Boris Johnson indomable: exige a la reina que cierre el Parlamento por Brexit

28 de agosto, 2019

A solo seis semanas de la fecha de salida de la Unión Europea (UE), el primer ministro británico, Boris Johnson, quiere meter freno de mano para avanzar con el Brexit duro y solicitó a la reina Isabel II la suspensión del Parlamento a partir de mediados de septiembre, apostando a todo o nada para que el Parlamento no pueda impedir que el Reino Unido salga con o sin acuerdo del bloque europeo.

 

La orden para cerrar el Parlamento es en la “segunda semana de septiembre”, en una maniobra que desató la furia de la oposición que, si prospera el pedido, le achicaría el tiempo para intentar bloquear un Brexit sin acuerdo.

 

Según los planes de Johnson, Westminster concluiría su actividad dentro de dos semanas y permanecería congelado durante otras cuatro, hasta que Isabel II presidiera la ceremonia formal de apertura del nuevo periodo, lo que se produciría apenas 15 días antes de la fecha límite del Brexit, el 31 de octubre.

 

Estos planes, según explicó, obedecen a que su gobierno quiere “sacar adelante una ambiciosa y valiente agenda legislativa” sobre la que los parlamentarios podrán votar en octubre, y en la que un posible acuerdo de Brexit con la Unión Europea (UE) será uno de los “temas centrales”, informó el periódico The Independent.

 

La reina no dispone de opciones para impedir esta decisión de Johnson y está obligada formalmente a ordenar el cierre del periodo de sesiones si así se lo solicita el gobierno, por lo que y la estrategia conservadora tendría su camino allanado.

 

La medida provocó rechazo desde todos los sectores. El presidente del parlamento, el Speaker conservador John Bercow, calificó la movida de Johnson como un “escándalo constitucional”. “Lo vistan como lo vistan es obvio que quieren impedir que el Parlamento debata sobre el Brexit”, dijo Bercow.

 

La oposición, encabezada por el el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, anticipan un choque constitucional y una crisis política sin precedentes.

 

El líder del Partido Nacional de Escocia (SNP) en Westminster, Ian Blackford dijo que la maniobra de Boris Johnson “debe ser detenida, pues sería completamente vergonzoso y antidemocrático para los conservadores cerrar la democracia en un complot flagrante para forzar un Brexit duro”.

 

“Este es un día oscuro para la democracia en el Reino Unido. El líder conservador no tiene mandato, ni mayoría, y está actuando como un dictador al tratar de restringir el Parlamento para salirse con la suya”, dijo.

 

La jugada de Johnson neutraliza el acuerdo alcanzado ayer por la oposición para aprobar una ley que impida la salida del bloque europeo sin acuerdo. El único recurso que le quedaría sería presentar una moción de censura en el gobierno la semana próxima.

 

El parlamento retoma actividades tras su receso veraniego el próximo martes y, si avanza la maniobra del primer ministro, solo tendrá una semana para aprobar una ley, plazo imposible de cumplir para la compleja mecánica parlamentaria.

 

Dejá un comentario