El Economista - 70 años
Versión digital

mar 27 Sep

BUE 23°C
Versión digital

mar 27 Sep

BUE 23°C

Impuesto a la renta financiera no detiene boom por activos argentinos

En la city porteña dicen que el apetito por los activos argentinos, luego del triunfo electoral de Cambiemos, es tan alto que eso disipa el mal humor por la medida oficial

06-11-2017
Compartir

El impacto de la propuesta de gravar la renta financiera, que incluye a los bonos del Gobierno pero no así a las acciones, no tendría demasiado peso en el corto plazo. En la city porteña dicen que el apetito por los activos argentinos, luego del triunfo electoral de Cambiemos, es tan alto que eso disipa el mal humor por la medida oficial. A esa conclusión llegaron la semana pasada, cóctel del ByMA mediante, los principales popes del mercado local.

Creen que, en otro momento del país, una noticia como ésta hubiera sido un golpe total para las cotizaciones. Pero, con el envión que tienen los activos financieros, “no hay con qué darle y sigue todo para arriba”.

De hecho, el Merval siquiera se inmutó la semana pasada cuando apareció el plan de Nicolás Dujovne ya que subió casi 2%. Tampoco hubo sobresaltos en los bonos (que sí se verían perjudicados por el tributo). “Las oportunidades que ofrecen los activos argentinos son enormes. Y no te olvidés que el precio no los marca el pequeño inversor, el que ahora tendrá que empezar a tributar, sino los grandes jugadores que ya pagan Ganancias al ser personas jurídicas. Por ende, a este mercado no le cambia mucho”, explicaba un directivo de una sociedad de Bolsa líder del microcentro.

https://twitter.com/jjcruces/status/927367956081905665

La sensación general de los hombres del mercado es que, por lo menos ahora, Mauricio Macri goza de tanta credibilidad, que la instauración de este gravamen pasa casi inadvertido. Entre los principales jugadores, la visión oficial que están brindando por estas horas, es que la bonanza con los activos argentinos está lejos de haberse terminado.

Lucas Gardiner, director de Portfolio Personal, señaló que hay mucho apetito por títulos argentinos, como se observó con el IPO de Loma Negra y con la colocación del Gobierno de nuevos bonos en euros, que tuvieron muchísima demanda.

“La visión en los mercados sigue siendo que Argentina es un buen país para prestar, un buen crédito. Los anuncios sobre el impuesto a la renta financiera entiendo no afectan esta visión. Si bien de corto plazo puede existir cierto impacto sobre la  rentabilidad, entendemos que la reforma en términos general será positiva para el país, con lo que a largo será más que compensado con una mejora en el riesgo país”, remarcó el especialista.

La visión desde Portfolio Personal es que acerca de bonos argentinos, siguen existiendo ventajas respecto de colocar en otros mercados, como por ejemplo el brasileño. “Los títulos, insistimos, se verían beneficiados con un país que logre reducir el déficit, la inflación y un crecimiento sostenido. De hecho, hay todavía posibilidad de seguir comprimiendo rendimientos respecto a otros países de la región como Colombia, Perú y Uruguay”, destacó Gardiner y resaltó que incluso aun pagando el 15% de impuesto, “seguimos siendo positivos”.  Si bien aceptó que el  anuncio provocó cierta incomodidad, “pero ahora habrá que esperar la letra chica y para eso falta, ya que estará en la reglamentación”.

Desde el banco de inversión Puente, que comanda Federico Tomasevich, hay dos formas en que el nuevo impuesto puede impactar en los mercados. En primer lugar, si el Banco Central decide subir la tasa para mantener una tasa real implícita en la curva de Lebac en torno al 10%, algo que sí sucedió en estos días. “Dicho movimiento favorecerá a los bonos Badlar, especialmente en un contexto en el que probablemente los inversores no residentes, que son los que fijan el precio de dichos instrumentos, no vean cambios en su tratamiento fiscal”, indican.

En segundo lugar, acota Puente, el impuesto reduce el retorno de los activos argentinos para los residentes locales en comparación a los activos del resto del mundo, los cuales esperan que continúen tributando la misma tasa. “En nuestra opinión, sin embargo, el impacto de esta segunda cuestión debería ser bajo, dado que los residentes locales no son los agentes de formación de los precios y, aún luego de impuestos, el retorno de los activos argentinos continuará resultando muy atractivo respecto a los activos del resto del mundo”, aseveran.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés