Avanzan las stablecoins, los exchange llegan al Nasdaq y Bahamas lanzó su CBDC

10 de marzo, 2021

Avanzan las stablecoins,  los exchange llegan al Nasdaq  y Bahamas lanzó su CBDC

Por Gonzalo Martínez Mosquera

Bitcoin arrancó la semana pasada bordeando los US$ 49.000 y cerró cerca de US$ 51.000. Tocó un piso de US$ 46.700 y un techo de casi US$ 52.000. Recordemos que el 21 de febrero superó los US$ 58.000, lo que representó su máximo histórico. Ayer, al cierre de esta nota, el BTC se negociaba cerca de US$ 54.000.

Ethereum, por su parte, tuvo una semana más alcista arrancando apenas arriba de US$ 1.500 y cerrando en US$ 1.739, con un piso de US$ 1.452 y un techo de US$ 1.746.

En cuanto a volúmenes y precios la noticia de la semana es que las stablecoins o cryptodólares superaron los US$ 50.000 millones de capitalización de mercado, según Messari, especializado en analizar la actividad en blockchains.

La número uno es Tether, cuya sigla es USDT, que suma el 70% del mercado. USDC, con mejor reputación regulatoria que la anterior, es la segunda en importancia, con el 14%.

El rápido crecimiento se debe principalmente a la demanda de liquidez en el mercado crypto aunque también existen sospechas de que la capitalización no representa fielmente el valor de los activos detrás de dichas monedas, lo cual implicaría emisiones sin respaldo. Esto último aplica principalmente a Tether.

La semana pasada, el fiscal general de Nueva York llegó a un acuerdo con los emisores de esa cripto por el cual pagarán US$ 18,5 millones de multa y se les prohíbe actuar en el Estado de Nueva York.

El caso llevaba años ya e investigaba actividades fraudulentas entre Tether y Bitfinex, exchange crypto propiedad de los mismos individuos que la stablecoin.

Según aquella fiscalía, hasta mediados de 2017 Tether no tenía cuentas bancarias (no podía conseguir bancos que se las abrieran) y, por lo tanto, no podía respaldar “1 a 1” sus cripto dólares.

El 1° de noviembre de 2018, Tether mostró una autoauditoría en la cual confirmaba que todos sus dólares de respaldo se encontraban en cuentas del Deltec Bank & Trust Ltd., localizado en Bahamas.

Según informó la fiscal, los dólares efectivamente estaban en dichas cuentas para esa fecha, pero fueron transferidos en los días posteriores a la auditoría hacia cuentas del Exchange Bitfinex.

Adicionalmente a dicho fraude, este exchange habría ocultado a sus clientes la pérdida de US$ 850 millones que tenía en cuentas de Crypto Capital.

Más allá de la mala fama que este episodio le da a las criptos y específicamente a los cripto dólares, es bienvenida la presión regulatoria sobre las mismas que proteja a los usuarios, y le pone un límite a Tether, lo cual probablemente permita a los otros emisores crecer en market share.

La situación, sin embargo, no detiene a Bitfinex y ahora su objetivo es PayPal. Acaba de anunciar el próximo lanzamiento de “Bitfinex Pay”, una plataforma y billetera virtual que permitirá a los pequeños comerciantes recibir pagos en Bitcoin, Ether, Lightning BTC y, obviamente, Tether.

PayPal había lanzado a finales del año pasado la posibilidad de comprar, mantener y vender criptos en su plataforma permitiendo a sus 29 millones de comercios adheridos recibir dichos activos como pagos.

Por otro lado, PayPal acaba de anunciar sus planes para adquirir la empresa cripto Curv por casi US$ 200 millones. Curv es probablemente el proveedor de servicios de seguridad tecnológica para activos digitales más importante del mundo.

Las casas de cambio cripto, al Nasdaq

La semana pasada conté como Coinbase, el exchange más importante de Estados Unidos, se encaminaba a listarse en el Nasdaq con una valuación cercana a los US$ 77.000 millones.

Esta semana, Jesse Powell, cofundador y CEO de Kraken, el segundo exchange en importancia de aquel país, le confirmó a Bloomberg TV que están en camino de cotizar el año que viene.

Sin embargo, anticipó que no lo harán si la valuación implícita en el valor de las acciones es cercano a los US$ 10.000 millones por considerarlo muy bajo.

Estos movimientos son bienvenidos ya que generan certidumbre a los usuarios y facilitan el arribo de inversores institucionales y usuarios sin experiencia previa en el ecosistema.

Goldman Sachs, por su lado, anunció la reapertura de su mesa de trading cripto en la cual se pueden negociar futuros y derivados. La había cerrado en 2018 cuando aquella burbuja se había pinchado y muchos predijeron el fin de las criptomonedas.

Una encuesta hecha por ese banco de inversiones a sus clientes reportó que el 40% de ellos ya cuentan con alguna exposición a las criptos y más del 20% aseguran que Bitcoin superará los US$ 100.000 en los próximos 12 meses.

Bahamas lanza la primera CBDC

En el mundo de los bancos centrales, también hubo importantes movimientos.

Como informó Kristalina Georgieva, Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), en un tuit con video incluido, el Banco Central de Bahamas lanzó la primera moneda digital disponible para el público general: el “Sand Dollar”.

En un país golpeado habitualmente por huracanes, que pueden desactivar la red de cajeros automáticos, la posibilidad de tener acceso a dicha moneda digital se vuelve muy relevante.

Del otro lado del mundo y en una escala mucho mayor, China continúa avanzando para lanzar su propia moneda digital haciendo pruebas en Shenzhen, Shanghai y Beijing.

En Estados Unidos, y en parte como reacción al avance chino, Sherrod Brown, senador demócrata por el estado de Ohio, le pidió a Jerome Powell, chairman de la Reserva Federal, que le de una “mirada más cercana” a un posible dólar digital.

La cripto Ripple, hasta hace poco la tercera en tamaño después de Bitcoin y Ethereum, comenzó pruebas piloto para lanzar una versión de su blockchain orientada al lanzamiento de monedas digitales gubernamentales.

Parte del debate se centra en la posibilidad de que las monedas digitales de los bancos centrales desplacen a las stablecoins que como mencioné anteriormente son furor en el mundo cripto.

La posición de esta columna es que convivirán puesto que cumplen funciones distintas. El tiempo dirá quién tiene razón y será interesante ver cómo evoluciona el dinero digital.