El Economista - 70 años
Versión digital

lun 06 Feb

BUE 31°C
Versión digital

lun 06 Feb

BUE 31°C
Panorama

Dos buenas posibilidades frenaron la estampida del dólar

El mercado se inicio con corrida, con el blue superando los $360. Eso generó inestabilidad, pero luego hubo dos anuncios. Con eso el dólar bajó, pero igual terminó en récord.

El INTA dice que la sequía termina y Finanzas anunció una gran recaudación
El INTA dice que la sequía termina y Finanzas anunció una gran recaudación
Luis Varela Luis Varela 29-12-2022
Compartir

A medio día de ayer todo parecía indicar que se venía otra jornada con incendio cambiario, con nuevos récords para los 15 dólares de Alberto, y con un dólar blue que se estiraba hasta $360 en el peor momento, con operaciones pactadas a $367 en el interior del país.

La movida inicial incluso afectó la apertura de los precios de las acciones y de los bonos, que arrancaron con muchas dudas, mostrando la ilusión que se repite desde hace meses: todo es récord en pesos, pero medidos en dólares no subimos: bajamos.

Había, entre muchas otras cosas, gran incertidumbre por los mismos temas de política económica que se repiten desde hace tres años, a lo que se agregó la decisión del presidente Alberto Fernández frente al fallo de la Corte Suprema.

Y eso fue de alguna manera convalidado con el discurso que emitió Cristina Kirchner en Avellaneda para tropa propia, con la mayoría de la gente cambiando de canal, harta de escucharla.

Aparecen buenas noticias

Todo parecía levantar más la temperatura ambiente, pero sin embargo con el correr de la tarde aparecieron dos novedades positivas que le pusieron un freno a la corrida. Desde el INTA se anunció que para fines de enero finalizará el fenómeno denominado la "Niña" y que el régimen de lluvias y humedad empezará a volver a la normalidad. Y de manera esencial, la Secretaría de Finanzas anunció que tuvo una licitación espectacular: necesitaba juntar unos $90.000 millones y obtuvo nada menos que $326.610 millones, y pagando una tasa del 87% anual, levemente inferior a la del último llamado.

Esto que vimos con el INTA y con el resultado de la licitación no pueden ser tomados como dos buenas noticias pero sí como dos buenas posibilidades, ya que la llegada de las lluvias debe confirmarse y hay que ver de dónde vino la gran masa de pesos captada por el Tesoro, quizás volvieron a captar dinero de organismos oficiales, y se hacen trampa al solitario, ya que ni bien los $90.000 millones lleguen a las cuentas de los privados que no renovaron, pueden volver a la carga con la salida, y con una mayor suba en el precio del dólar.

La dirección del dólar

Sea como fuere, lo concreto es que el dólar blue hizo una "U", y de $360 en el peor momento retrocedió cuatro pesos, hasta $357, lo que de todos modos quedó un peso por encima del cierre del martes, por lo que ayer marcó un nuevo récord histórico. Pero ese giro en el mercado cambiario le devolvió potencia a la Bolsa porteña, que terminó con una buena suba y con buen volumen. Aunque no terminó de alimentar a los bonos, que siguen frenados, ya que el Gobierno los usa para calmar el mercado cambiario como sea.

Con toda esta volatilidad, se descoloca toda la economía. Los comercios no saben qué precios van a tener de reposición. Y esta incertidumbre crece en un momento en el que Sergio Massa pretende consolidar su sistema de "Precios Justos" hasta fines de 2023, sin importar si la ganancia de las empresas desaparece, si les hace daño a sus situaciones financieras, si se corre el riesgo de que haya gente despedida o lo que fuera.

Este notable movimiento interno vino acompañado a nivel internacional con una inseguridad que también está creciendo, no solo por la recesión esperada sino por el nuevo brote de covid que por ahora parece tener foco en China, pero que empieza a desplazarse hacia otros países. De hecho, EE.UU. le impuso ayer restricciones a la gente que llega desde China, y los contagios también están aumentando mucho en Argentina, con la vacuna bivalente que ya está en varios países aún sin llegar a nuestro territorio.

China, además, como está sufriendo problemas económicos sensibles, está abriendo su economía, y junto con eso todos se preguntan qué pasará con el petróleo. La ola polar en el hemisferio norte devolvió precios altos para el barril de crudo y eso inquieta porque puede sostener la inflación global y plantear una Fed dura durante 15 meses o más.

De hecho ayer las tasas largas de EE.UU. se sostuvieron: se pagó 4,7% anual a 1 año, 4% a 5 años, 3,9% a 10 años y 4% a 30 años. Y con eso el dólar global tuvo un día mixto: en el exterior subió  0,7% en Japón, no cambió contra la libra y bajó 0,4% en México, 0,6% en Brasil y cayó en Chile.

En Argentina, como dijimos, la apertura fue ardiente, pero al cierre hubo nuevos récords pero no tan altos como al inicio del día. El dólar blue subió $1 hasta $357. El dólar Qatar subió 78 centavos hasta $367,02, el Senebi bajó $5,15 hasta $348,04, el MEP bajó $3,76 hasta $331,63. Y el contado con liquidación brincó $8,32  hasta $345,20. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 95% y la del CCL y el mayorista saltó hasta el 96%.

Todo esto sucedió en un día en el que el BCRA mantuvo quietas las tasas de Leliq y plazos fijos en 75% anual. Pero gracias al anteúltimo día de dólar soja, logró comprar US$ 239 millones en el mercado cambiario gracias al yuyito, el monto más alto en tres meses, pero al final del día la autoridad monetaria solo sumó US$ 147 millones a las reservas por compensaciones de comercio exterior y además chupó de los bancos $2.543 millones en Leliq a seis meses y $16.220 millones en Notaliqs a seis meses.

Una buena licitación

Pero, en algo que fue tranquilizador, la licitación que realizó ayer Economía fue otra vez notable, pero sin alargar duración, o sea todo con vencimientos cortos. Con 1.426 ofertas, la Secretaría de Finanzas captó $326.610 millones, mucho más de lo que necesitaba, con una tasa de hasta el 87% anual. El 57% del dinero captado fue en una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 28 de abril de 2023 (s28a3 - reapertura), el 27% en una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de mayo de 2023 (s31y3 - nueva) y el 16% restante en una letra de liquidez del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 20 de enero de 2023 (nueva).

Detrás de eso, con todo el mercado sospechando que los participantes son organismos públicos, la cotización de los bonos argentinos anotó otra rueda levemente a la baja. Tanto que el riesgo país subió 4 unidades hasta 2.158 puntos básicos. Por lo que Argentina sigue inmóvil, en las alturas, sin ninguna chance de acceder a los mercados voluntarios internacionales de crédito.

Wall Street para abajo

Entre el covid y la expectativa de recesión, hubo otra caída en la Bolsa de Nueva York: el Dow bajó 1,1%, el S&P cedió 1,2% y el Nasdaq retrocedió 1,4%. Al tiempo que las bolsas latinoamericanas estuvieron mixtas: la de San Pablo subió 1,7% y la de México bajó 1,6%.

A nivel bursátil local, los inversores se ilusionaron nuevamente, con una suba en pesos que llegó a otro récord, pero sin que lo mismo pase si se mide en dólares. Con $4.382 millones operados en acciones y $5.260 en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió otro 3,4%. Mientras que los ADR argentinos que cotizan en Nueva York mostraron un día mixto, con subas del 1% al 3,7% para Macro, Francés, Bioceres, Galicia, YPF, Cresud y Telecom; y bajas del 1% al 3% para Despegar, IRSA, TGS y Mercado Libre.

De qué modo se mueven los commodities frente a todas estas oscilaciones: con volatilidad para todos los gustos. Hubo una baja del 0,9% para el petróleo, los metales preciosos estuvieron en descenso, los metales básicos actuaron mixtos, los granos subieron en Chicago pero bajaron 1,8% en Rosario. Y las criptomonedas siguen sin levantar cabeza: el Bitcoin bajó otro 0,5%, con mermas de hasta el 3,5% en el resto de los valores de ese panel.

¿Qué mirada sobresalió entre los principales analistas del mercado? Al unísono, sin fisuras, todos creen que la condición del dólar no va a cambiar, va a seguir subiendo. No están muy preocupados por esto porque el billete verde sube, se estaciona, y vuelve a subir, acompañando la inflación tremenda de casi 100%, por lo que no sería de extrañar que para las próximas elecciones supere los $600.

Y los que analizan los efectos secundarios van más allá: "que suba el dólar, si se quiere, tiene un costado positivo. Cristina se asusta y permite que el ministro de Economía de turno haga algún ajuste, por temor a que el Gobierno se desvanezca y se pierdan todas las cajas en un santiamén. Massa tiene armado el plan llegar, y no la tiene nada fácil, ya que desde el lunes le llegan vencimientos de deuda gigante, y tendrá que ponerle motor fuera de borda a la maquinita para alimentar las ofertas de pesos de los organismos públicos. Por supuesto, todo eso redundará en más inflación y más suba del dólar, algo que ya estamos viendo desde hace tres años".

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés