El Economista - 70 años
Versión digital

jue 13 Jun

BUE 23°C
Panorama

En Estados Unidos lograron encapsular la crisis bancaria

La rápida respuesta a los ahorristas de los bancos norteamericanos quebrados parece haber encapsulado el problema

Wall Street terminó para arriba, con el dólar global fortalecido.
Wall Street terminó para arriba, con el dólar global fortalecido.
Luis Varela 15 marzo de 2023

El día arrancó ayer con la mayor parte de los sitios web especializados destacando el desbarranque bancarios que se desarrollo entre jueves, viernes y lunes en EE.UU., pero a media tarde un título trepó hasta el tope de los encabezados: Argentina tiene una inflación de más del 100% anual

Tras la pandemia, la guerra en Ucrania y la enorme expansión de liquidez, casi todos los países del mundo anotaron sus variaciones inflacionarias más altas en 30 y 40 años, con índices anuales que se ubicaron entre el 8% y el 12% anual, pero prácticamente todos los gobiernos encararon ajustes, elevaron sus tasas de interés e iniciaron una lenta descompresión en la suba de los precios.

Ayer mismo, EE.UU. anunció que, con un mercado laboral muy firme, la economía norteamericana tuvo en febrero un IPC del 0,4% (anterior 0,5%) y una inflación núcleo del 0,5% (anterior 0,4%), por lo que su variación anual se ubicó en el 6% anual, desde el 6,4% marcado en enero. Este número, aún es lejano al objetivo del 2% de inflación anual que quiere la Fed, pero mostró que el encarecimiento de tasas va logrando su objetivo, eso sí, complicando a bancos y a muchos deudores.

Los datos estadounidenses

El leve retroceso de la inflación, algunos datos de empleo que mostraron que algo se están frenando algunos sectores y el rápido rescate que hizo el gobierno de Biden para sostener a los ahorristas de los bancos quebrados provocó un día con cotizaciones dislocadas, a los saltos, con diferencias notables. Pero como la tasa está logrando enfriar, los inversores especulativos se lanzaron nuevamente a comprar acciones, hasta que los índices encontraron una pausa por un mensaje que salió desde la propia Fed.

Fuentes del organismo insistieron con que el próximo miércoles subirán la tasa otro cuarto de punto, hasta 5% anual. Y con esos los precios se colocaron en una montaña rusa, con variaciones de delirio. La cotización bursátil de uno de los bancos que aún siguen abiertos pero que fue muy afectado, el First Republic Bank, cayó 62% el lunes y subió 27% ayer. Moody's le bajó la nota a todo el sistema bancario norteamericano, no hubo desbarranque, pero hay mucho desconcierto.

Uno de los elementos que más descolocó a muchos fue enterarse que uno de los directivos del Silicon Valley Bank (el banco quebrado el viernes, ubicado en el puesto 14 en total de depósitos de todo EE.UU.) es miembro de la Fed de San Francisco, uno de los que votarán el miércoles próximo para decidir si es conveniente o no seguir subiendo la tasa de interés. "Esto descoloca, el crac fue por ahora encapsulado porque el Gobierno le devuelve a los depositantes chicos hasta US$ 250.000 por cabeza, pero de fondo el mercado está con ebullición, como cuando alguien patea un hormiguero", decía un analista de Nueva York.

La realidad de Argentina

Y si bien esas cosas parecen extremas en un mercado como el norteamericano, sobrevolar Argentina muestra diferencias que directamente son para cerrar los ojos y pellizcarse, para entender si lo que pasa es realidad o ficción. El Indec anunció que la inflación de febrero fue del 6,6% y que la variación anual llegó al 102%, la más alta en 32 años, con un desmanejo de política económica monumental. Con economistas de todo el espinel destacando que "fuera de Venezuela, que es un planeta aparte, a ningún país latinoamericano le pasa ni por cerca el desastre de precios que sufre Argentina".

Esto, por supuesto, reactivará paritarias, hará saltar más el precio de los alquileres y generará más remarcaciones, en un mes de marzo que viene mucho más entonado de febrero. De hecho, hasta el fin de semana las consultoras estimaban que febrero podría tener una inflación del 6,2% y que marzo viene con un incremento del orden del 7%, en una escalera alcista muy peligrosa.

Este notable desequilibrio se dio con cortes de electricidad, miles de usuarios sin luz y sin agua, con cortes de calles de vecinos y de pobres, con una situación caótica, demostrando que estamos en un país deteriorado, perdido, como un trompo, sin dirección. Y en ese contexto hay representantes del FdT que dicen "todavía somos competitivos, solo tenemos que empujar el juicio a la Corte en el Congreso, y todo empezará a encarrilarse".

En términos estrictamente financieros, a nivel global el rescate de los ahorristas tranquilizó bastante la situación, aunque hubo mucha volatilidad. Uno de los elementos destacados fue un rebote en las tasas largas de EE.UU.: ayer se pagó 4,5% anual a 1 año de plazo, 3,8% a 5 años, 3,6% a 10 años y 3,8% a 30 años. Y con eso, en el exterior el dólar subió 0,7% en Japón, 0,3% en China y 0,2% contra la libra, no cambió contra el euro y el real, pero bajó 0,4% en Chile y 1,8% en México.

Y a nivel local, en una jugada ciertamente desesperada tras el anuncio de la mayor inflación en 32 años, el equipo económico siguió quemando naves. Para frenar una corrida cambiaria que no se detiene, el BCRA vendió ayer US$ 145 millones en el mercado en la séptima rueda consecutiva con saldo negativo y chupó depósitos de los bancos por $1,3 billones para frenar una presión de salida del peso que no parece tener fin.

Con todos esos billetes regalados y ese dinero restringido, los tipos de cambio estuvieron ayer bajo control artificial del Estado. El dólar blue no cambio y siguió a $377. El dólar Qatar subió 96 centavos hasta $418,72, el Senebi bajó $2,17 hasta $394,53, el MEP bajó $1,75 hasta $377,76 y el contado con liquidación bajó $3,94 hasta $391,63. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue siguió en el 80% y la del CCL con el mayorista fue del 94%.

Nueva licitación

Con estas intervenciones, a una semana de una nueva licitación de bonos en pesos donde Massa deberá conseguir del mercado más de medio billón de pesos para pagarle a los privados que no aceptaron el canje, y que esperan cobrar e irse (a comprar cosas, más inflación, o directamente al dólar), los bonos argentinos operaron con más volumen y con un mínimo repunte, por lo que se anotó una baja de 30 unidades para el riesgo país hasta 2.293 puntos básicos.

Pero en el terreno bursátil, fuimos otra vez los peores de todos en medio de un mundo muy caótico. Con alta volatilidad, con precios yendo y viniendo, la Bbolsa de Nueva York volvió a subir: el Dow ganó 1,1%, el S&P mejoró 1,7% y el Nasdaq avanzó 2,1%. Subía muy firme en la apertura hasta que se confirmó desde la Fed que el miércoles 22 habrá otra suba de un cuarto de punto en la tasa corta, eso hizo bajar los índices, pero al final de la rueda los pedidos volvieron a vencer y el cierre fue otra vez alcista, a pesar de la advertencia de Moody's que llega una vez que ya hay tres bancos quebrados. Detrás de eso, las bolsas latinoamericanas estuvieron débiles: la Bolsa de San Pablo cedió 0,2% y la de México perdió 0,6%.

Y a nivel local las cifras fueron peores. Con $5.303 millones  operados en acciones y $8.832 millones en Cedears, hubo una caída del 2,1% en la Bolsa de Buenos Aires. Al tiempo que los ADR argentinos que cotizan en Nueva York mostraron suba del 1% al 4,5% para Mercado Libre, Despegar, IRSA y Cresud; con bajas del 1% al 5,3% para Central Puerto, TGS, Telecom, Galicia, Supervielle, Loma Negra, Macro, Edenor, Francés e YPF.

Muchos cambios en commoditties

Todo esto está sumergido en un mundo sin dirección con variantes notables en los commodities. Hubo un derrumbe del 4% para el petróleo por temor a una recesión o a una crisis peor. Hubo un paso atrás para los metales preciosos. Los metales básicos actuaron mixtos. En Chicago subió algo el maíz y el resto no cambió. En Rosario hubo fuerte suba para el sorgo, con bajas para la soja y el maíz, con el campo esperando un dólar soja 3.0, y armando un tractorazo que vendrá a Buenos Aires el día en el que los piqueteros esperan cortar las rutas en medio de Semana Santa. Y casi lo mejor del día estuvo en las criptomonedas, ya que el Silicon Valey Bank tenía muchas cuentas en esas posiciones, los depósitos fueron salvados y con eso el bitcoin subió 3,2% y hubo aumentos de hasta el 5% en los valores de ese panel.

¿Qué lectura hacen los analistas? Advierten que el sistema financiero argentino tiene un goteo de depósitos que sigue creciendo. Los depósitos en dólares están estancados desde hace dos meses y los depósitos en pesos bajan, ya que una tasa del 75% anual no puede competir con una inflación que ya cruzó el 100% y que irá más allá. "Estamos en una condición de plata quemada, con riesgo creciente en todas partes, por lo que los inversores deben recalcular sus portafolios. Hay más riesgo y se deben tomar decisiones", dicen los especialistas.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés