El Economista - 70 años
Versión digital

dom 23 Jun

BUE 13°C
Panorama

La inflación de enero puede alterar a los enamorados

El BCRA vendió para frenar al dólar, pero el blue y el MEP subieron. Los bonos bajaron, el riesgo subió. Pero las acciones locales siguen de fiesta.

Las estimaciones hicieron girar las agujas. El dólar global subía, pero terminó débil, con tasas largas mixtas.
Las estimaciones hicieron girar las agujas. El dólar global subía, pero terminó débil, con tasas largas mixtas.
Luis Varela 14 febrero de 2023

Como si estuviéramos sumergidos en una repetición sistemática, en algo parecido a la controversia temporal de la película "El día de la Marmota", el mercado argentino repitió lo que viene sucediendo desde hace 22 semanas: el Banco Central siguió gastando dólares para frenar la corrida cambiaria, el blue y el mep volvieron a subir un nuevo escaloncito, los bonos bajaron 0,7% por lo que el riesgo país se sigue acercando lentamente a los 2.000 puntos básicos, y la gran distinción de todo este derrumbe se sigue dando con las acciones, que suben sin parar, con buen volumen, tanto en la Bolsa de Buenos Aires como en los ADR argentinos que cotizan en la Bolsa de Nueva York.

¿Se seguirá repitiendo esta tendencia? El danés Niels Henrik David Bohr, galardonado con el Premio Nobel de Física en 1922, solía repetir una frase con bastante sorna: "Hacer predicciones es muy difícil, especialmente cuando se trata del futuro". Y justamente hoy salen dos datos que pueden cambiar las cosas drásticamente, con reacción vertical en positivo o en negativo, de acuerdo a las cifras que se publiquen. Se trata de los índices de inflación de EE.UU. y de Argentina, y sus números regirán el comportamiento del mercado.

Para el IPC norteamericano, que se difundirá temprano, se espera una variación levemente hacia abajo: 6,2% interanual, de ahí que ayer el dólar global estuvo débil y Wall Street festejó. En tanto que el IPC nacional de Argentina se difundirá después del cierre, a las 16, y la variación se espera hacia arriba, 6% mensual y 98,7% anual, de ahí que ayer en el mercado local el dólar estuvo firme, con bonos débiles, riesgo a 1.966 puntos. Pero notoriamente con muchas sonrisas en las cotizaciones de los papeles privados.

Obviamente, como decía el danés, esas son las predicciones que tenían en el mercado hasta el cierre de esta nota. Si las cifras de los precios son buenas, será un buen día para comprar rosas y regalarlas al ser amado, pero si los datos son malos, definitivamente no te vas a enamorar, y hoy puede no haber fiesta.

El dólar en el mundo

Por lo pronto, las tasas largas de EE.UU. estuvieron mixtas: se pagó 4,9% anual a 1 año, 3,9% a 5 años, 3,7% a 10 años y 3,8% a 30 años. Y eso determinó que el dólar global, que había iniciado el día para comerse los chicos crudos, terminara bastante flojo. Ayer en el exterior el billete verde subió 0,7% en Japón y 0,6% en China, pero bajó 0,3% en México y Chile, cedió 0,4% contra el euro, 0,7% contra la libra y cayó 1% en Brasil.

Y a nivel local, otra vez con gran intervención del BCRA, que pierde activos y se endeuda cada vez más, vendió en el mercado de cambios otros US$ 48 millones para que el billete no llegue a $400. Pero igual las distintas cotizaciones estuvieron en general firmes: el dólar blue subió $2 hasta $379, el dólar Qatar saltó $2,36 hasta $397,56, el Senebi bajó $3,44 hasta $370,96, el MEP subió $1,12  hasta $355,27 y el contado con liquidación bajó 46 centavos hasta $369,80. Por lo que la brecha entre oficial y blue volvió al 91% y la del CCL con el mayorista fue del 93%.

Las tasas en EE.UU.

Si el dato de inflación norteamericano muestra que la tendencia a la baja continúe, es posible -solo posible- que Powell no sea demasiado agresivo en marzo con la suba de la tasa de interés corta. Ayer, como una señal solo de palabra, la gobernadora de la Fed Michelle Bowman afirmó que se necesitan más subidas de tasas para contener la inflación, y eso afectó a todos los bonos emergentes y los bonos argentinos perdieron otro 0,7%, por lo que el riesgo país subió otras 4 unidades, menos grave de lo que se suponía.

Todo está preparado para que mañana miércoles el Gobierno se lance a realizar una nueva licitación de deuda en pesos. Colocará Lelites, Ledes, Lecer y un Bonte para fondos de inversión, creadores de mercado e inversores en general. A los fondos comunes de inversión les ofrece una letra de liquidez del tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 28 de febrero de 2023 (nueva). A los creadores de mercado les ofrece una letra del tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de mayo de 2023 (s31y3 -reapertura) y una letra del tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento con vencimiento 16 de junio de 2023 (x16j3 -reapertura). Y a los inversores en general les ofrecerán un bono del tesoro nacional en pesos a tasa badlar privada por 0,70 con vencimiento 23 de noviembre de 2027 (tb27p - reapertura), el único título con vencimiento posterior a la PASO, posterior a la elección y posterior al recambio presidencial del 10 de diciembre próximo.

Massa y Rubinstein intentar renovar deuda en pesos por $ 512.000 millones, de los cuales $ 296.000 millones están en manos privadas,  y los operadores especulan con que estos últimos se quieren bajar, porque temen que no se podrá pagar o canjear la deuda por $14 billones que se acumula desde ahora hasta setiembre, un equivalente a casi  US$ 37.000 millones, un monto que las arcas oficiales no tienen. El Gobierno depende pura y exclusivamente de la confianza de los inversores privados, y por todas las decisiones que se están tomando a nivel oficial, la confianza es el bien más escaso en Argentina de estos días.

El desafío de Massa

Sin embargo, en el mercado tanto analistas como operadores descuentan que Massa logrará renovar el vencimiento, otra vez con una falsa licitación, ya que el BCRA compra bonos con pesos recién emitidos, y alimenta a organismos estatales para que estos luego se los entregue al Tesoro, en una suerte de trampa al solitario. Al tiempo que habrá que ver qué destino le dan los privados a los $ 296.000 millones que esperan no renovar. Especialistas muy conocedores de los negocios de estos días dicen: "esos pesos están encepados y no tienen mucha salida, por lo que es probable que para escaparse del Estado sigan comprando acciones en la Bolsa local, que es casi el único reducto no gubernamental que les queda. Pero el otro gran dato del día es ver qué harán las manos amigas -los organismos oficiales- ya que es posible que para renovar lo que tienen le pidan al Gobierno más tasa y menos plazo. El tiempo electoral empieza a acortarse. Y Massa deberá buscar soluciones pronto. 

Se especula con varias decisiones. Un Repo con dos bancos internacionales y un fondo de inversión saudí, que prestarían unos u$s 1.000 M con garantía de bonos que cotizan al 30%. También se espera que de un momento a otro se lance el dólar soja 3.0 con un valor posiblemente cercano al dólar mep (por lo menos eso es lo que piden los productores agropecuarios). Y también está en los planes realizar un nuevo canje de deuda voluntario, para empezar a postergar los vencimientos gigantescos de deuda en pesos, por entre $1 y $2,5 billones mensuales que se apilan como un dominó entre abril y septiembre.

Todos especulan, por supuesto, con la agenda electoral. Este domingo arrancó la temporada de urnas en las internas abiertas de La Pampa, donde JxC compitió, con la UCR venciendo al PRO, pero con el FdT ofreciendo un solo candidato, Ziliotto, que va por la reelección a gobernador el 14 de mayo, sin darle a la base peronista de elegir otro nombre, si es que hubiera querido hacerlo. Este quizás no pueda ser tomado como un botón de muestra muy válido porque La Pampa tiene muy pocos votantes habilitados y votó una parte muy reducida del padrón. Por lo que continúa la incógnita plena sobre lo que podrá pasar en las PASO nacionales y muchas más dudas sobre la elección presidencial del aún lejano octubre.

Wall Street y el aterrizaje suave

Si bien durante el resto de esta semana habrá más datos de consumo en EE.UU. que puede mover las agujas, los inversores altamente especulativos siguen esperando un aterrizaje suave y que se evite una recesión, de ahí que Wall Street sigue recuperando, por lo que todo estuvo en verde: hubo una suba del 1,1% para el Dow y el S&P, con alza del 1,5% para el Nasdaq, al tiempo que la Bolsa de San Pablo subió 0,6% y la de México trepó 1,6%.

Y nuevamente, con los pesos grandes encajonados, la Bolsa de Buenos Aires fue otra vez la mejor de todas. Con más negocios, $4.644 millones en acciones y $4.612 millones en Cedears, hubo una suba del 3,2% en el índice S&P MerVal. Al tiempo que los ADR argentinos que cotizan en Nueva York tuvieron un aumento en bloque, con subas del 1% al 8,5% para Cresud, Supervielle, Galicia, Edenor, YPF, Francés, Macro, Telecom, IRSA, Pampa E, TGS, Loma Negra, Central Puerto y Despegar; y con apenas una sola baja, del 1,4% para Bioceres.

Commodities mixtas

¿Qué pasó con los commodities? Ahí también hay día de la marmota, tal como sucede desde que Rusia invadió Ucrania. El petróleo subió otro 0,5%. Los metales preciosos estuvieron débiles. Los metales básicos actuaron mixtos. En Chicago el maíz y el trigo estuvieron levemente en alza, con la soja quieta. Y en Rosario el maíz subió otro 1,7% (hay retención de vacunos por las primeras lluvias y se necesita alimento), pero no hubo operaciones con soja, con los porotos retenidos en los silos a la espera de un dólar mejor. Y como se teme que la Fed suba más la tasa, las criptomonedas se están quedando sin nafta: ayer hubo una nueva baja del 0,5% para el Bitcoin con descensos de hasta el 2,5% en el resto de los valores del panel.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés