El Economista - 70 años
Versión digital

jue 11 Ago

BUE 14°C
Versión digital

jue 11 Ago

BUE 14°C
¿Por qué Argentina está en crisis?

Una crisis histórica en un momento internacional históricamente favorable

El problema de Argentina no es el contexto internacional o el orden económico mundial, como dice el Presidente.

El muy adverso contexto internacional, sin embargo, es muy favorable para Argentina.
El muy adverso contexto internacional, sin embargo, es muy favorable para Argentina. Archivo.
Jorge Colina Jorge Colina 05-07-2022
Compartir

La situación en el mundo está muy complicada. La realidad más dramática la vive Ucrania  por ser el epicentro de la guerra. Pero también son considerables los daños en Rusia, por la guerra y las sanciones. El resto de Europa enfrenta una crisis energética cuya manifestación más severa se presentará en el invierno con altos costos de la energía producto de las sanciones aplicadas a Rusia. Los países asiáticos y africanos sufren con dureza el aumento del precio de los alimentos y se alerta sobre el riesgo de convulsiones sociales, como se vieron en la Primavera Árabe, por la escasez de alimentos. Este muy adverso contexto internacional, sin embargo, es muy favorable para Argentina.

El Ministerio de Economía publica una serie mensual de exportaciones e importaciones desde enero de 1992. Si uno se coloca en la columna de importaciones y pide que le arroje cuál es el máximo valor aparece US$ 7.870 millones, que corresponde a mayo de 2022. O sea en mayo último las importaciones en Argentina alcanzaron su máximo nivel en los últimos 30 años. Hay que aclarar que en los meses del 2013 el nivel estaba por debajo pero era bastante similar. Dado que entre 2013 y 2022 hubo una inflación en Estados Unidos, hay que decir que, en términos reales, los valores del 2013 eran mayores. 

Pero esto no niega -por el contrario confirma- de que en estos momentos se está entre los récords de importaciones. Un “festival de importaciones”, diría la vicepresidenta.

Esto lleva a señalar dos cosas. La primera es que, si hoy hay “festival de importaciones”, hay que decir que no es más festivo que en el 2013, cuando ella era presidenta. Lo segundo es que hay que mirar las exportaciones. 

Aquí uno hace el mismo ejercicio en el Excel y aparece como máximo valor desde 1992 el de mayo de 2013 con US$ 8.393 millones. Este valor es 2% superior al de mayo de 2022 que ascendió a US$ 8.226 millones. O sea que, tanto en el 2013 como ahora, también hay un “festival de exportaciones”.

Que Argentina en estos momentos esté atravesando un “festival de exportaciones e importaciones” es por el contexto internacional, muy adverso para el mundo, muy favorable para la Argentina.

¿Por qué Argentina está en crisis entonces?

Por muchos e históricos motivos, pero hay uno que es hasta irónico. Si uno se va a la columna de importación de combustibles y le pide al Excel que le dé el valor máximo arroja US$ 1.862 millones en junio del 2013 y el segundo más alto es US$ 1.601 millones en mayo de 2022. Tanto en el 2013 como ahora el congelamiento de tarifas energéticas consume unos 4% del PIB en subsidios a la energía, generando déficit fiscal. En el 2013 - 2014 esto llevó a una fuerte devaluación del dólar oficial. Hoy todavía no ocurrió pero la brecha cambiaria se hace cada vez más insostenible. 

Por esta política de congelamiento tarifario con subsidios a la energía Argentina pasó de ser exportadora neta de combustibles por US$ 7.500 millones en el 2006 a importadora neta por US$ 10.000 millones en el 2013 - 2014. Hoy vuelve a haber déficit energético y entre los combustibles lo que más se importa es gasoil. Sin embargo, hay una escasez de gasoil que hace décadas que no se observaba.

Esto ejemplifica que el problema de Argentina no es el contexto internacional o el orden económico mundial, como dice el Presidente. El mundo le da innumerables oportunidades a Argentina. Sólo que los argentinos las terminan desaprovechando por tener un Estado muy desorganizado que funciona muy mal. Un Estado incapaz de tomar las decisiones correctas.

El hecho de que el exministro de Economía, Martín Guzmán, haya renunciado contra la voluntad del presidente, en un momento de precios internacionales récord, muestra con crudeza la paradoja de tener la oportunidad presente pero no poder aprovecharla por tener un Estado decadente. De nada sirve discutir si el camino es la izquierda o la derecha, cuando el deterioro estatal impide aprovechar las oportunidades para el crecimiento.

Con la nueva ministra de economía las cosas difícilmente cambien. En su declaración conjunta con el presidente ambos señalaron que “seguirán con la política económica”. La pregunta es cuál.

El Presidente decía compartir la política económica con Guzmán. El exministro se fue precisamente porque no se sentía acompañado en la política económica, a raíz de las desavenencias que dicha política económica le causaba a la vicepresidenta. Luego del acuerdo entre el presidente y la vicepresidenta queda claro que la nueva ministra de economía tiene, al menos, la aceptación tácita de la vicepresidenta. 

Qué política económica seguirá la nueva ministra si la vicepresidente está en contra de la política económica del Presidente.

Es más probable que termine la guerra de Ucrania a que se resuelva este intríngulis.   

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés