Críticas

Tesla abrió un showroom en la región china de Xinjiang y recibió una advertencia de la Casa Blanca

La ONU estima que más de un millón de personas están sometidas a trabajos forzosos allí

Tesla - china
04-01-2022
Compartir

En la víspera de Año Nuevo, Tesla, la compañía norteamericana fabricante de autos eléctricos, anunció que abriría una sala de exposición en Xinjiang, lo que despertó fuertes críticas de grupos de derechos humanos. 

En la actual disputa global entre Estados Unidos y China, uno de los asuntos que más tensión genera es el de las supuestas violaciones de los derechos humanos de la minoría uigur en la región de Xinjiang.

Los expertos de la ONU estiman que más de un millón de personas, en su mayoría de origen musulmán, han sido detenidas en campamentos de trabajo forzoso. Por ello, un grupo de países occidentales, liderados por EE.UU., anunció que realizará un “boicot diplomático” contra los Juegos Olímpicos de Invierno que se realizarán en Pekín en febrero

Sin embargo, parece que esa situación no le impidió a Tesla abrir su nueva sala de exhibición en la capital regional de Xiniang, Urumqi. Aunque los problemas recién podrían estar comenzando para Elon Musk y compañía.

Ayer, el Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas, la mayor organización de defensa musulmana de EE.UU., dijo que Tesla estaba "apoyando el genocidio" y exigió que "Elon Musk debe cerrar la sala de exhibición de Tesla en Xinjiang". 

Por su parte, a través de su cuenta de Twitter, el senador Marco Rubio, dijo que "las corporaciones sin nación están ayudando al Partido Comunista chino a encubrir el genocidio y el trabajo esclavo en la región".

Por el momento, Musk no hizo comentarios al respecto, aunque parece poco probable que decida dar marcha atrás. Según cálculos de Tesla, en 2022 China representará el 40% del total de sus entregas de vehículos, lo cual permitiría que sus acciones crezcan hasta más del 30% durante los próximos 12 meses. 

Hoy, la vocera de la Casa Blanca fue consultada sobre la apertura y, si bien decidió no hablar de Tesla, dijo que “el sector privado de EE.UU. no puede mirar para otro lado” y que las empresas que convalidan las supuestas prácticas autoritarias pueden enfrentar “serios riesgos legales, comerciales y reputacionales”. La acción de Tesla bajó más de 4%. 

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés