Hacienda logró financiar las Letes, pero con tasa más alta

24 de abril, 2019

Hacienda Letes Lecap Botes 2020

Por Luis Varela 

 

El foco de atención de los hombres de negocios no estuvo en el precio contado ni del dólar, ni de los bonos ni de las acciones: todos miraron el resultado de las licitación de las Letras del Tesoro que se había abierto el lunes y que cerró ayer a las 15. La importancia de este llamado radicaba en el vencimiento de los títulos que se vendieron, ya que deberán ser pagados después del balotaje del 24 de noviembre próximo y antes del inicio del nuevo turno presidencial el 10 de diciembre de este año.

 

Ayer vencieron Letes por US$ 1.215 millones y Hacienda necesitaba renovar al menos US$ 750 millones para cubrir las exigencias de caja. No había demasiado nervio porque US$ 207 millones de los títulos que vencían estaban en manos de organismos del sector público y para llegar a la suma de US$ 750 millones se necesitaban “sólo” US$ 543 millones de los privados. Por eso, la idea inicial del Gobierno fue subir la tasa de estas Letes desde el 4,5% anual que se venía pagando a una tasa ya del 5% anual, un valor alto por ser un título tan corto, a 217 días de plazo.

 

Con el paso de las horas los funcionarios se fueron dando cuenta de que con el 5% anual no llegaban a tomar los US$ 750 millones necesarios, por lo que se vieron obligados a pagar más, 5,47% anual, casi un punto más respecto de lo que se pagaba hace un mes para estos papeles cortísimos, y finalmente se logró el cometido: los organismos públicos renovaron y los privados completaron lo necesario para seguir haciendo roll over con la deuda.

 

Además de esto, en una rueda en la que se realizó la licitación habitual de US$ 60 millones por día con el préstamo del FMI y de una fuerte y creciente liquidación de divisas de parte de los exportadores, el Banco Central también se vio obligado a pagar más tasa en las Leliq. La autoridad monetaria le pagó a las entidades 67,902% anual promedio y un pico máximo de 68,296%. Mientras que los bancos mantuvieron las tasas de los plazos fijos sin cambios: pagaron 46% anual por plata chica y 52% anual por la grande.

 

Así, mientras el mercado local atraviesa un mar de tensión por la inexplorada decisión del presidente Macri de enfrentar la inflación con acuerdo de precios, mientras en cada esquina de los despachos oficiales se van teniendo todo tipo de alianzas, para poder llegar a una oferta electoral que logre evitar que el Gobierno vuelva a caer en manos del kirchnerismo.

 

Así, los números del día mostraron un dólar mixto, con bonos y acciones también con resultados muy cambiantes y un riesgo país que se empinó unos milímetros más, hasta 866 puntos básicos, el máximo de los últimos cinco años, específicamente desde marzo de 2014.

 

En el exterior, mientras tanto, el dólar bajó 0,3% en Brasil, pero subió 0,5% en México, 0,4% contra la libra, 0,3% contra el euro y 0,2% en Chile. Y en Argentina hubo un resultado mixto, con el tipo de cambio minorista oficial bajando 16 centavos hasta $ 43,52, con el blue subiendo 45 centavos hasta $ 44,15 y con una leve baja de 25 centavos para el dólar mayorista, hasta $ 42,40.

 

Debido a los movimientos externos, el resto de las divisas también estuvieron firmes. Medidas en pesos, la libra subió 83 centavos hasta $ 54,85, el euro subió 74 centavos hasta $ 47,59 y el real subió 24 centavos hasta $ 10,81.

 

Detrás de los movimientos de las tasas, tanto los bonos como las acciones mostraron muy pocos negocios y muy concentrados. Con una particularidad: Citibank empezó a recomendar comprar papeles argentinos y Morgan Stanley sigue opinando que hay que estar afuera, aunque aparecen algunos brokers que definen: una buena opción son los bonos largos.

 

Con eso, el 80% de lo operado en bonos se transó en apenas dos papeles: AY24 73% y AO20 6%.

 

Las Bolsas externas siguen mostrando buenos resultados. Hubo subas del 0,5% al 1,4% para los índices de la de Nueva York, con salto del 15% para Twitter porque triplicó ganancias. En América Latina, en tanto, hubo una suba del 1,4% en la Bolsa de San Pablo y una baja del 0,5% en la de México.

 

En la Bolsa porteña hubo muy pocos negocios: con $ 584 millones, el índice S&P Merval subió 0,46%. Con el 80% de lo operado en acciones transado en once papeles: el Grupo Galicia tuvo el 30% de los negocios totales y Petrobras Brasil el 9%.

 

Con ese marco, en los extremos hubo alzas del 2% al 4,4% para Carboclor, Juramento, Ledesma, YPF, Hipotecario, TGS, Phoenix y Agrometal. Con bajas de entre 2% y 8,8% para Introductora, Havanna, Rosenbusch, Cuyana, Clarín, Richmond, Cablevisión, Semino y Santander Río.

 

Aunque una de las buenas señales del día, siguiendo la recomendación del Citi, fue la ola positiva que tuvieron los ADR argentinos que cotizan en Nueva York: con subas del 1,5% al 4,6% para TGS, Globant, YPF, Edenor y Francés; y caída del 4,5% para Irsa I.

 

El buen día de YPF, tras las bajas de las últimas ruedas, obedeció a que la jueza a cargo de la causa decidió postergar el inicio del litigio contra la petrolera hasta que la Corte de Apelaciones se expida sobre los documentos que presentó Argentina. Y, al mismo tiempo, la rusa Gazprom reiteró su interés en adquirir participación en YPF, lo cual la convierte en uno de los objetivos a mirar en el próximo semestre.

 

Además, debe tenerse en cuenta que el petróleo no frena: ayer subió otro 0,9%, en abril sube 9% y 45% en lo que va del año. Los metales preciosos siguieron débiles: el oro bajó 0,2% y la onza de plata perdió 1,3%. Los metales básicos estuvieron mixtos: el aluminio subió 0,4%, pero el cobre bajó 0,8% y el níquel cayó 2%. En Chicago la soja cayó 1,7%, el maíz bajó 1% y el trigo repuntó 0,5%. En Rosario: el maíz subió 1,6%, pero el trigo cayó 3,4% y la soja perdió 3,6%. Y el bitcoin, el otro gran canal muy mirado por los inversores de avanzada, subió otro 3,7%, sube 32% en abril y 34% en 2019.

Dejá un comentario