veces más que lo que paga Suiza1% anual en francos suizos.

La escalada del dólar

La gran novedad monetaria de ayer fue que el dólar superó los 7 yuanes por dólar en China, tal como se venía proyectando. Y en general el billete verde estuvo firme en Asia, subió por ejemplo otro 0,2% contra el yen, pero no cambió en Chile, cedió 0,1% contra la libra y el yen, bajó 0,6% en México y cayó 1,8% en Brasil.

En Argentina los precios del dólar siguieron gobernados por el dólar soja, al que en teoría le quedan dos semanas más de vida, ya que el 30 de setiembre termina su vigencia a $200. Aunque anoche había una reunión en el directorio del BCRA donde se están cocinando nuevos cambios, con más cepos para algunas operaciones y sorpresas para otros, que se conocerán en pocas horas.

Todo ese combo permitió que ayer el BCRA lograra juntar más reservas (subieron en US$ 133 millones, y desde el 5 de septiembre hasta ahora han crecido en US$ 1.677 millones, casi la tercera parte de lo que liquidaron los exportadores de los porotos. Los intercambios comerciales y la debilidad del yuan están limando parte de la suba.

Lo notable del día es que la titular del FMI Kristalina Georgieva anunció que el equipo técnico había aprobado la auditoria con cierre a junio, a pesar de no haberse cumplido el objetivo de suba de reservas, y el trámite será ahora que lo trate el board o directorio del organismo y que el 7 de octubre sean liberados los DEG por US$ 3.900 millones, que en realidad serán casi un asiento contable, porque se irán inmediatamente en dos vencimientos por casi US$ 4.000 millones que debe asumir Argentina con el Fondo para seguir en estado performing (sin default).

La licitación revancha

Ayer también se concretó la licitación revancha de colocación de bonos en pesos, y el resultado fue extremadamente pequeño, tras el gran éxito del viernes pasado. Con apenas 35 ofertas, Economía captó $32.648 millones en la licitación revancha de Ledes y Lecer, y la mayoría en titulos tomados fueron cortos ajustados por inflación. En detalle, el 79% de lo captado fue en una letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento con vencimiento 17 de febrero de 2023 (x17f3 -  reapertura), el 11% en una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de enero de 2023 (s31e3 - reapertura) y el 10% restante en una letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento con vencimiento 16 de junio de 2023 (x16j3 - reapertura).

O sea, ni los inversores institucionales ni los sojeros que cobran lesos del dólar soja eligen quedarse en operaciones con tasa de interés en los bancos. Los que tienen pesos sobrantes tienen tres destinos principales: comprar cosas (presionando sobre la inflación), comprar dólares o comprar acciones o cedears, es decir saliendo de todo lo que sea estatal argentino, no quieren ni pesos ni bonos.

Con ese cuadro, mientras las tasas de las Leliq y de los plazos fijos siguieron en el 75% anual, una buena parte de tenedores de pesos se fueron a los dólares libres, por lo que ayer subieron los catorce dólares de Alberto. El dólar blue subió $1 hasta $278, el Senebi subió $1 hasta $303,92, el MEP saltó $2,92 hasta $297,11 y el contado con liquidación subió $2,18 hasta $303,33. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 84% y la del CCL y el mayorista fue del 110%.

Y debido los cambios internacionales que están mostrando las divisas, el peso argentino también siguió retrocedieron contra otras monedas. Medidos en pesos, la libra oficial saltó ayer $1,20 hasta $165,07, el euro subió $1 hasta $144,69 y el real subió 67 centavos hasta $27,97.

Los bonos y las acciones

Detrás de esa firmeza en los billetes verdes (el MEP sube en 19 días del mes más de lo que paga la tasa nueva en todo un mes), los titulos públicos argentinos siguieron con cotizaciones débiles, por lo que el riesgo país de la Argentina siguió estacionado en el mismo lugar: 2.394 puntos básicos, casi nueve veces más alto que casi todos los países vecinos de nuestra propia región.

En cuanto a los precios de las acciones, tras las duras bajas de la semana pasada, ayer hubo una gran rotación que permitió que la bolsa de Nueva York finalice con una suba promedio del 0,7%. Al tiempo que la Bolsa de San Pablo estuvo de festejo con una mejora del 2,3%, a doce días de la elección presidencial que sigue teniendo a Lula como favorito, mientras que la Bolsa de México estuvo sin cambios. 

Pero lo mejor del día, tal como sucede desde fines de junio, siguió estando en la Bolsa de Buenos Aires, que logró un mejor volumen y un valor récord para el índice MerVal en pesos, que superó por primera vez en su historia los 150.000 puntos. Con $2.884 millones operados en acciones y $4.745 millones en Cedears, la Bolsa porteña subió 3,1%. Y las sonrisas no estuvieron solo en este mercado: los ADR argentinos en Nueva York mostraron subas entre 1% y 5,5% para Cresud, Central Puerto, Telecom, Galicia, TGS, Macro, Francés, Loma Negra, Pampa E, Supervielle, YPF, IRSA y Mercado libre; con baja del 2% únicamente para Despegar.

Ahora mueve Powell

Mañana Powell dirá si la tasa de la Fed sube 75 puntos básicos, o más. Pero los inversores altamente especulativos se animan a todo porque ven que los commodities van perdiendo cada vez más valor con este súper dólar y con estas tasas tan altas. Así, ayer el petróleo bajó otro 0,4%, los metales preciosos estuvieron débiles, los metales básicos actuaron mixtos. Los granos estuvieron mixtos en Chicago (con caída para el trigo) y con precios también en baja para el trigo y el maíz en Rosario. Y lo más débil del día, rasgando un piso que de romperse puede ser peligroso, fueron las criptomonedas. El Bitcoin perdió otro 1,7%, y hay analistas que lo ven con posibilidades de achicarse de los US$ 19.200 actuales hasta la zona de los US$ 12.000.

¿Cuál fue el término más utilizado ayer por los especialistas, tanto en Wall Street como en otros mercados? La palabra de moda es "rezago", es decir cuánto tiempo tardará efectivamente en hacer efecto la suba de tasas de la Fed y del BCE para que la inflación núcleo mundial termine por aplacarse. Las materias primas ya están bastante más frías, pero las economías entraron en una zona de autoindexación que sólo terminará si se logra un aterrizaje suave, o si eso no alcanza una recesión obligada. Lo importante, decisivo, es que la amenaza inflacionaria termine. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés