El Economista - 70 años
Versión digital

jue 30 Jun

BUE 10°C
Versión digital

jue 30 Jun

BUE 10°C
A la espera del estancamiento

Cayó la primera ficha de un dominó y no se sabe cómo termina

Los mercados creen que el estancamiento o una corta recesión harán innecesaria una suba en las tasas de interés y eso generó un día positivo

Las acciones y los bonos tuvieron un buen día, mientras que el mercado cambiario mostró una foto completamente diferente.
Las acciones y los bonos tuvieron un buen día, mientras que el mercado cambiario mostró una foto completamente diferente.
Luis Varela Luis Varela 24-05-2022
Compartir

En un día en el que los negocios financieros de aquí, allá y todas partes comenzaron a moverse con expectativa de que el estancamiento y la posible recesión terminarán apagando el fuego inflacionario mundial (y quizás aplacando la vertical suba de precios local), la idea generalizada de los inversores más especulativos comenzó a palpitar que la suba de tasas de interés tendrá un límite, con pronóstico menos firme para el dólar, y los precios de las acciones lograron tener una jornada positiva, tanto en Wall Street como en Buenos Aires.

Con esa composición, el dólar global estuvo mostrando nuevamente debilidad, Wall Street anotó un aumento promedio del 1,8%, con ADR argentinos muy entonadas (con subas de hasta el 7%), mientras que la Bolsa porteña también estuvo firme aunque sin tanto volumen y lo que causó algún alivio fue que los bonos argentinos lograron recuperar algún precio, con el riesgo país cediendo 33 unidades, bajando hasta 1.912 puntos básicos, en un día en el que por quinta rueda consecutiva el BCRA logró sumar reservas, esta vez incrementando las arcas de Reconquista 266 en nada menos que US$ 107 millones.

Subieron todos los dólares

El mercado cambiario local, en cambio, mostró una foto completamente diferente. Un cúmulo de situaciones ciertamente tortuosas provocaron una suba en bloque de los catorce dólares de Alberto, con una suba firme para el dólar blue, que en la mayoría de los centros consultados anotó un aumento de $2,50, hasta $206,50, pero con un poscierre que se operaba a $208, con $211  en las principales plazas del interior, mientras que los dólares financieros libres también subieron, colocándose entre $211 y $212, con el dólar mayorista aumentando el crawling peg a un ritmo del 4,2% mensual, todavía muy por debajo del deterioro inflacionario que está en la zona del 5,5% cada treinta  días.

Las situaciones tortuosas que impulsaron los dólares, en un día positivo para acciones y bonos, tuvieron que ver con varios elementos, cada uno con un nivel de importancia diferente, a saber:

  1. El elemento que más impacto causó, por lejos, en las redes sociales fue la  resolución del juez Lino Mirabelli, que avaló las propuestas del matrimonio presidencial, aceptando la oferta de $3 millones que hicieron Alberto Fernández y Fabiola Yáñez para ser sobreseídos en la causa por la Fiesta en Olivos, algo que estaba generando un cacerolazo en barrios porteños, con muchísima gente que sufrió algunas de las 128.000 muertes del covid, sin poder despedir a familiares o amigos porque el Presidente había ordenado una cuarentena estricta, sin asomar las narices ni a los balcones.
  2. Otra circunstancia que generó gran escozor y que provocará una aún mayor falta de credibilidad y de expectativa en los inversores locales y sobre todo internacionales fue la decisión, con cinco votos de siete posibles, de destituir a la fiscal Cecilia Goyeneche que fue juzgada por "presunto mal desempeño, incumplimiento de los deberes de funcionaria pública y graves desórdenes de conducta" luego de haber llevado a juicio y alcanzado la condena por corrupción del ex gobernador entrerriano ultra kirchnerista Sergio Urribarri, que veraneaba plácidamente como embajador en Israel, sin haber movido un solo dedo después de la condena por sus actos de Gobierno.
  3. El tercer elemento en importancia, esta vez sí más ligado a la economía, fue la renuncia indeclinable, aceptada por Alberto Fernández, del ahora ex secretario de Comercio, Roberto Feletti, que luego de ser pasado a la órbita de Guzmán, y de proponer una suba de las retenciones a trigo, maíz y girasol para frenar la suba de los alimentos, terminó anunciando por Twitter que dejaba el cargo. En una decisión que tiene varios costados, porque el Presidente volvió a ser ambiguo, al decir que la suba de retenciones sería una medida conveniente, pero que no puede hacerla porque la oposición no la votaría en el Congreso. Y puso toda la "guerra" contra la inflación a cargo de Martín Guzmán, que puso a un hombre de su ala, que estudió con él en la universidad de La Plata, por lo que desde ahora Guillermo Hang dejará su cargo como director en el Banco Central para hacerse cargo de la caliente Secretaría de Comercio. Con Guzmán afirmando que no se fijará tanto en los precios de origen sino en una revisión de las subas en toda la cadena de comercialización, sin ni siquiera mencionar que en su explicación "multicausal" la emisión sin fin que todavía realiza el BCRA y un rojo fiscal que no cesa puedan ser los responsables centrales de que la Argentina tenga hoy la cuarta inflación más alta del mundo.
  4. Y un cuarto elemento que ayer también provocó escozor fue la presentación que hizo el presidente Fernández de los nuevos billetes de Argentina, sin ninguna variación en el valor de los papeles, cambiando únicamente sus figura, abandonando los animalitos que puso Macri para colocar a las imágenes  de San Martin, Belgrano, Güemes, Juana Azurduy y Eva Duarte, en los billetes de 1000, 500, 200 y 100 pesos. Y esta es una movida criticada duramente desde la consultora C&T, desde donde afirmaron: ponerse a gastar ahora en cambiar billetes, encima sin aumentar la denominación, es algo completamente sin sentido, deben atacar la inflación, discuten el sexo de los ángeles. Cuando en realidad este movimiento tiene un efecto secundario que la población parece no querer ver. Mientras los depósitos en los bancos bajan sin parar, se mantenga como máxima denominación un billete de 1.000 pesos (menos de cinco dólares) impide o incomoda los retiros por cajero automático. Dándole además permiso a los bancos a cobrar comisiones contra empresas o autónomos si van depositar billetes de baja denominación.
  5. Y como si todo eso fuera poco, desde el FMI impulsaron otra movida para que los impuestos sigan mordiendo, con tal de que el déficit fiscal se achique de alguna manera. Le indicó a Guzmán, que con el nuevo Presupuesto 2022 que saldrá por decreto, la suba de mínimo no imponible de Ganancias empiece a regir recién en julio, por lo que un cúmulo de empleados que cobran entre $225.000 y $265.000 terminarán pagando ese impuesto al cobrar el aguinaldo. Amén de lo que deberán pagar de más todos los propietarios de inmuebles que tendrán que pagar de más en el impuesto a los bienes personales por la revaluación que está puesta en marcha en el valor de los inmuebles.

Mejoraron las acciones

Todo este panorama logró que acciones y bonos mejoraran, por un pulso positivo en Wall Street que es tomado por los analistas como un rebote dentro de un canal bajista, oso, ya que desde los bancos de inversión recomiendan que cada suba debe ser considerada como una oportunidad de venta, ya que las empresas van hacia un estancamiento o una recesión, los balances empresarios llegarán peor, y por consiguientes sus cotizaciones bursátiles continuarán mostrando deterioro.

Con la incógnita de la desaceleración de la economía mundial, las commodities no mostraron un buen día. Arrancaron positivos, como si se comieran a los chicos crudos, pero al cierre el petróleo terminó casi sin cambios, los metales preciosos finalizaron mixtos, los metales básicos también cerraron sin dirección definida, los granos aguantaron un poco más en Chicago pero bajaron en Rosario, y las criptomonedas que tuvieron un desahogo sábado y domingo, volvieron a aplacarse, tanto que el bitcoin cerró sin cambios y hubo bajas de hasta el 3,5% en el resto del panel.

¿Qué se viene por delante? Tras el repunte en Wall Street y una rueda mixta en San Pablo y México, uno subió 1,7% y el otro bajó 0,3%, colgados de un dólar en el exterior que no cambió ni en Japón ni en México, pero bajó 0,7% contra la libra y el chileno, cedió 1,2% contra el euro y bajó 1,3% en Brasil, la Bolsa porteña tuvo subas de precios pero con plata muy chica. Con $939 millones operados en acciones y $3.243 millones en Cedears, el índice Merval subió 2,5%, con avances en bloque de hasta el 7% en los ADR argentinos en Nueva York, con Supervielle, Cresud, Telecom, Francés, Macro, YPF, Bioceres y Galicia como las mejores del día.

¿Más cambios?

Pero los analistas están atentos. Quieren ver si esta renuncia de Feletti fue ordenada por Cristina, y si les siguen o no la salidas de Martínez y Basualdo de la secretaría de Energía, ya que fueron removidos por Guzmán de las decisiones de tarifas, y son figuras decorativas que siguen cobrando un sueldo que pagamos todos, pero que aún no tuvieron la dignidad, como Feletti de bajarse, para iniciar la pelea por lo que quede del kirchnerismo en la lucha política de 2023. "Si esto de Feletti es la primera ficha de un dominó, si hay más salidas de funcionarios K, y si Guzmán no consigue resultados rápido, pueden sobrevenir tiempos aún más complejos, y más rápido de lo que muchos pueden imaginar", afirmaban a última hora operadores del sistema financiero.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés