El Economista - 70 años
Versión digital

lun 05 Dic

BUE 33°C
Versión digital

lun 05 Dic

BUE 33°C

El BCRA mantuvo la tasa de las Lebac más cortas en 25,5%

La entidad mantuvo la tasa, pero aun así la licitación resultó en una fuerte expansión monetaria

20-06-2017
Compartir

Por Mariano Cúparo Ortiz

En un nuevo partido contra una inflación que aún no demostró haber retomado el camino deseado de desinflación, el BCRA dejó quieta la tasa de interés de las Lebac del tramo más corto en 25,50%. Así, la licitación de junio, que traía un fuerte vencimiento, no sorprendió a prácticamente nadie y se mantuvo en línea con la visión hawkish del Central y de muchos en el mercado. Aun así, la licitación dio como resultado una fuerte expansión en la que habrá que mantener un ojo puesto para ver hacia dónde se va.

El tema ya es sabido: en sus últimas apariciones públicas el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, aclaró (y generó polémica) que desde su punto de vista absolutamente todas las aceleraciones y desaceleraciones inflacionarias desde que asumió en su cargo se explicaron por desajustes de la política monetaria. Es decir, que el último pico de febrero-marzo-abril se dio por el exceso de confianza que generó en la cúpula de la autoridad monetaria la desaceleración del segundo semestre.

Prudencia

Así es como la desaceleración inflacionaria de mayo, y lo que parece ser su continuidad parcial para junio, aún no logró convencer a nadie de que el BCRA pudiera bajar tasas. En su último informe, FyEConsult, de Hernán Hirsch, que el 1,3-1,4% que espera su consultora para junio permitirá mejorar la tasa real ex-ante incluso sin baja de tasas.

Así fue que explicó: “De este modo, entendemos que el BCRA tratará de mantener cierta prudencia para no repetir el error de flexibilizar prematuramente su política monetaria, asegurarse el 21-22% interanual planeado para julio y para eso buscará no expandir en exceso la base monetaria vía Lebac y mantendrá su tasa, aunque no descartamos que en las próximas reuniones del Consejo de Política Monetaria disponga una baja de la de los pases”.

Esperar

El economista de Estudio Bein y profesor de la maestría en Finanzas de la UTDT, Federico Furiase, dijo a El Economista que para esta licitación no había margen para bajar la tasa aunque gradualmente ese margen irá apareciendo. Ahí el BCRA podría ir bajando de a poco la tasa y coordinando un desarme de Lebac que se vaya a bonos del Tesoro en pesos.

“La alta concentración de vencimientos, la expectativa de devaluación y por sobre todo un contexto donde a pesar de la desaceleración de la inflación, las expectativas de inflación y el ritmo al que viajan los agregados monetarios (la base monetaria en la zona de 30% interanual) frente a la emisión asociada a la compra de dólares y al giro de adelantos transitorios, le ponen un piso a la tasa de interés requerida para controlar la dinámica de los agregados monetarios, el equilibro dólar tasa y las expectativas de inflación”, dijo.

Aunque aclaró que en adelante ese margen puede ir apareciendo “en la medida en que se consolide la desaceleración de la inflación. El BCRA va a tener más margen para bajar gradualmente la tasa de corto de las Lebac y generar algún incentivo de rotación de la liquidez congelada en Lebac”.

Expansión

La licitación de ayer marcó una expansión fuerte. Las propuestas alcanzaron un nivel de $ 427.772 M y se adjudicaron $ 424.272 M, lo que implica la renovación parcial del vencimiento que era de $ 547.042 M y una expansión de $ 122.770 M, sin contar intereses.

Furiase opinó: “Expandió fuerte a pesar de no haber bajado la tasa. Si la expansión de la liquidez generada en la licitación de hoy termina fluyendo al bono del Tesoro que ajusta a la tasa de política monetaria se daría una coordinación inteligente que permite descomprimir Lebac y al mismo tiempo financiar parte de la brecha de pesos, con pesos que estaban congelados en Lebac, evitando la presión a la baja en el tipo de cambio derivada del financiamiento con deuda en dólares y todo sin aumentar el crowding out al sector privado”.

“Pero el equilibro para esa coordinación vía desarme de Lebac hacia bono del Tesoro en pesos es muy finito y depende de los márgenes que se den desde el lado de las expectativas de inflación y de devaluación. El riesgo es que el desarme de Lebac termine presionado en el dólar y no llegue a la parte más larga de la curva de pesos. Por eso ahora es clave seguir a dónde va esa liquidez: si a bonos en dólares, a dólar, a bonos en pesos o a pases”, dijo.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés