El Economista - 73 años
Versión digital

lun 22 Jul

BUE 11°C
Las acciones son las mejores y los bonos son los peores
Panorama

Las acciones son las mejores y los bonos son los peores

¿El mercado comienza a dudar que se realicen las reformas propuestas por el Ejecutivo a través del DNU y la Ley Ómnibus?

Luis Varela 03 enero de 2024

Con trabas en la Justicia al DNU que aplicó Javier Milei, que según el Procurador del Tesoro Rodolfo Barra serán eliminadas en pocos días, el mercado financiero argentino se mostró con claroscuros: el dólar blue se mantuvo aplastado, los dólares financieros libres volaron, la brecha cambiaria volvió al 30%, el BCRA logró comprar más dólares y sumar reservas, los bonos bajaron, el riesgo país subió más y, con más negocios, la Bolsa porteña mejoró, con los ADR argentinos en Nueva York con resultado mixto.

Este variopinto resultado del mercado local se encontró con una situación externa también bastante diversa. Hubo tres grandes factores que alteraron las cotizaciones globales

  • Se conocieron las actas de la Fed de diciembre, donde la mayoría de miembros aún ve riesgos en la inflación, por lo que las Bolsas mundiales bajaron. 
  • Se anotó un fuerte rebote del petróleo por la suspensión de transportes en el Mar Rojo y el canal de Suez por ataques terroristas a buques en tránsito. 
  • Y el Bitcoin se derrumbó, con importantes caídas en otras criptomonedas, por regulaciones de la Security Exchange Commission de EE.UU. (SEC).

En realidad el día fue convulsivo desde el minuto 1, ya que la jornada abrió con otra suba del 27% en las naftas, por lo que ahora se debe pagar entre $700 y $1.000 por litro, con lo cual llenar el tanque de un auto mediano cuesta unos $40.000. También se multiplicó lo que se cobra por las multas. 

Hay consultoras que calcularon el IPC de diciembre en el 23,5%, pero el vocero del Gobierno habla del 30% (algo que confirmará, o no, el Indec el jueves de la próxima semana.

Pero los precios de diciembre son casi la prehistoria, ya que el Ministerio de Infraestructura acaba de establecer que las tarifas de los trenes y los colectivos se indexarán mensualmente a partir de febrero de acuerdo al IPC. Según informaron, el 8 de enero sube el gas y el 26 de enero sube la electricidad, con aumentos que irán del 200% al 400%. 

Y todos estos nuevos valores pueden plantear otra trampa histórica para la argentina: la autoindexación de la economía será muy compleja y de alguna manera obligará a devaluar nuevamente en febrero o marzo, y eso a su vez reinstalará nuevas subas de los precios, en una rueda dramática sin fin.

En paralelo, hay situaciones que van marcando una más dura condición de la actualidad. Hay fuertes caídas en el consumo, bajas en las ocupaciones en los lugares de veraneo, menos autos en viaje. Se ve por ejemplo que los restaurantes de la costa están con mesas vacías, y ahí los precios empiezan a bajar. Con todo el mundo esperando que lleguen las paritarias, los sueldos nuevos, que ayuden a apaciguar el impacto de este fogonazo inflacionario.

Al mismo tiempo, el Gobierno se encontró con una complicación que esperaba. Por un lado, el oficialismo espera que a fines de enero se vote la "ley tren" en el Congreso en extraordinarias. Pero ya hay riesgos concretos de que el intento de cambio económico se aborte, porque el ala laboral de la Justicia aceptó la cautelar de la CGT, parando los cambios laborales que decidió Milei por decreto. 

De inmediato la CGT festejó y llegó a decir que si el Gobierno no insistía podía quedar suspendido el paro programado para el próximo 24 de enero. Pero el Procurador apeló de inmediato: dijo que el Fuero Laboral no tiene jurisdicción para tratar el DNU, que debe ser el fuero Contencioso Administrativo (donde Barra tiene mayor influencia) o que en su defecto se terminará llevando el tema a la Corte Suprema.

Mientras todo esto sucedía, los analistas económicos advertían que si se frenan las reformas laborales, los empleados en negro seguirán creciendo, los empleados en blanco seguirán achicándose y el "loop" argentino de 100 años seguirá, en una repetición similar al "Día de la marmota", la genial película de Bill Murray, donde todo se repite sin cesar, sin poder salir de una rueda rancia eterna, es decir sin ajuste en la política y en los sectores privilegiados, y con todo el peso del recorte en los privados, por lo que la inversión seguirá ausente, el empleo en blanco no va a resurgir, y esta parte de la historia será igual a lo que se vive en este caer indefinidamente.

  • Mientras todos estos contratiempos sacuden a la Argentina, las minutas de la Fed dejaron ver a todos los operadores que los directores de las entidades monetarias de las distintas regiones de EE.UU. creen que el problema inflacionario todavía no terminó, por lo que la idea de que la baja de la tasa base pueda empezar en marzo fue puesta en dudas. Así, tasas largas de EE.UU. estuvieron sin cambios: se pagó 4,8% anual a 1 año de plazo, 3,9% a 5 años, 3,9% a 10 años y 4% a 30 años. Y con eso, en el exterior el dólar subió 0,8% en Japón, 0,3% contra el euro y 0,1% en Brasil y China, no cambió en México y bajó 0,3% contra la libra y 0,4% en Chile.

A nivel interno, con un dólar exportador de $ 892,38 (que va perdiendo ventaja día a día con la presión inflacionaria), el Banco Central compró US$ 142 millones en el mercado, y al final del día la autoridad monetaria logró sumar US$ 222 millones en las reservas. Con eso, debido al obligado pago de cuentas interminables, el "chiquitaje" se ve obligado a vender dólares del "canuto", por lo que el blue no cambió y siguió a $1.005. Pero los dólares financieros libres volaron: el Senebi saltó $48,68 hasta $1048,68, el MEP brincó $59,08 hasta $1.049,18 y el contado con liquidación saltó $54,11  hasta $1.051,12. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 18% y la del CCL con el mayorista fue del 30%.

Esta situación de economía indexada y trabas en la Justicia al DNU de Milei determinó que, con más negocios, los bonos argentinos bajaron otro 1,5% y se transforman entre los que tienen peor resultado global en este momento, por lo que el riesgo país subió otras 48 unidades hasta 1.986 puntos básicos, casi en el nivel que tenía Sergio Massa.

La cúpula de la CGT.
La cúpula de la CGT

En papeles privados, la situación fue bien distinta: mala en el exterior y esperanzadora a nivel interno. El planteo de la Fed, con inflación todavía resistente, provocó una fuerte baja en la bolsa de Nueva York: el Dow perdió 0,7% el S&P achicó 0,8% y el Nasdaq cayó 1,2%. Al tiempo que la Bolsa de San Pablo mejoró 0,2%, pero la de México derrapó nada menos que 2,2%.

En el merado bursátil local la situación fue bien distinta: se confía en que el DNU será mantenido, desactivando la movida de la CGT en pocos días, y con más negocios, la bolsa de Buenos Aires subió fuerte en pesos, pero los ADR argentinos en Nueva York estuvieron mixtos. 

  • En números concretos, con $23.000 millones operados en acciones y $20.429 millones en Cedears, el índice S&P Merval subió 4,5%. Mientas que los ADR argentinos en Nueva York tuvieron un resultado mixto, con subas del 1% al 3% para YPF y Pampa E, pero con bajas del 1% al 5% para Supervielle, Loma Negra, Mercado Libre, Banco Macro y Bioceres.

Debajo de todos estos movimientos monetarios y de la reacción de los títulos, hubo una vibración importante en el precio de los commodities. Por ataques a barcos en el Mar Rojo, la empresa danesa transportadora de containers Merck decidió detener su actividad, por lo que hubo una fuerte suba del 3,1% para el petróleo. El aviso de la Fed de tasas altas por más tiempo determinó un fuerte descenso para los metales preciosos. Las dificultades de la economía global generaron una corriente débil para los metales básicos. 

Siguen registrándose alteraciones climáticas, por lo que Chicago terminó con granos mixtos (bien el maíz, mal el trigo), en tanto que en Rosario el girasol resucita, pero pierden valor la soja y el trigo. Y finalmente, si se quiere la noticia más inesperada del día vino de la SEC, que le puso freno al negocio cripto ya que está desarrollando indexación de monedas, y con la medida el Bitcoin se derrumbó 4,6%, con caídas de hasta el 10% en el resto de los valores de ese panel.

bitcoin
 

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés